Corte Suprema seguirá investigando al expresidente Uribe por la ñeñepolítica

Noticias destacadas de Judicial

Luego de remitir a la Fiscalía otros procesos contra el expresidente Álvaro Uribe -entre los que se encuentra el de supuesta manipulación de testigos por el que está detenido-, la Sala Especial de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia anunció que mantiene la competencia para indagar si el exmandatario participó o no en un presunto esquema de corrupción electoral.

La Sala de instrucción de la Corte Suprema de Justicia anunció que mantiene la competencia sobre la indagación previa contra el expresidente Álvaro Uribe por corrupción en las elecciones presidenciales de 2018. De acuerdo con el alto tribunal, “se le extiende el fuero de congresista teniendo en cuenta que en los hechos supuestamente participó activamente una integrante de la unidad de trabajo legislativo del exsenador Uribe (María Claudia Daza)”.

En el documento de la Corte Suprema de Justicia, conocido por El Espectador, el alto tribunal asegura que, si bien se han remitido varios expedientes a la Fiscalía luego de que Uribe renunciara al Senado el pasado 18 de agosto, entre ellos el de una supuesta manipulación de testigos (por el cual Uribe está en detención domiciliaria), esta vez consideró que debía mantener su competencia dado que María Claudia Daza -quien mantuvo conversaciones sobre pasar “plata por debajo de la mesa” con el José Ñeñe Hernández- hacía parte de la unidad de trabajo legislativo del entonces senador Álvaro Uribe.

Así las cosas, para la Corte, el cargo que Uribe ostentaba como congresista sí fue trascendental en el contexto de los hechos bajo investigación. En las consideraciones de la Sala se menciona que lo que se va a indagar es si María Claudia Daza participó en actividades ilegales para la campaña presidencial de Iván Duque en 2018 bajo orientaciones y órdenes de su jefe Álvaro Uribe.

Lea también: Ñeñepolítica: Corte Suprema cita a versión libre a congresista Edward Rodríguez.

La Sala de Instrucción consideró, como hecho relevante, que María Claudia Daza presuntamente habría hecho gestiones irregulares ordenadas por su jefe Álvaro Uribe, en la campaña electoral de Iván Duque para presidente en 2018. En las interceptaciones grabadas por la Policía Nacional se encuentran supuestas pruebas de corrupción al sufragante que, inclusive, conducen a la entrega de miles de millones de pesos.

Grabaciones como esta son las que llevan a la Corte a creer que Álvaro Uribe habría ordenado una operación de compra de votos en la costa atlántica mediante José Guillermo Hernández, conocido como Ñeñe, y que la señora María Claudia Daza habría intervenido en las operaciones como agente del expresidente. “Esto no se ha demostrado en esta actuación. Sin lugar a dudas, la interceptación referida no genera más que una indicación netamente preliminar y se trata de una mera hipótesis de trabajo (…)”, advierte la Corte Suprema.

La alta corte estimó, además, que el expresidente Álvaro Uribe habría cometido un delito relacionado con las “funciones congresuales”. Por tanto, se activa su extensión del fuero a pesar de su renuncia al Congreso, tras la investigación paralela que se le adelanta por presunto fraude procesal y soborno a testigos. “Sería un evento en el que un congresista habría utilizado sus poderes legales para nominar y dirigir a un servidor publico (…) a ejecutar una porción importante y determinante de un delito en provecho de su jefe”, se afirmó.

Lea también: CNE abre indagación contra campaña Duque por presunta financiación irregular.

El pasado 9 de septiembre la defensa de Álvaro Uribe pidió que este expediente fuera remitido a la Fiscalía, dado que el expresidente había perdido su fuero cuando renunció al Congreso. Aseguraron que, de acuerdo con el artículo 235 de la Constitución, la sala perdió su competencia en el asunto. “Las conductas investigadas, además de inexistentes, no guardan relación alguna con sus funciones como senador”, argumentaron. También dijeron que Uribe no había obtenido ningún liderazgo político a raíz de la presunta compra de votos que se le imputa.

En marzo de 2020, cuando estalló el escándalo de los audios de María Claudia Daza y el Ñeñe Hernández, el expresidente Uribe dio declaraciones a medios, indicando que su carrera política ha sido limpia y que tales acusaciones son intentos por desvirtuar al presidente Iván Duque. “No ha pasado por mi mente comprar votos. He tenido gerentes de todas las mejores condiciones éticas y morales, nunca he recibido los dineros de campaña. Si tienen una prueba contra mi que la saquen. Aquí lo importante es que quieren deslegitimar la campaña del presidente Duque”, afirmó en entrevista con Blu Radio.

Comparte en redes: