CTI inspeccionó la oficina del liquidador del Fondo Premium

Investigadores de la Fiscalía fueron a revisar el expediente de la liquidación del Fondo Premium en el despacho de Alejandro Revollo.

El próximo martes 12 de julio la Fiscalía, de nuevo, presentará ante el Juez 33 Penal de Garantías un principio de oportunidad para Juan Carlos Ortiz. Y justo cinco días antes ocurrió un hecho inusual: por primera vez, desde que se inició la liquidación del Fondo Premium, la Fiscalía hizo presencia en la oficina de Alejandro Revollo, el encargado de recuperar el patrimonio perdido de los inversores.

La fiscal Alexandra Ladino, quien maneja el caso del Fondo Premium, indaga si los bienes embargados para reparar a las víctimas del Fondo Premium están siendo negociados por debajo del avalúo comercial. Así lo denunciaron Tomás Jaramillo y Juan Carlos Ortiz, cerebros del desfalco del Fondo Premium en el cual los inversionistas perdieron unos US $175 millones.

Las víctimas del Fondo Premium se han opuesto rotundamente a que tanto Jaramillo como Ortiz sean beneficiarios de un principio de oportunidad, que traduce que la Fiscalía dejará de investigarlos por captación ilegal de dineros a cambio de su colaboración con la justicia. Las víctimas del Fondo Premium dicen que no ha habido tal colaboración y, además, el tema de la reparación tampoco está saldado. (Lea también: Ricardo Martínez, el delator del Fondo Premium).

La información que llegó a solicitar el CTI de la Fiscalía, según fuentes de la Superintendencia de Sociedades (que designó a Revollo como liquidador), es pública, hace parte de un expediente que se puede consultar con sólo pedirlo y se puede conseguir incluso por internet.

El delito que se está investigando es peculado por omisión, es decir, que con la supuesta venta de bienes por precios inferiores a los avalúos las víctimas habrían dejado de recibir dinero. Hasta ahora, ni Alejandro Revollo ni nadie en particular está vinculado formalmente al proceso.

Además, lo único que hasta ahora se ha vendido para la reparación de los inversores del Fondo Premium son las acciones de Víctor Maldonado en la cadena de restaurantes Archie’s. Ninguna propiedad de Juan Carlos Ortiz o de Tomás Jaramillo ha sido subastada aún. Y en el caso de Archie’s, el avalúo indicaba que su valor era de $30.000 millones y se vendió por $55.000 millones.  

Allegados al proceso de liquidación le dijeron a este diario que la Fiscalía quiere generar una distracción para lograr la aprobación del principio de oportunidad de Tomás Jaramillo y de Juan Carlos Ortiz, el cual radicó el pasado 31 de marzo y retiró el pasado 22 de junio, con el argumento de que el nuevo fiscal general (e), Jorge Perdomo, aún no había revisado el documento.