Cuatro artículos para entender quién es “Mi Sangre”

Desde 2012 fue pedido en extradición por Estados Unidos y esta mañana, por esa razón, llegó a La Florida. El Espectador recopiló cuatro artículos para entender por qué es conocido como uno de los “grandes narcotraficantes” de los últimos tiempos.

Henry de Jesús López Londoño, alias "Mi Sangre" en el avión que lo llevó a Estados Unidos esta mañana. / Ministerio de Seguridad de Argentina

Henry de Jesús López Londoño, más conocido por el alias Mi Sangre, fue extraditado esta madrugada a Estados Unidos por el gobierno argentino. El capo colombiano, que se encontraba en Argentina desde 2010, fue sorprendido en su celda en la cárcel ubicada en la localidad de Ezeiza, en Buenos Aires, y varios agentes lo trasladaron a un helicóptero privado que lo llevó hasta el aeropuerto Ministro Pistarini –al sur de  la capital– y de ahí a un avión hasta su destino final: Miami (EEUU). (Lea más sobre la vida de Henry de Jesús López alias “Mi Sangre” aquí)

Más de cuatro años se demoró la materialización de este proceso. El 15 de mayo de 2012 la Corte del Distrito Sur de la Florida pidió a Mi Sangre y a otros de sus hombres en extradición pero en ese momento poco se sabía del paradero de Henry de Jesús López Londoño. Ese mismo año, la Dijín de la Policía y la DEA hacían lo posible para dar el paradero del narcotraficante. En una operación que involucró a agentes infiltrados y un envío de disfraces desde Medellín a Argentina, el 30 de octubre de 2012,  las autoridades lograron su captura. (Lea más del operativo que logró la captura a “Mi Sangre”)

Fue así como el capo volvió a ocupar los titulares de la prensa. Los medios argentinos lo describieron como el “gran narcotraficante” de los últimos tiempos y desde ese momento, su defensa causó todo tipo de reacciones. Dijo que todo el proceso en contra suya se debía a una persecución política y que él no era más que un empresario que podía acceder al asilo político en Argentina. Por eso, el caso de Mi Sangre fue presentado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en 2011, que hasta ahora no se ha pronunciado. (Lea más sobre la defensa de Mi Sangre en la CIDH aquí)

Desde su captura hasta la mañana de este jueves 17 de noviembre, Mi Sangre permaneció en una cárcel de alta seguridad en Ezeiza. Que se aprobara su extradición duró más de cuatro años, tiempo más que suficiente para que él se convirtiera en una especie de "experto" en materia de narcotráfico a ser consultado con frecuencia por medios argentinos. Su nombre volvió a los titulares cuando a comienzos de septiembre pasado, el rumor de su fuga de la prisión le costó el puesto al director del penal. (Lea más sobre el supuesto plan de fuga aquí)

La Corte Suprema de Argentina decidió su extradición en completo sigilo. Ni sus abogados ni el personal en la cárcel sabían que los agentes de la DEA y la Interpol estaban planeando el viaje hacia Estados Unidos este 17 de noviembre. Ahora será ante la Corte del Distrito Sur de la Florida donde se defina la suerte de Mi Sangre, quien además fue jefe del Bloque Capital, el cual representa uno de los capítulos más impunes del paramilitarismo en Colombia. (Lea más sobre su paso por el Bloque Capital aquí)

Temas relacionados