Por cuatro delitos debería responder el senador Martín Emilio Morales

El senador del partido de la U deberá responder por delitos tan graves como intento de homicidio y por sus presuntas relaciones con grupos terroristas.

La lista de delitos por los cuales deberá responder el senador Martín Emilio Morales Díz, capturado esta tarde en Bogotá, no es de ninguna manera una lista de infracciones menores. El congresista perteneciente al Partido de la U deberá responder por los delitos de concierto para delinquir (asociarse a otras personas para violar la ley) con fines de narcotráfico, administración de recursos relacionados con actividades terroristas, tentativa de homicidio agravado, fabricación, tráfico y porte de armas de uso privativo de las Fuerzas Armadas y homicidio agravado.

Para emitir la orden de captura, la Corte Suprema de Justicia se basó en las declaraciones de un grupo de paramilitares que no se vincularon a Justicia y Paz, y que relacionaron al congresista oriundo de San Antero (Córdoba) con el Bloque Córdoba de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) y con el Clan Úsuga.

Según la Fiscalía, los vínculos de Morales Díz con el paramilitarismo se remontan al 2006, y después de la desmovilización paramilitar, estos se habrían continuado con las bandas criminales, específicamente con el clan Úsuga. Estos grupos lo habrían ayudado en su ascenso al Senado. Por si fuera poco, el ente acusador lo sindica de haberse lucrado de actividades relacionadas con el narcotráfico. De ser ciertas las acusaciones en su contra, se trataría de un nuevo caso de ‘parapolítica’.

Por otra parte, la tentativa de homicidio y el homicidio agravado se habrían dado por la muerte del exalcalde de San Antero (Córdoba) Wílmer Pérez Padilla, asesinado en 2009. Para la época de su muerte, Pérez Padilla tenía investigaciones por sus vínculos con paramilitares y por supuestas irregularidades administrativas que habrían ocurrido durante su período como alcalde, entre 2001 y 2005.

Temas relacionados
últimas noticias