Cuatro hostales vinculados a red de proxenetas en Cartagena ya están en poder de las autoridades

Funcionarios del CTI y de la Policía realizaron las operaciones de extinción de dominio a las propiedades en donde nacionales y extranjeros habrían abusado de menores de edad. La cabeza de la red de prostitución, Liliana del Carmen Campos Puello, se declaró inocente.

Momentos en que funcionarios del CTI de la Fiscalía y de la Policía ingresan a un hostal en medio del operativo de extinción de dominio de bienes utilizados para actividades de prostitución en Cartagena.Cortesía de Marylin Martínez - El Universal

El revuelo que ocasionó 18 capturas el fin de semana pasado de personas vinculadas a una red de prostitución de dimensiones gigantescas en Cartagena, sigue dando de qué hablar. En la mañana de este martes, 31 de julio, funcionarios del CTI de la Fiscalía, de la Policía, además de procuradores y fiscales, irrumpieron en cuatro propiedades en donde, presuntamente, se desarrollaban actividades ilegales de esta red que, inclusive, habría reclutado niñas para convertirlas en prostitutas.

(En contexto: Las aberraciones que encontró la Fiscalía en operativo contra la explotación sexual en Cartagena)

El fiscal del caso, Mario Gómez, señaló que se trata de operaciones de extinción de dominio de los inmuebles, hostales y hoteles en donde se realizaban los actos ilegales en contra de las menores de edad. En diálogo con el diario El Universal de Cartagena, el funcionario explicó que la investigación hay pruebas de que ciudadanos norteamericanos, alemanes, argentinos y hasta colombianos, habrían pagado dinero para tener relaciones sexuales con niñas menores de 14 años en varios sitios de la ciudad como la sede de Casa Benjamín, del Hostal Artun de San Agustín y del Hotel Central Los Tropicales.

Para Gómez, quitarle estos bienes a la cabeza de la organización a los dueños de estos es una acción clave pues ellos estaban también involucrados en las actividades ilícitas. “Los administradores de los hostales también fueron capturados por permitir que las niñas vinieran con adultos mayores a efectos de un acto criminal. Las inscribían en el hotel sin registro oficial, es decir, que pasaban de manera clandestina a ejercicios criminales que carecían de los registros formales que exige la ley hotelera”, agregó el fiscal en la publicación de El Universal.

(Le puede interesar: En sitios turísticos de Cartagena realizan campaña contra explotación sexual infantil)

Las autoridades tienen planeado más operaciones de extinción de dominio en otros lugares de Cartagena en donde habrían ocurrido los vejámenes en contra de menores de edad. Mientras se desarrollan estas diligencias, en los juzgados de la ciudad se adelanta la imputación de cargos de 17 de las 18 personas capturadas el fin de semana pasado. Los capturados enfrentan cargos por proxenetismo, estímulo a la prostitución de menores, concusión y demanda de explotación sexual comercial de persona menor de 18 años.

Además del desarrollo de estas audiencias, para el próximo 2 de agosto se tiene previsto que continúe la audiencia en contra de Liliana del Carmen Campos Puello, más conocida como La Madame, quien sería la cabeza de la red de prostitución, considerada por las autoridades, como la más grande de Cartagena. La mujer ya se declaró inocente de todos los delitos que le imputó la Fiscalía: trata de personas, concierto para delinquir e inducción a la prostitución. El próximo jueves se definirá si debe ir a la cárcel o no mientras a adelanta el resto de la investigación en su contra.

(Le puede interesar: Turismo sexual infantil crece y se convierte en un fenómeno endémico mundial)

Para las autoridades, La Madame es la proxeneta más grande de Cartagena. Las pesquisas que tiene la Fiscalía en el caso muestran que esta mujer ostentaba una vida de lujos: viajaba constantemente en yate, en donde organizaba fiesta con menores de edad, y viajaba a exclusivas islas del caribe, dicen los investigadores, para establecer el contacto entre extranjeros y las niñas que presuntamente reclutaba en la capital del departamento de Bolívar. Según el ente investigador, Campos Puello había reclutado a por lo menos 250 niñas colombianas y venezolanas.

Tras su captura, La Madame llegó esposada a la audiencia de imputación de cargos, en donde la esperaban periodistas que querían cubrir la noticia. Al fotógrado de El Universal, que hacía su trabajo con el registro fotográfico de los hechos, Campos Puello lo amenazó y le dijo que si le seguía tomando fotos y las publicaba, iba a tener problemas. El fotoreportero ya denunció el tema ante las autoridades.

Liliana del Carmen Campos Puello, antes de entrar a la audiencia de imputación de cargo. Foto: Cortesía El Universal

Durante la audiencia de imputación de cargos, la Fiscalía explicó que La Madame manejaba un corredor para la explotación sexual de niñas que incluía Playa Blanca y Cholón, en la isla de Barú; ella coordinaba paseos sexuales con mujeres y menores de edad en lujosos yates, en donde las menores eran vendidas en catálogos”. Las autoridades, además, capturaron a dos policías activos que supuestamente habrían ayudado a Campos Puello en sus actividades ilegales: los agentes Javier Tovar y Edelmiro Cabarca.

La captura de Liliana Campos Puello se dio, precisamente, después de que la mujer se reuniera con un grupo de extranjeros en un centro comercial de la ciudad. En esa encuentro y según los investigadores del caso, La Madame terminó de ultimar los detalles de lo que iba a ser una fiesta en yate en el Caribe para varios visitante de la ciudad y allí le habría mostrado en una revista las mujeres, o más bien  niñas, que iba a asistir al encuentro. El agente encubierto, que siguió durante más de seis meses a Campos Puello, la persiguió ese día hasta su apartamento en un lujoso sector de Cartagena.

Además de estos dos oficiales, las autoridades capturaron a un miembro de la Armada que hoy fue desvinculado de la institución. Se trata del excapitán Raúl Danilo Romero Pabón quien, según la investigación, contactaba a niñas menores de 14 años a quienes abusaba, compraba su silencio y les ordenaba tatuarse su nombre en partes de su cuerpo. La Fiscalía asegura que tiene suficiente material probatorio para demostrar las acciones de este hombre, quien rastreaba a sus víctimas a través de redes sociales.

(Lea también: Capitán procesado por caso de explotación sexual en Cartagena fue desvinculado de la Armada)

El exoficial ya aceptó que sí es responsable de estas acciones ilegales y ahora tendrá que enfrentar una pena por los delitos de concierto para delinquir, estímulo a la prostitución de menores de edad, demanda y explotación sexual comercial de persona menor de 18 años, utilización o facilitación de medios de comunicación para facilitar explotación sexual comercial de persona menor de 18 años y uso de menores de edad en la comisión de delitos.