Daniel Coronell revela que Hugo Aguilar robó mítica pistola de Pablo Escobar

En su columna de este domingo en la revista Semana, el periodista advierte que el exgobernador es responsable de los delitos de hurto, peculado y manipulación de evidencia.  

¿Dónde está la célebre pistola Sig Sauer nueve milímetros de Pablo Escobar, el arma preferida del capo y una de las que portaba el día que fue abatido? En su columna de este domingo en la revista Semana, el periodista Daniel Coronell responde a este interrogante que, por más de dos décadas, permaneció en el imaginario de quienes le siguieron la pista al narcotraficante. (Lea aquí la columna) 

Según revela Coronell, el arma fue robada por una de las personas que participó en la muerte de Escobar y quien por años se ha atribuido los hechos: el coronel (r) Hugo Aguilar, quien para la época era mayor del bloque de búsqueda. (Lea también: Romper el mito: ¿Quién mató a Pablo Escobar?)

“La Sig Sauer que se refundió en poder de las autoridades no era, pues, la de Escobar, sino la de Aguilar, quien se quedó con la del capo (…) El coronel puede agregar ahora a su palmarés delincuencial hurto, peculado y manipulación de evidencia”, sostiene el columnista, quien acusa a Aguilar de robarse la mítica arma.

Coronell recuerda que, aunque en el museo de la Policía reposa la ropa que vestía el capo el día de su muerte, su reloj y otra pistola, el paradero de la célebre Sig Sauer siempre fue un misterio. Luego, hace un recuento de quienes se atribuyen el disparo que acabó con la vida de Escobar y rememora que Aguilar fue el primero en llegar a “tomarse la foto-trofeo” al lado del cadáver del capo.

“En el libro Así maté a Pablo Escobar, donde el coronel Hugo Aguilar da su versión de los hechos, relata lo que –según él– sucedió en los segundos posteriores a la muerte de Escobar: ‘Me acerqué sigilosamente, retiré con el pie la pistola, guardé la mía, lo cogí de la camisa, le miré bien la cara y sobre todo las cejas, le quité el reloj y lo detuve a las 3:20 de la tarde. (…) Tomé el radio y grité ‘Viva Colombia. Murió Pablo Escobar’”, agrega Daniel Coronell.

Para probar su hipótesis Coronell dice contar con “la prueba reina” que da cuenta del paradero de la Sig Sauer: una confesión del mismo Aguilar que se remonta a 2002, cuando se grabó un documental sobre Escobar que nunca salió al aire.

“En el video el coronel Hugo Aguilar, el mismo que años después fuera condenado por parapolítica, confiesa: ‘La pistola de Pablo yo la cambié. Yo hice dos cosas: paré el reloj, lo quité y lo entregué mediante un oficio (…) eso reposa en el museo de la Policía y la pistola sí se la cambié. Por la historia de la pistola yo la conservo. Yo tenía la pistola que yo tenía, y yo se la tiré a él y yo cogí la pistola de él. Yo la conservo’”, puntualiza el columnista, quien adjunta un video de la confesión.