David Char Navas, el primer investigado por parapolítica admitido por la JEP

La decisión conocida por El Espectador la tomó la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas de la Jurisdicción Especial para la Paz. Tendrá que acudir a la Comisión de la Verdad y seguirá detenido mientras otra sala define si puede quedar en libertad.

La Sección de Apelación del Tribunal para la Paz será la encargada de definir si le concede la libertad al exsenador David Char Navas, quien se encuentra detenido en La Picota.Archivo

El exsenador de Cambio Radical David Char Navas se convirtió en el primer excongresista investigado por presuntos nexos con paramilitares en ser aceptado en la Jurisdicción Especial para la Paz. La determinación que tomó este viernes la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas consiste en aceptarle el sometimiento voluntario que radicó Char  Navas el 7 de febrero de 2018, luego de considerar que las propuestas de reparación a las víctimas, de memoria y de verdad que este presentó, cumplen con los requisitos para ingresar a la JEP.

“Considera la Sala que la propuesta de régimen de condicionalidad presentada por el señor David Char Navas, con los ajustes hechos, cumple con las condiciones para acceder a la JEP pues contiene propuestas concretas de aporte a la verdad, de reparación inmaterial y de no repetición, que resultan suficientes para iniciar su proceso en la Jurisdicción”, dice la decisión de 32 páginas en poder de El Espectador. Esto quiere decir que Char Navas es el primer agente del Estado no miembro de la Fuerza Pública que es aceptado en la justicia especial.

(En contexto: La propuesta de verdad del exsenador David Char a la JEP)

El exsenador estaba siendo procesado por la Corte Suprema de Justicia por recibir supuesto apoyo del frente José Pablo Díaz, del Bloque Norte de las Autodefensas, para su campaña al Congreso de 2002, a cambio de dinero y armas y de comprometerse a apoyar los intereses de ese grupo ilegal desde el Legislativo. En agosto de 2018, la Sección de Apelaciones del Tribunal para la Paz le abrió las puertas con la condición de que diseñara un plan de reparación, un compromiso de verdad y la no repetición de las conductas que se le endilgan.

La Sala explicó a Char Navas que el sometimiento que hizo es integral por lo que, en la medida que “entregue sus versiones y se confronten con los informes y demás elementos probatorios obtenidos por el órgano competente de la JEP, su propuesta inicial debe crecer, pues podrá contribuir con mayores y mejores aportes a la verdad, rediseñar sus iniciativas de reparación inmaterial y tener nuevas iniciativas para la no repetición, todo con el ánimo de contribuir a que se esclarezcan las causas del conflicto armado, sus consecuencias y la identificación de sus responsables”, agregó la Sala.

(En contexto: La cooperativa que propone David Char a la JEP para reparar a las víctimas)

En ese sentido, la Sala remitió todo el expediente que venía de la Corte Suprema de Justicia en contra de Char Navas a la Sala de Reconocimiento de Verdad y dio un plazo de 30 días para que el exsenador se presente ante la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad y realice su versión. Y consideró que es la Sección de Apelación del Tribunal para la Paz la que debe definir si Char puede recibir la libertad transitoria, condicionada y anticipada.

La Sala valoró las propuestas de verdad, reparación y no repetición, que en su momento fueron reveladas por este diario. En la de verdad, Char se comprometió a identificar líderes políticos que hayna tenido nexos con ese frente que lideró Edgar Ignacio Fierro, alias Don Antonio, así como detallar qué tipo de actividades desarrollaban. Específicamente, personas que estarían en el sector salud y que habrían facilitado la ejecución de negocios, como contratos de aseo y de medicamentos, para favorecerse económicamente.

(Le puede interesar: “Quiero contar las relaciones del empresariado en el conflicto": David Char)

La idea de Char, ahora aceptada por la Sala, es detallar los objetivos detrás de estos negocios y las personas implicadas, que incluirían particulares, en hechos sucedidos en agosto, septiembre y octubre de 2005. Así como entregar información sobre acuerdos entre el frente José Pablo Díaz de las Auc y entidades de educación superior en el Atlántico. Y sobre líderes políticos que hacia 2006, época en que él estaba en campaña para el Senado (2006-2010) por el partido Cambio Radical, habrían realizado alianzas con el paramilitarismo para beneficiarse políticamente.

La propuesta incluía entregar información sobre sectores económicos vinculados con el frente José Pablo Díaz y de la manera como ese grupo ilegal “se relacionaba” con comerciantes para conseguir aliados en el departamento. Además, Char se comprometió a entregar a la JEP una relación de quiénes fueron sus principales aliados entre el 2002 y el 2010, las personas a las que apoyó políticamente, las fuentes de financiación de sus dos campañas, entre otra información.  La ampliación del programa de verdad que Char presentó a la JEP y que fue admitido por la Sala, incluye aportar información relacionada con el homicidio de Carlos Posada Flores, alias Capulina.

(Le puede interesar:  La JEP les abrió la puerta a los excongresistas Álvaro Ashton y David Char)

De otro lado, la propuesta de reparación y  es un proyecto agrícola de maíz tierno y ají dulce para reparar a las víctimas y apoyar a la población afectada por los paramilitares, que se ubica en la zona de Repelón (Atlántico) un municipio que sufrió la expansión del Bloque Norte de las Autodefensas a finales de los años 90 y comienzos del 2000. Entre los hechos violentos que marcaron la región está la masacre de cinco personas, a martillazos, en la vereda La Pita el 31 de diciembre 2000, que generó el desplazamiento de sus habitantes; así como el homicidio de dos personas que regresaron el 30 de septiembre de 2003, que provocó un desplazamiento que dejó a la vereda como un territorio fantasma. 

La propuesta busca beneficiar al menos a 200 familias de la zona en la que se practica principalmente agricultura, ganadería y pesca artesanal. La idea es adquirir predios, dar asistencia técnica, capacitación, generar empleo y asegurar la comercialización de maíz tierno y ají dulce. Haciendo un informe técnico y estudios de mercado, la propuesta de cooperativa parece un modelo de negocio para la reconstrucción de los proyectos de vida que se vieron afectados por la violencia generalizada.  Para poner todo en marcha, Char asegura que se necesitan $251 millones, que saldrían de su bolsillo y de los cuales 121 estarían destinados a la construcción y dotación de una escuela. 

(Le puede interesar:  Exsenador David Char Navas pide cupo en la JEP)

En cuanto a la no repetición, Char se comprometió a no volver a postularse a cargos públicos, diseñar un programa para la promoción d ellos derechos humanos, realizar cinco eventos en universidades del Atlántico en los que se exponga el impacto del conflicto armado en el departamento y la realización de actos simbólicos.