Declaran crímenes de guerra los asesinatos de los periodistas Julio Daniel Chaparro y Jorge Torres

La determinación la tomó la Fiscalía. Los comunicadores se encontraban haciendo un trabajo periodístico para El Espectador en el municipio de Segovia (Antioquia) cuando fueron asesinados el 24 de abril de 1991.

Julio Daniel chapparo y Jorge torres periodistas de El Espectador. Archivo

El 24 de abril de 1991, el periodista Julio Daniel Chaparro y el fotógrafo Jorge Torres de El Espectador, llegaron al municipio de Segovia (Antioquia) a hacer un reportaje sobre la masacre que allí ocurrió en 1988. En la noche de su arribo, fueron asesinados por milicias del Eln. Hasta ahora, la justicia había sido esquiva con el caso pues nunca se tuvo claridad de los autores del crimen ni su procedencia. Pero hoy, la Fiscalía decidió declarar que los asesinatos son crímenes de guerra pues no hay duda de que fue la guerrilla. Así las cosas, el expediente no podrá preescribir.

(En contexto: Por ahora, sólo impunidad)

La determinación la firmó el fiscal 66, Gustavo Adolfo Reyes, el pasado 3 de diciembre. En el documento, mediante el cual esta declaración quedó en firme y notificada a los familiares de los periodistas, el funcionario explicó que el atentado sucedió en medio de un contexto de guerra en Colombia que ya llevaba más de 20 años de trayectoria. El fiscal además señaló que los periodistas, además de no tener nada que ver en los hechos violentos, lo único que estaban haciendo al momento de su asesinato era un trabajo periodístico para El Espectador.

Este mismo fiscal había dicho, en 2011, que en el caso de Chaparro y Torres no quedaba otra opción que promulgar una resolución inhibitoria en el expediente con un razonamiento simplista: los presuntos investigados ya están muertos. La decisión fue apelada por los familiares de los periodistas y hoy, se conoce una determinación clave en el caso, contraria a lo que el propio Gustavo Reyes había dicho hace siete años y ahora, el caso no podrá prescribir y la Fiscalía tendrá que hacer todo lo que esté en su alcance para que el caso no siga en la impunidad.

(Lea también: Julio Daniel Chaparro: la memoria de un periodista y poeta de El Espectador)

En la determinación de la Fiscalía se lee además que no puede quedar duda alguna de que los autores del asesinato fueron milicias del Eln, quienes confundieron a los periodistas con integrantes de inteligencia militar. “Dos exmiembros de la guerrilla confesaron que el asesinato obedeció a que se creyó que eran de inteligencia militar, señalando como autores materiales a los alias Fernando o Condorito y Cecilia, los cuales fueron coordinados por Julián Lezcano y Ramiro Lezcano todos ellos miembros de las milicias populares del Eln en Segovia”, dice la Fiscalía.

(Lea también: Julio Daniel Chaparro: la irreverencia de un poeta)

El ente investigador agregó que, en este caso, las milicias del Eln actuaron en acatamiento a su misión de combatir a las fuerzas del Estado y “opositores a sus objetivos de lucha en el convencimiento de que las víctimas eran miembros de inteligencia militar”. Por eso, para el fiscal no hay duda de que se trató de un crimen de guerra. Solo se dieron cuenta de su condición de periodistas cuando, al momento de los protocolos para el levantamiento de los cadáveres, en los bolsillos de Chaparro y Torres estaban sus identificaciones como periodistas de este diario.