"Defensa de Laura Moreno consiguió legalmente pruebas contra Ayola"

"No se realizó engaño o suplantación", señalaron los investigadores.

El abogado Jaime Granados, quien defiende los intereses de la estudiante Laura Moreno, presentó una serie de documentos en los que indica que la información que solicitó para controvertir las versiones del testigo Wilmer Ayola fueron obtenidas de manera legal, rechazando así las acusaciones presentadas el pasado martes por el fiscal 11 de vida, Antonio Luis González, quien adelanta la investigación por la extraña muerte de Luis Andrés Colmenares.

Según los abogados presentados por el jurista, por medio de una serie de documentos se le solicitó a la administración del Conjunto Residencial Bochica 5 y 6 II Etapa que se le entreguen las planillas de asistencia de los días 14 a 31 de octubre de 2010.

En este sentido indica que José Rodríguez y Ana Caicedo “siempre se acreditaron” como investigadores de la defensa de Laura Moreno y no como lo aseguró el fiscal del caso que se hubieran hecho pasar como agentes de la Sijín para obtener estos documentos.

En el segundo documento, se indica que se le presentó una solicitud formal a Jhon Fernando Loaiza, director de operaciones de Seguridad Puntual Ltda, donde trabajaba Ayola, el pasado 19 de junio de 2012, y se le entregó una copia auténtica del documento de registros del grupo de celadores que trabajaron en el turno nocturno del 30 y 31 de octubre de 2010.

Ese mismo día Loaiza rindió una entrevista a la investigadora Ana Caicedo, quien manifestó y se acreditó como abogada de la defensa de Laura Moreno.

En el tercer documento se señala que el pasado 25 de junio también se presentaron una serie de solicitudes a Aureliano Devia, Gerente General de Seguridad Puntual Ltda, con el fin de que envíe un registro del “equipo Avantel que se encontraba de servicio en el conjunto residencial Bochica 5 y 6 Etapa II para el día 30 de octubre del año 2010 (serie, línea telefónica, numeración interna o flota privada), y el cual según la defensa solamente podía ser utilizado por Ayola. 

En el último documento se presentó un formato de la entrevista rendida por John Fernando Loaiza Acevedo de 19 de junio de 2012, firmado por el supervisor de la empresa de seguridad donde trabajaba Ayola.

“Esta información corrobora que no se realizó engaño o suplantación alguna por parte de los investigadores de esta defensa”, señala el grupo de investigadores de la oficina de Jaime Granados.  

Vale recordar que el pasado 20 de junio el abogado Jaime Granados presentó unos documentso con los cuales argumentó que para el momento de los trágicos hechos, Ayola no se encontraba en el lugar de los hechos sino que estaba trabajando como supervisor de vigilancia en el conjunto residencial Bochica, afuera de Bogotá, para lo cual tienen registros de las minutas firmadas por el testigo.

En este sentido señaló que según algunos testimonios recolectados y las minutas, el 31 de octubre de 2010, Ayola se encontraba en el conjunto residencial Bochica, hecho por el cual no podía estar en el parque El Virrey en el norte de la capital de la República.

“Pudimos encontrar que el señor Ayola, el día y a la hora de los hechos no podría estar en el Parque El Virrey porque como todos los seres humanos no tiene el don de la ubicuidad. Ese día y esa noche desde las seis de la tarde hasta las seis de la mañana se encontraba en el conjunto residencial Bochica, ubicado en nororiente de Bogotá”, afirmó Granados en rueda de prensa.

Las acusaciones del fiscal González

En la audiencia celebrada el pasado martes en el marco de la solicitud presentada por la defensa de Carlos Cárdenas para que se le revocara la medida de aseguramiento que pesa en su contra, fiscal 11 delegado, Antonio Luis González, denunció ante un juez de garantías que para obtener las pruebas para desvirtuar al testigo Wilmer Ayola los defensores de los sindicados suplantaron a las autoridades.

Según el fiscal, los investigadores de Jaime Granados, defensor de Laura Moreno, se hicieron pasar por miembros de la Sijín para poder obtener dicho material probatorio.

Para la Fiscalía, se violó el derecho a la intimidad laboral del testigo José Wilber Ayola, ya que toda su hoja de vida y sus anotaciones fueron dadas a conocer en rueda de prensa a los medios de comunicación.