"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 6 horas

Defensa de Piedad Zuccardi presentará recurso de nulidad

Consideran que se le ha vulnerado los derechos fundamentales al debido proceso, defensa, contradicción y a tener un juez imparcial.

Ante la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, la defensa de la senadora Piedad Zuccardi presentará un recurso de nulidad en el proceso que se le adelanta por sus presuntos nexos políticos y electorales con grupos paramilitares.

En la acción se argumentará que se presentaron irregularidades en la investigación “vulnerando así el debido proceso, el derecho de defensa, de contradicción y de un juez imparcial” puesto que se han omitido las solicitudes para la práctica de pruebas.
En este sentido, el abogado William Adán Rodríguez aseguró que su cliente no contó con las garantías en el proceso preliminar y formal puesto que hasta la fecha desconocen los hechos concretos motivo de investigación y por los cuales será procesada a partir del próximo miércoles.

“No se nos ubicó fácticamente donde no hacia parte de la legislación. Desubica el instante que debe comprobarse un pacto ilícito, cuándo se realiza, cuándo se proyecta y cómo se hizo”, precisó el jurista.
Igualmente aseguró que en el marco de la investigación se presentó la interceptación ilegal de las comunicaciones sostenidas entre Zuccardi y su defensa. “Estas mismas fueron usadas como parte de incriminación” por parte del alto tribunal, por lo que se considera que se violaron las garantías fundamentales.

En otro de los puntos de la nulidad se señala que a la congresista se le ha querido vincular en el contexto histórico de los nexos de políticos con grupos paramilitares sin una prueba clara que permita realizar esta vinculación. “No se le ha permitido a la defensa controvertir fácilmente estos señalamientos”.

Además se señalará que el operador judicial, en este caso la Corte Suprema, no ha respetado ni ponderado los argumentos que hacen referencia a la igualdad jurídica. “Se ha perdido el equilibrio y la imparcialidad, no se le permitió a la defensa ejercer su función para presentar su tesis y contrarrestar la acusación”.

Zuccardi será procesada por su presunta participación en el delito de concierto para delinquir agravado, ya que se habría beneficiado de los grupos armados ilegales que delinquían en el departamento de Bolívar con miras a las elecciones al Senado de la República.

En las reuniones citadas por la Corte Suprema de Justicia los testigos, cuyas declaraciones son la piedra angular del juicio, indicaron que la senadora se habría comprometido a lograr beneficios para los paramilitares en el debate de la ley de Justicia y Paz.

Este proceso será presentado ante organismos internacionales, para lo cual se tendrán en cuenta los informes de un observador de derechos humanos.

Las pruebas contra Zuccardi

Según ‘Diego Vecino’ y ‘Ernesto Báez’, Zuccardi estuvo implicada en dos reuniones para definir con los paramilitares qué candidato a la Gobernación de Bolívar recibiría su ‘bendición’ para las elecciones de 2003. De acuerdo con ellos, la organización ilegal se inclinó por Alfonso López Cossio, quien tenía supuestamente el respaldo de Zuccardi y de su esposo, Juan José García Romero.

'Juancho Dique’ sostuvo, además, que al asegurar el respaldo para López Cossio –quien fue derrotado por Libardo Simancas–, los García Zuccardi aseguraron de paso el apoyo de los ‘paras’ para Zuccardi también.

Zuccardi se ha defendido de las acusaciones y ha reiterado que los paramilitares nada tuvieron que ver con su llegada al Congreso de la República, escaño que obtuvo por primera vez en 1998 luego de que su esposo hubiera sido investigado y absuelto por malversación de auxilios parlamentarios. En una entrevista reciente, divulgada en el portal www.zuccardipiedad.com, la excongresista aseguró que en 1998 ella obtuvo 38 mil votos y que en esa época todo el que incursionaba en la vida política obtenía esa cantidad de sufragios.

Ella ha insistido en que la Policía Judicial ha analizado sus elecciones de manera errónea, y que su caudal político creció por sus actuaciones y no por nexos con grupos ilegales. Pero la Corte Suprema considera que algunas reuniones con paramilitares, en las que ella habría participado, habrían influido considerablemente en que, entre otras cosas, Zuccardi fuera la quinta senadora del Partido de la U con más votos: 65.785, casi el doble de lo obtenido en 1998.

Esas reuniones son las de Pueblito Mejía, en la que según ‘Ernesto Báez’ se pactó el apoyo a Alfonso López Cossio, la de Ñanguma (en el pueblo de María La Baja), la de la finca Los Manguitos, o en Casaloma (municipio de Arjona, Bolívar). La exsenadora ha negado tales encuentros. Se puso también en tela de juicio una reunión entre Zuccardi y Carlos Castaño: según la Corte, ese contacto tenía como fin impedir un despeje en el sur de Bolívar para negociar con el Eln. Según la excongresista, ella estuvo en esa reunión como delegada institucional del Senado, y por eso mismo había participado en reuniones con líderes del ELN.

El exjefe paramilitar Salvatore Mancuso declaró el año pasado desde Estados Unidos que la única reunión de la que tenía razón con respecto a Piedad Zuccardi era la que se había organizado para discutir un eventual proceso de paz con las autodefensas. La Corte, sin embargo, cuenta además con una grabación en la que se discute que el esposo de Zuccardi, Juan José García Romero, andaría “buscando limpiarse” junto con su esposa de los nexos con los ‘paras’. Zuccardi insiste en que no existe prueba contundente en su contra. “Yo anhelo volver al Senado de la República, me quedaron cosas pendientes por hacer”, dijo en la entrevista divulgada en su portal el pasado 14 de octubre.