Defensa de Santiago Uribe Vélez pide que se resuelva su situación jurídica por nexos con paramilitares

En una acción de tutela se le solicita al Tribunal Superior de Bogotá que le ordene a la Fiscalía tomar una decisión de fondo.

Ante la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá la defensa del ganadero Santiago Uribe Vélez radicó una acción de tutela con el fin de que se le ordene a la Fiscalía General resolverle la situación jurídica en la investigación que se adelanta por sus presuntos vínculos con el grupo paramilitar conocido como ‘Los 12 Apóstoles’.

En la acción el abogado Jaime Granados, quien defiende al hermano del expresidente Álvaro Uribe Vélez, señala que ya se cumplieron los plazos exigidos por la ley para tomar una decisión de fondo. En este punto se señala que el empresario antioqueño rindió interrogatorio el 17 de octubre y hasta el momento no se ha tomado una decisión de fondo.

“A la fecha han transcurrido 468 días (1 año, 3 meses y 11 días) desde la fecha en que vencía el término (31 de diciembre de 2013) sin que haya procedido conforme a lo dispuesto en el artículo 354 de la ley 600 de 2000”, precisa uno de los apartes de la acción judicial al manifestar que se encuentra vencido el término legal.

Para el abogado se está presentando una evidente violación al debido proceso. “Se ha puesto al señor Santiago Uribe Vélez y a su familia en una situación de indefinición que a todas luces resulta injusta e inhumana. Más aún, si se tiene en cuenta que a los otros dos procesados, en esta investigación, se les resolvió de forma oportuna su situación jurídica”.

Igualmente asegura que esta investigación ha pasado por dos fiscales que no han resuelto la situación jurídica de Uribe Vélez. “La investigación no estuvo a cargo del despacho accionado y que el término se encontraba ya vencido para el momento en el que el Fiscal General hizo la asignación especial”.

Santiago Uribe es investigado por su presunta participación en los delitos de concierto para delinquir y homicidio agravado por presuntamente apoyar y financiar de dicho grupo paramilitar en el municipio de Yarumal (Antioquia) durante la época de los 90, así como la ejecución de crímenes selectivos en la zona en cooperación con agentes de la Fuerza Pública.