Defensa de Santoyo cree que los denunciantes buscan obtener beneficios

El abogado, Óscar Rodríguez, se negó a dar nombres.

La defensa de Mauricio Santoyo, que fue jefe de seguridad de Álvaro Uribe cuando era presidente de Colombia, aseguró que los que han denunciado al general de la Policía colombiana ante la justicia estadounidense por supuestos vínculos con el narcotráfico persiguen algún beneficio.

"Hay que tener en mente que siempre hay alguien que está recibiendo un beneficio, dando algo por algo, no es algo voluntario", subrayó hoy ante los medios el abogado defensor de Santoyo, Óscar Rodríguez, al término de una audiencia celebrada ante el Tribunal Federal del Distrito Este de Virginia.

En la sesión, que apenas duró unos minutos, se fijó la fecha del 24 de agosto para la presentación de mociones y el 11 de septiembre para el comienzo del juicio del general retirado.

Según Rodríguez, la defensa tiene "alguna idea" de quién está detrás de las acusaciones contra Santoyo, pero se negó a dar nombres.

Tras una primera vista celebrada este jueves, en la que Santoyo se presentó ante la corte para que le informara de sus derechos, en la audiencia de hoy estaba previsto que se le leyeran los cargos que se han presentado en su contra por narcotráfico.

Sin embargo, según explicó Rodríguez, la defensa ya era conocedora de ellos, por lo que se acordó que le fueran transmitidos antes de la sesión con el juez, tanto en español como en inglés, para acelerar el proceso.

A la audiencia, dirigida por el juez James C. Cacheris, Santoyo acudió sin esposas, con la misma ropa que vestía ayer y acompañado por sus dos abogados, el de oficio del estado de Virginia, John Zwerling, y Rodríguez, su abogado particular.

Rodríguez explicó a los medios que "es una prioridad" intentar regularizar el estatus migratorio de Santoyo con el objetivo de solicitar la libertad bajo fianza y que "pueda reunirse con su familia", ya que entró en el país en virtud de un acuerdo con la Dirección Antidrogas Estadounidense (DEA), pero sin visa.

Es por ello por lo que la fecha del 11 de septiembre puede modificarse, además de que la defensa puede solicitar una prórroga para preparar el caso si así lo considera oportuno.

Además, la defensa del que fue jefe de seguridad de Uribe en su primer mandato (2002-2006) llegó a un acuerdo con la Fiscalía para aplicar una "orden de protección" sobre las evidencias del caso, con el fin de preservar de filtraciones la información sensible.

"Estamos hablado de evidencias muy sensibles y ya se introdujo una orden de la Corte prohibiendo divulgarlas", señaló el defensor.

Rodríguez subrayó reiteradamente que hay que tener en cuenta la presunción de inocencia de Santoyo y también considerar que decidió acudir libremente a la justicia estadounidense para enfrentar los cargos por los que ha sido acusado, evitando así la extradición.

Santoyo llegó al aeropuerto internacional Dulles, a las afueras de Washington, el 3 de julio procedente de Bogotá, donde ese mismo día se había entregado a agentes de la DEA.

Al policía retirado se le acusa de haber aceptado sobornos por parte de narcotraficantes y de la organización paramilitar ya disuelta Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), a cambio de información sobre procesos abiertos por los servicios de inteligencia de Colombia, el Reino Unido y Estados Unidos.

La investigación sobre Santoyo arrancó con las declaraciones de tres jefes de las AUC extraditados a EE.UU., Salvatore Mancuso, Juan Carlos "El Tuso" Sierra y Carlos Mario Jiménez o "Macaco", quienes lo vincularon con estos negocios ilegales.

Santoyo, que se retiró de la Policía Nacional en 2009, conoció a Uribe en 1995, cuando formaba parte de la unidad antisecuestro de la Policía, después custodió su campaña electoral y prestó servicio en su primer período de Gobierno (2002-2006).

El hoy expresidente, que también gobernó de 2006 a 2010, ha afirmado que él no intercedió nunca para que le dieran cargos a Santoyo, pero dijo que su desempeño como jefe de seguridad cuando él era presidente fue bueno.

Temas relacionados