Defensor de Diego Cadena dice que no hay pruebas de que él haya comprado testigos

Noticias destacadas de Judicial

El juez del caso aplazó la audiencia para el 6 de agosto por considerar que debe evaluar los elementos probatorios que aportó la defensa de Diego Cadena y Juan José Salazar.

Este lunes, un juez de control de garantías de Bogotá escuchó en audiencia virtual a la defensa de los abogados Diego Cadena y Juan José Salazar, a quienes la Fiscalía les imputó los delitos de fraude procesal y soborno. Los abogados están señalados de visitar a exparamilitares, al parecer, para persuadirlos de hablar en favor de Uribe en la Corte Suprema, gestión que incluyó pagos y supuestas promesas de dádivas. Hoy, se cumplió la tercera parte de la audiencia en la que se pretendía que el juez definiera la solicitud de medida de aseguramiento domiciliaria, pero al final, el juez decidió aplazar la diligencia para el jueves 6 de agosto.

(Lea también: Las pruebas de la Fiscalía contra el abogado de Álvaro Uribe, Diego Cadena)

Aunque con un par de aplazamientos anteriores, esta audiencia inició el pasado 27 de julio de manera virtual con la audiencia de formulación de imputación. En esa diligencia la Fiscalía debe explicar por qué investiga a la persona que llevó ante un juez y allí el fiscal Daniel Hernández relató los hechos por los que en los últimos meses el ente investigador lo ha tenido bajo la lupa: visitas de Cadena a diferentes cárceles del país para ver a exintegrantes de las Autodefensas, pruebas de que le giró, por lo menos, $48 millones al exparamilitar Carlos Enrique Vélez, alias Víctor a través de familiares, entre otras pruebas.

Este lunes la oportunidad fue para la defensa de Diego Cadena y su socio Juan José Salazar, también imputado por los mismo delitos. El abogado de este último, Andrés Felipe Caballero, fundamentó su discurso en la presunta extorsión que cometió Cadena con el apoyó Juan José Salazar. El abogado volteó la situación y aseguró que fue su cliente el que sufrió extorsiones y presiones por parte del confeso exparamilitar Carlos Enrique Vélez y su familia.

Aseguró que Carlos Enrique Vélez desde 2016 y hasta 2018, antes de que aparecieran los abogados Cadena y Salazar, está diciendo que vio al senador Iván Cepeda reunido en la cárcel con Pablo Hernán Sierra, alias Alberto Guerrero, ofreciendo beneficios a cambio de declaraciones en contra de Álvaro Uribe. En ese sentido, afirmó que los abogados solamente le pidieron que reiterara una versión que ya había declarado desde años atrás. “Las labores de Cadena y Salazar fueron unas labores serias y resulta inverosímil pensar que llegó el abogado Cadena a la cárcel a ofrecer $200 millones y Carlos Enrique Vélez accedió a firmar una carta de retractación sin recibir un peso”.

El abogado Caballero insistió en que Carlos Enrique Vélez y su familia querían sacar provecho de la situación, lo que puede demostrar a través de chats de WhatsApp en el que, indica, se comprueba la presión que estaba ejerciendo Vélez en contra de Juan José Salazar, mientras este último trataba de evadirlo. Además, que existe un audio en el que el exparamilitar le dice a Salazar: “mande dólares o reclame cadáver”.

“He obtenido cartas de Carlos Enrique Vélez pidiendo perdón y retractándose por falso testimonio. En una carta le pidió perdón a Óscar Guillermo Múnera, alias don Mario, por declarar en su contra porque no le brindó ayuda económica en la cárcel (...) estamos hablando de un patrón de conducta de este señor para obtener recursos económicos con ayuda de su familia porque María Helena Vélez - la hermana que crió a Carlos Enrique Vélez - fue destinataria suya de otros actos extorsivos”, manifestó el abogado Caballero.

Luego, el turno fue para el abogado Iván Cancino, representante de Diego Cadena, quien inició su defensa reiterando que su cliente sí fue abogado del expresidente Álvaro Uribe Vélez. Continúo afirmando que, tanto pagar beáticos, como redactar documentos, son actividades normales que hacen los abogados por sus clientes y no actos sospechosos como los quiso mostrar el ente investigador. “El fiscal rechaza que no se haya dejado recibo y constancia, pero la defensa remitirá los recibos de consignación que el mensajero y conductor de Cadena efectuó”.

De igual forma, criticó que la Fiscalía presentara declaración de la hermana de Carlos Enrique Vélez, María Helena Vélez, la cual fue tomada recientemente indicando que “no sé cómo la Fiscalía iba a hacer una imputación si era muy poca evidencia la que tenía para la época de la primera imputación”. Agregó que la Fiscalía no hizo la mayor corroboración de los testimonios, declaraciones y mensajes “y no imputar cargos amañados de una familia que se ha dedicado a mentir y engañar a la administración de justicia”.

Cancino agregó que el mismo Jaime Granados, abogado del presidente Uribe ante la Corte Suprema de Justicia, dijo que no envió la carta de Carlos Enrique Vélez al alto tribunal y que, en el caso de la carta de Juan Guillermo Monsalve, que al final tenía una nota aclaratoria en la que indicaba que la retractación la hacía presionado por el abogado Diego Cadena, se desdecía a sí misma. “La carta de Carlos Enrique Vélez fue una solicitud para rendir testimonio ante la Corte y no fue presentada (...) esas cartas no tienen ninguna intención de inducir al error”.

Finalmente, Cancino concluyó que su representado, Diego Cadena, no constituye ningun peligro para la comunidad, ni obstrucción a la justicia. Además, que el riesgo a futuro no está presente y que la medida no se torna urgente, por lo que consideró una “injusticia tener a una persona en su domicilio”. En ese sentido, le solicitó al juez del caso evidenciar que no existe un camino claro sobre el presunto soborno o fraudes procesales por parte del imputado lo que, por lo menos, levanta una duda legítima respecto a los señalamientos de la Fiscalía.

Tras las intervenciones, el juez determinó que requería tiempo para analizar el material probatorio allegado por bancada de la defensa. Audios, conversaciones y documentos que tienen el propósito de desestimar la hipótesis presentada por la Fiscalía en la audiencia pasada y constatar que la actuación de los abogados Cadena y Salazar estuvo enmarcada en los principios legales y profesionales.

El caso contra Cadena es clave, pues nace de la investigación que le adelanta la Corte Suprema al senador Uribe por presunta manipulación de testigos. Este proceso nació de una denuncia que interpuso él mismo, pero contra el senador Iván Cepeda, en 2012. Tras un fuerte debate de control político en el que Cepeda mostró una recopilación de testimonios de exparamilitares que acusaban a Uribe y a su hermano, Santiago, de nexos con las Autodefensas, el expresidente fue a la Corte Suprema y lo denunció. Entre los testimonios que mostró Cepeda en ese momento estaba el de Juan Guillermo Monsalve, exintegrante del Bloque Metro de las Auc que señala directamente a Uribe.

(Le puede interesar: Fiscalía imputó cargos a Diego Cadena, ¿qué significa esto en el caso Uribe?)

“(Cadena) Le ofreció (a Monsalve) asesorías jurídicas y tratar de tramitar su ingreso a la JEP con el fin de que él declarara falsamente ante la Corte, y manifestara que también había sido abordado por Iván Cepeda y que este le había ofrecido beneficios judiciales, protección y cambio carcelario si declaraba contra Uribe Vélez”, dijo el fiscal del caso, Daniel Hernández, en la audiencia de imputación del pasado 27 de julio. Además, aunque Cadena ha dicho en su defensa que los dineros que le giró a Vélez eran “ayudas humanitarias”, el fiscal dijo que, “no existen soportes en la oficina de Cadena que demuestren que esos pagos a Vélez eran ayudas humanitarias o viáticos como parte de una estrategia de este abogado para adquirir pruebas de manera legal”.

Por el contrario, entre los testimonios que la Fiscalía tiene contra Cadena, está el testimonio de la hermana de alias Víctor, María Elena Vélez. Como reveló El Espectador, la mujer contó que ella fue la que recibió los dineros enviados por Cadena y su socio, Juan José Salazar; que ella jamás los buscó a ellos y que eran ellos los que siempre llamaban para hacer las consignaciones. “El señor Cadena me llamó y me dijo: ‘Vea, doña Mari, yo estoy visitando a su hijo en la cárcel de Palmira. Como yo no permanezco aquí, sino que viajo mucho, voy a dejar encargado a Juan José”, dijo la señora Vélez en declaración.

Vea a continuación la audiencia completa:

Comparte en redes: