Defensores de AIS guardan silencio por declaraciones de Camila Reyes

La exdirectora de comercio y financiamiento del Ministerio de Agricultura vinculó a los procesados conocían las irregularidades en la entrega de multimillonarios contratos.

El abogado Fabio Espitia Garzón, quien defiende los intereses del exviceminstro de Agricultura Juan Camilo Salazar prefirió no dar mayores explicaciones sobre las declaraciones presentadas por la exdirectora de Comercio y Financiamiento del Ministerio Camila Reyes del Toro en las que señaló a su cliente tenía total conocimiento acerca de las irregularidades en la entrega de multimillonarios subsidios de Agro Ingreso Seguro.

“Yo no puedo opinar sobre situaciones que no se han incorporado debidamente al proceso, entonces cuando se alleguen se relazará el procedimiento de contradicción y defensa que se ha adecuado y en el momento oportuno”, preciso el abogado.

Agregó que las primeras informaciones sobre las declaraciones fueron conocidas por los medios de comunicación “y no por vías procesales”, por los que aclaró que no las conoce en su totalidad y por lo tanto sería muy apurado presentar un concepto sobre la gravedad de éstas.

El escándalo del Programa Agro Ingreso Seguro (AIS) consignó un nuevo capítulo en la Fiscalía, que pone en serios aprietos al exministro de Agricultura Andrés Felipe Arias, quien ahora deberá defenderse de los señalamientos hechos por la testigo clave en el proceso penal: la economista Camila Reyes del Toro, que durante dos años fungió como asesora de confianza del entonces ministro.

Reyes, llamada a juicio por la Fiscalía y quien se acogió al principio de oportunidad para colaborar con la justicia y obtener beneficios jurídicos, declaró que “el ministro Arias tenía control directo sobre el manejo presupuestal en el interior del Convenio 078 (origen de Agro Ingreso Seguro), no sólo por las instrucciones recibidas, sino además como se evidencia en las actas del comité administrativo del Convenio (...) en las cuales aparece su visto bueno sin ser parte del comité administrativo de acuerdo con el texto definitivo y que siempre que se hizo una propuesta al respecto, no era tenida en cuenta porque el ministro era quien tenía la última palabra”.

Así Reyes resume la incidencia directa de Arias en AIS, algo que siempre ha tratado de desmentir el exministro al afirmar que delegó responsabilidades a sus subalternos.

La exasesora aseguró que Arias escogió al Instituto Iberoamericano para la Cooperación Agrícola (Iica) para que desarrollara el montaje de AIS, que originalmente fue creado para entregar subsidios para compensar monetariamente parte de la pérdida en ingresos que enfrentarían algunos sectores productivos como consecuencia de la internacionalización de la economía.

Para esa tarea, al convenio entre el Ministerio y el Iica, le fue asignado un presupuesto de $6.000 millones. Reyes, en su declaración, expresó su sorpresa porque para contratar el controvertido convenio, en 2006, “no se elaboraron estudios previos”.

Una vez desatado el escándalo, dice Reyes que el exministro Arias convocó tres reuniones, una de ellas el 12 o 13 de octubre (de 2008) en la oficina de su exjefe. “Allí él insistió en que el tema (el escándalo) era contra él y que debíamos preparar en conjunto los argumentos para defender todo lo hecho...”. Además, pidió a sus excolaboradores “ayudar a Juan Camilo Salazar (exviceministro de Agricultura), porque él podía terminar en la cárcel”.

Por las irregularidades de AIS, en julio pasado, la Procuraduría destituyó e inhabilitó al exministro Arias por 16 años, al concluir que usó el programa para consolidar sus aspiraciones políticas.
 

Temas relacionados