“Dejen sus escritorios y vuelvan a consolidar la inteligencia humana”: general Zapateiro

Ese fue el mensaje que el nuevo comandante del Ejército divulgó internamente dentro de sus lineamientos para 2020, luego de que se supiera que esta institución compró un software para hacer inteligencia llamado "Hombre Invisible", el cual podría haber sido mal usado.

El pasado 27 de diciembre, el presidente Iván Duque anunció los cambios de la cúpula del Ejército.Presidencia

El general Eduardo Zapateiro, nuevo comandante del Ejército, no ha tenido mucho chance de hacerse a su nuevo cargo con comodidad. El pasado 27 de diciembre, el país supo que él era el sucesor del general Nicacio Martínez, quien pasó entonces a retiro. “Él me ha expresado sus motivos familiares, los cuales no solamente he acogido, sino que los he acogido con un inmenso sentimiento de gratitud y admiración por su tarea cumplida”, dijo ese día el presidente Iván Duque al hacer los anuncios respectivos.

Pero, apenas el país salía de la temporada decembrina y comenzaba a reactivarse, llegó la última publicación de Semana el pasado 12 de enero, que bautizó “Chuzadas sin cuartel” en su portada. Este medio señaló que, desde el Ejército, se estarían haciendo interceptaciones ilegales a personajes públicos, funcionarios o periodistas con equipos y gente de inteligencia y contrainteligencia militar. El escándalo, que las Fuerzas Militares niegan, ha sido mayúsculo.

::Chuzadas: el entrenamiento en “crackeo” de contraseñas que pidió el Ejército::

Mientras el gobierno Duque asegura que apoyará las investigaciones por este asunto, los altos mandos castrenses salen a dar explicaciones y el general (r) Martínez rechaza los señalamientos en su contra, el general Zapateiro se encuentra en la labor de descifrar qué hacer para tomar las riendas de la institución. Por eso, en los últimos días, elaboró un documento que se titula “Lineamientos del comandante del Ejército Nacional”, en el cual, discretamente, hay un aparte sobre inteligencia y contrainteligencia.

“La situación actual demanda mayor verificación de la información, por eso no toda la inteligencia puede estar basada en el producto de los medios tecnológicos”, dice el general Zapateiro allí, luego de que se supiera que la controversia que hoy azota a su institución está atravesada por un elemento, precisamente, tecnológico: la adquisición de un programa de ciberinteligencia que se conoce como Hombre Invisible, de la empresa española Mullitiam Industries, un software que se consiguió con carácter de ultrasecreto.

“Necesito que dejen sus escritorios, y vuelvan a consolidar la inteligencia humana, no podemos actuar de manera ligera, los protocolos deben ser cumplidos con rigurosidad amparados en la ley de inteligencia”, les dijo Zapateiro a sus hombres, que según números del Ministerio de Defensa son cerca de 250.000. “Necesito una inteligencia cohesionada, trabajando de manera articulada permitiendo el flujo de la información de manera que permita tener un efecto sobre la amenaza”.

::La denuncia que originó el allanamiento al Batallón de Ciberinteligencia del Ejército::

La adquisición de Hombre Invisible apuntaba para el otro lado –igual de necesario en las tareas de inteligencia–: que, desde los computadores, miembros de inteligencia y contrainteligencia pudieran rastrear datos para obtener información de personas consideradas blancos de la fuerza pública. Es decir, criminales. Hombre Invisible es una “suite de penetración”, que no es otra cosa que recurrir a virus informáticos para entrar en los teléfonos o computadores de las personas de interés.

Según la ficha de especificación técnica del programa, los militares que iban a ser capacitados para manejar el software debían recibir también un curso de capacitación de 32 horas a cargo de “profesionales especializados, capacitados e idóneos en seguridad informática y ethical hacking”. Este último aspecto era y sigue siendo esencial, pues la ficha técnica explica que Hombre Invisible, básicamente, instala malware (virus) para obtener información de inteligencia.

Es decir, les daba un poder enorme a los militares para conseguir datos de cualquier dispositivo, pues el programa, como bien indica su nombre, es “invisible para el 90% de los sistemas de seguridad antimalware y perimetral”. El comandante de las Fuerzas Militares, general Luis Fernando Navarro, aseguró que esa herramienta llegó al país apenas el 14 de diciembre pasado, por lo que no era posible que hubiera sido utilizada como lo denunció la revista Semana.

“El equipo es de inteligencia y prácticamente lo que hace es poder triangular al enemigo”, dijo el general Zapateiro cuando el escándalo estalló. Ahora, con sus lineamientos, pide: “Revisar todos nuestros protocolos de seguridad física, seguridad cibernética”. Requirió una contrainteligencia cohesionada y orientada “hacia la protección de la fuerza”. “Es esencial que protejamos la información”, añadió el comandante del Ejército, a quien el presidente Duque, el día que lo nombró, lo felicitó por la responsabilidad que asumía.

900168

2020-01-17T11:00:00-05:00

article

2020-01-18T11:17:02-05:00

dduran2_104

none

Redacción Judicial

Judicial

“Dejen sus escritorios y vuelvan a consolidar la inteligencia humana”: general Zapateiro

92

5778

5870