Demandan candidatura de Everth Bustamante a la CIDH

A principios de febrero, el gobierno de Iván Duque postuló a Bustamante para que sea delegado de Colombia ante la CIDH. En junio, durante la asamblea general de la OEA en Medellín, se sabrá si es aceptado o no.

Everth Bustamante fue senador por el Centro Democrático entre 2014 y 2018.Archivo El Espectador.

Varias organizaciones presentaron una acción de cumplimiento para evitar que el exsenador Everth Bustamante, del Centro Democrático, sea elegido como miembro de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. De acuerdo con los firmantes del recurso, Bustamante, quien no fue reelegido como congresista en las pasadas elecciones al Congreso, no cumple con los requisitos para ser delegado ante la CIDH, pues, entre otras cosas, no cuenta con experiencia en temas relacionados con los derechos humanos.

Bustamante, quien hizo parte de la Anapo y del M-19, fue presentado por el presidente Iván Duque, a través de la Cancillería, como la carta de su gobierno para ocupar uno de los cuatro puestos que quedarán vacantes a finales de este año. Pero no será sino hasta junio próximo, durante la asamblea general de la OEA (que se realizará en Medellín), que se sabrá si su postulación a la CIDH prosperará.

Aun así, además de la incertidumbre por saber si la OEA aceptará a Bustamante como parte de la CIDH, ahora está la acción de cumplimiento presentada la semana pasada, toda vez que, como medida cautelar, pide, a un juez administrativo de Bogotá, que se suspenda su postulación al organismo internacional, mientras se resuelve la acción de cumplimiento.

Lo primero que argumentan es que Bustamante no cuenta con la experiencia necesaria para ser delegado de Colombia ante la CIDH. Para esto, ponen como ejemplo su hoja de vida: concejal y alcalde de Zipaquirá, asesor del expresidente Álvaro Uribe Vélez, director de Coldeportes y senador —por el Centro Democrático—. “No se advierte en la hoja de vida del señor Bustamante conocimientos académicos o experticia en ninguna de las áreas de trabajo de los órganos interamericanos”, se lee en la acción de cumplimiento.

(Lea aquí: Gobierno reconoce que Everth Bustamante sí viajó a Cuba pero sin autorización para hablar con Eln).

En esa misma línea, en el recurso se explica que aunque entre 2014 y 2018 —cuando fue congresista— hizo parte de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, “no tuvo una actuación notable y sólo realizó un debate en el área relativo a la situación de los niños y niñas en la Guajira (…) Ha tenido una carrera política de la que no se deducen los requisitos establecidos por la Convención Americana para cumplir con las labores que exige ser integrante de la Comisión Interamericana”, señalan los demandantes.

Adicionalmente, en la acción de cumplimiento se cita el artículo 34 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en la que se señala que los miembros de la CIDH “deberán ser personas de alta autoridad moral y reconocida versación en materia de derechos humanos”, resaltando que, por esto, no es un nombramiento político, sino que responde a otros requisitos.

“Dada la trayectoria política del señor Everth Bustamante García, se evidencia que el ciudadano en mención no cumple con los requisitos que establece la Convención Americana para que pueda ser candidato a Comisionado; en particular, no se desprende de su trayectoria que tenga los conocimientos, ni experiencia ni independencia necesarias para asumir la protección de derechos humanos en el continente”, sentencia la petición presentada para frenar la postulación de Bustamante a la CIDH.

El gobierno defendió la propuesta de que Bustamante sea parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, a través de un derecho de petición citado en la misma acción de cumplimiento: “El 26 de marzo de 2019, la Cancillería de Colombia contestó la petición presentada por las organizaciones firmantes indicando que era una facultad discrecional del presidente de la República (…)  En su respuesta, el señor canciller indicó que la “experticia” del señor Bustamante se daba por su trayectoria en el sector público”.

A principios de este año, Bustamante por un viaje a Cuba en el que habría hablado con el Eln. El alto comisionado para la paz, Miguel Ceballos, dijo que el exsenador tiene derecho de viajar a la isla bajo su propio riesgo y como ciudadano corriente, pero aclaró que si adelantó diálogos privados con la guerrilla, Bustamante tuvo que abstenerse de comentar asuntos de paz en representación del Ejecutivo.