Para qué demandar, cuando puede conciliar

Del 2001 al 2012 los colombianos realizaron 758.896 solicitudes de conciliación, de las cuales, el 38% terminó en acuerdos con plena validez legal.

Karen* trató por todos los medios de negociar con el papá de su hijo. Lo llamó, lo gritó, hasta le lloró pidiéndole que la ayudara con los gastos del niño. Pero él no entendió razones. Estaba decidida a entablar una demanda por alimentos, cuando una amiga le habló de la figura de la conciliación. Lo que le explicó es que la conciliación tenía el mismo alcance de un proceso judicial, pero que era más económica, rápida y efectiva, y no conllevaba el desgaste emocional de una demanda; incluso, le dijo que cuando las personas conciliaban lograban mejorar sus relaciones interpersonales.

Karen siguió el consejo de su amiga. El acuerdo de conciliación se logró en dos audiencias, en las cuales Karen se sentó con el papá de su hijo y con un tercero neutral, llamado conciliador, quien los escuchó y les ayudó a llegar a un acuerdo que resultara favorable para ambas partes. Adicionalmente, lograron resolver la unión marital de hecho que habían constituido tres años atrás.

La conciliación es un mecanismo alternativo de solución de conflictos (MASC) creado en la Constitución de 1991. Luego, las Leyes 23 de 1991 y 446 de 1998 definieron estos mecanismos como una estrategia para descongestionar despachos judiciales y promover la eficiencia y el acceso a la justicia. Desde entonces, el Ministerio de Justicia y del Derecho ha regulado la creación de centros de conciliación y de casas de justicia que han promovido el uso de los MASC.

Si bien el mecanismo de la conciliación está siendo cada vez más usado, todavía muchos colombianos no lo conocen. Por esta razón, con el aval del Ministerio de Justicia y del Derecho y el apoyo de la empresa privada, la Fundación Liborio Mejía, inició una campaña llamada "Somos MASC para la Paz", que busca sensibilizar a los colombianos sobre el uso de la conciliación como mecanismo principal de resolución de controversias. El Director del Centro de Conciliación, Oscar Marín Martínez expresa que "la campaña se basa en la idea de que la única forma de lograr un estado de paz sostenible en Colombia es aprendiendo a conciliar. Las personas, las comunidades y las familias deben adquirir la capacidad de resolver sus conflictos, de dialogar, escuchar y respetar; aspectos básicos que como sociedad hemos ido perdiendo por tantos años de conflicto armado. Es muy importante que los colombianos comprendamos que conciliar es mucho más fácil que demandar, por cuanto es un mecanismo efectivo, económico y de fácil acceso. Obviamente también es mucho mejor que el uso de cualquier mecanismo que implique violencia".

Las Estadísticas del Programa Nacional de Conciliación reportan que del 2001 al 2012 los colombianos realizaron 758.896 solicitudes de conciliación, de las cuales, el 38% terminó en acuerdos de conciliación que tienen los mismos efectos de una sentencia judicial. De las 69,257 solicitudes presentadas en el 2012, el 28% estuvieron relacionadas con asuntos de responsabilidad extracontractual, el 20% con contratos, el 15% con obligaciones alimentarias, el 5% con declaraciones de unión marital de hecho, disolución y liquidación, y el 2% con problemas de bienes.

Desde el 2008, el Centro de Conciliación de la Fundación Liborio Mejía ha atendido más de 500 solicitudes de conciliación en las ciudades de Barranquilla, Sincelejo y Valledupar. Y a diferencia de los procesos judiciales, que pueden demorar un promedio de 5 años, en la mayoría de los procesos de conciliación se llega a un acuerdo en un tiempo que no supera los 3 meses.

La conciliación puede ser judicial si se cumple como un requisito de procedibilidad, o extrajudicial si se da antes o por fuera de un proceso judicial. También puede ser en derecho, cuando es llevada a cabo por abogados conciliadores dentro de un centro de conciliación, o en equidad, cuando es realizada por líderes comunitarios formados como conciliadores en equidad.

Para fomentar el uso de la conciliación, el próximo 14 de marzo, el Centro de Conciliación la Fundación Liborio Mejía realizará una jornada gratuita de conciliación en las ciudades de Barranquilla, Valledupar y Sincelejo, que busca atender a las poblaciones que carecen de recursos económicos para acceder a este servicio. Los interesados deben diligenciar su solicitud a más tardar el 25 de febrero en la Carrera 59 # 64-102 de Barranquilla o accediendo al link http://fundacionlm.org/jornada-de-conciliacion-gratuita/.

La jornada está orientada a atender especialmente a personas en situación de desplazamiento, madres comunitarias, discapacitados, padres o madres cabeza de familia, personas pertenecientes al Sisbén, adultos mayores y minorías étnicas. El abogado Marín Martínez afirma que "esta es una extraordinaria oportunidad para que las poblaciones más vulnerables accedan a servicios de excelente calidad, y de esta manera puedan resolver todo tipo de asuntos conciliables en materia civil, familia, comercial, penal y policivo".

*El nombre ha sido cambiado por solicitud de la persona.

*Directora, Fundación Liborio Mejía, Barranquilla, Colombia
www.fundacionlm.org