“Es deplorable e inaudito que la Contraloría no tenga dónde funcionar”

Así lo manifestó el controlador Edgardo Maya, quien afirmó que quedarse en el lugar donde despacha actualmente le generaría procesos penales.

Archivo El Espectador

El contralor Edgardo Maya habló acerca de la polémica sede de la Contraloría en el centro comercial Gran Estación, la cual según el funcionario, deberá entregar para evitar posibles sanciones, pues por el caso de la excontralora Sandra Morelli, es una sede que está siendo investigada por la Fiscalía.

Maya aseguró en diálogo con Caracol Radio que quedarse en la sede le sería imposible, ya que podría generarle procesos penales consecuencia de la prórroga de un contrato que la Fiscalía está investigando, por lo que solicita un mes y medio para entregar el lugar.

Que nos permitan 30 ó 45 días, esto no es un apartamento (…) es una especie de sanción, lo que se convierte en un sobrepeso en el canon de arrendamiento”, explicó el funcionario, agregando que les acarrearía “el tema de cargar con los inmuebles, desmontar las paredes, los escritorios y los equipos que se encuentran instalados en el lugar”.

El contralor habría pedido una prórroga del contrato de arrendamiento para quedarse en la sede, pero los dueños del edificio no se la concedieron por lo que ‘no le quedó más remedio que demandar e irse’.

“No nos quedó más remedio que demandar el contrato, hay una clausula comprobatoria por las razones que se ponen a la demanda que nos permiten ocupar el bien pagando (…) no compartíamos las condiciones del contrato, envié una carta al Fiscal General”.

Como consecuencia al desalojo, la Contraloría y todos los procesos de responsabilidad fiscal que adelantaba el ente de control quedarían suspendidos, a lo que el Gobierno decidió proponer una posible solución, trasladarla a la antigua sede de Estupefacientes.

El ministro de la Presidencia, Néstor Humberto Martínez, dijo que la alternativa fue propuesta luego de que el controlador reportara la falta de arreglo con la empresa Proyectos y Desarrollos Uno S.A. directamente al presidente Juan Manuel Santos, lo cual según el ministro, “coloca en una situación realmente critica el funcionamiento de la Contraloría a partir del 1 de enero de 2015”.

Martínez explicó que el lugar fue propuesto tomando en cuenta “las necesidades de la Contraloría desde el punto de vista de su ubicación”, agregando que otras locaciones fueron puestas como alternativa a través del Ministerio de Justicia y algunas otras entidades del Estado luego de un inventario inicial de sedes que se pusieron en conocimiento del contralor Maya, “con la idea de que pueda resolver este impase con carácter temporal, mientras se puede solventar la situación de manera definitiva”.

El ministro afirmó que aunque varios inmuebles de la extinta Dirección Nacional de Estupefacientes no cuentan con capacidad suficiente para la Contraloría, edificios como el de la Calle 53 con Carrera 13, que se tenía previsto para el Ministerio de Justicia, podría funcionar temporalmente mientras se define el futuro de la ubicación de la Contraloría.