Reincorporación y reconciliación, los dos temas claves a un año del acuerdo de paz con las Farc

hace 4 horas

Desarticulada red de tráfico de heroína

Fueron capturadas 11 personas, entre ellas, dos ciudadanos venezolanos.

Dando cumplimiento a la estrategia contra el narcotráfico avalada por la política de Seguridad y Convivencia Ciudadana “Corazón Verde-Plus” de la Policía Nacional; se logró desvertebrar una red de carácter transnacional dedicada al tráfico de clorhidrato de cocaína y heroína.

La operación “Estructural División” se concretó tras dos años de investigaciones lideradas por la Dirección de Antinarcóticos en coordinación con la UNAIM de la Fiscalía General de la Nación y la Agencia Antidrogas de Estados Unidos, DEA.

De igual forma, los positivos resultados de esta operación que permitieron la captura de 11 personas nacen del intercambio de información a través de los tratados suscritos entre los países que luchan mancomunadamente contra el flagelo del narcotráfico.

Entre los capturados se encuentra Noel Torrado Guerrero, cabecilla de esta red criminal y quien se encargaba de financiar la adquisición del opiáceo y el alcaloide. Y dos ciudadanos venezolanos, identificados como: José Gregorio Hernández Hernández y José Antonio Sandoval Galvis, quienes se encargaban del transporte hacia Venezuela de la droga.

Las capturas se hicieron efectivas en: Cúcuta, Los Patios, Ragonvalia, Ocaña y Abrego en Norte de Santander y las ciudades de Barranquilla Y Popayán. La judicialización se desarrollo en Cúcuta donde fueron sindicados de los delitos de: concierto para delinquir, tráfico, porte y fabricación de estupefacientes.

Modus Operandi:

Este grupo de narcotraficantes delinquía de manera independiente comprando en cantidades, que no excedían los 10 kilos clorhidrato de cocaína, heroína y marihuana a proveedores ubicados en los departamentos de Nariño y Cauca.

La droga, era enviada vía terrestre hacia el departamento de Norte de Santander utilizando el transporte interdepartamental. Ya en Cúcuta, las sustancias ilícitas eran camufladas en implementos para aseo personal o maletas doble fondo, además de la utilización de “correos humanos” (ingeridos, adheridos o introducidos).

Finalmente, los estupefacientes eran transportados hacia Venezuela bajo las modalidades mencionadas, y de allí, enviadas a Centro América.