Desarticulan cúpula de La Oficina en Medellín y Cartagena

Las autoridades capturaron a Sebastián Murillo Echeverri, señalado por las autoridades de ser el sucesor de Alonso Mira Pérez, alias Fredy Colas. Otros líderes de la organización, señalados de realizar todo tipo de acciones delictivas, también fueron detenidos.

En estas operaciones se incautaron tres pistolas, municiones, estupefacientes y dinero en efectivo. Archivo particular.

La Policía Nacional, en coordinación con la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en ingles) y la Fiscalía General, desarticuló la cúpula de la organización ilegal La Oficina, que delinque en el área metropolitana del Valle de Aburrá y la Costa Atlántica. Las operaciones se realizaron, en las últimas horas, en Medellín y Cartagena.

La operación, liderada por la Dijín, permitió capturar en la capital de Antioquia a Sebastián Murillo Echeverri, conocido como Lindo o Lindolfo, señalado como el presunto líder de la organización dedicada, según las autoridades, al narcotráfico, la extorsión y los homicidios selectivos.

Lindo, reconocido como empresario y ubicado por los uniformados en su lujoso apartamento, sería, de acuerdo con las investigaciones, el sucesor de Fredy Alonso Mira Pérez, alias Fredy Colas, quien se entregó a la justicia en abril de 2015 y quien purga una condena en un centro penitenciario en Estados Unidos. Este hombre, de 32 años, al parecer, hacía parte de la organización desde hace tres años.

“Parte del accionar delictivo bajo su mando consistía en cobrar deudas superiores a los $1.000 millones, producto de actividades ilícitas a favor de terceros y a cambio de buena parte del dinero. Lo lograban mediante amenazas y actos violentos como homicidios”, explicó la Policía.

Igualmente, a través de organizaciones delincuenciales integradas al narcotráfico (Odin), explicó la institución, obligaban a sus víctimas a firmar documentos de traspaso de propiedades para cubrir el pago de deudas. Asimismo, en la capital de Bolívar, fue capturado el socio de Murillo Echeverri, identificado como Martín Fernando Tamayo Cano, o Martín, exjefe de la Odin Caicedo que delinque en las comunas ocho, nueve y 10 de Medellín.

Los investigadores establecieron que, actualmente, Martín era el encargado de diseñar y expandir los enlaces criminales de La Oficina en la Costa Atlántica y de buscar alianzas con el Clan del Golfo. La Policía, igualmente, reporta la captura de otras cinco personas en Medellín, entre ellas, el hermano y hombre de confianza de Murillo Echeverri: Cristian Duque Echeverri, conocido como Fantasma.

“Las informaciones recogidas indican que, al parecer, se encargaba de traficar armas y de tratar de darle apariencia de legalidad a los dineros ilegales obtenidos por el líder de la organización, entre otras actividades ilícitas”, agregó la institución, en rueda de prensa presidida por el director, general Jorge Nieto.

La Policía también capturó a John Jairo Vélez Londoño, Orejas, hombre de confianza de Martín y señalado como el actual jefe de la Odin Caicedo; Diego Alberto Zapata Martínez, Mexicano, hombre de confianza de Sebastián Murillo, enlace con las Odin y encargado de coordinar y efectuar múltiples actividades delictivas; y Alexánder Tobón Grajales, conocido como Viejito o Alex, quien, utilizando supuestamente una fachada de taxista, se encargaba de cometer acciones delictivas, hacer seguimientos a víctimas y de transportar armas e integrantes de La Oficina.

Así mismo, según la Policía, fue puesto a disposición de la Fiscalía a Barney Felipe Mesa López, quien tenía supuestas funciones de distribuir droga en las comunas ocho, nueve y 10 de la capital antioqueña. “Los siete capturados en la operación contra esta agrupación mafiosa, producto de investigaciones y seguimientos adelantados durante dos años y cinco meses, responden ante la justicia por los delitos de tráfico, fabricación y porte de armas de fuego, extorsión, homicidio agravado y concierto para delinquir agravado”, sostuvo Nieto.

En estas operaciones, denominada Operación Zeus, se incautaron tres pistolas, municiones, estupefacientes y dinero en efectivo.