Desmantelan cristalizadero con capacidad para producir 400 kilos de coca al mes

En el marco de una ofensiva contra el Eln en Norte de Santander, el Ejército logró desmantelar un laboratorio dedicado a la producción de coca, así como la detención de un cabecilla de la organización subversiva.

Mientras custodiaba un cristalizadero que producía mensualmente más de 400 kilos de coca, uniformados del Ejército dieron de baja a un guerrillero del Eln en el marco de enfrentamientos con la subversión en el departamento de Norte de Santander.

El hecho se presentó en el sector conocido como ‘El Bojoso’, en zona rural del municipio de Sardinata, donde las autoridades sostuvieron combates con miembros del frente Juan Fernando Porras Martínez de la guerrilla del Eln.

De acuerdo con el Ejército, la zona donde funcionaba el cristalizadero fue identificada por los uniformados gracias a las labores de inteligencia militar y tras coordinar una operación en el sector, fueron recibidos por cerca de 20 guerrilleros que custodiaban la edificación.

“Los bandidos al notar la proximidad de las tropas sobre el sector y con el objetivo de proteger la estructura donde procesaban pasta base de coca, se enfrentaron a las tropas”, explicó el Ejército, que logró neutralizar a uno de los guerrilleros en cuyo poder fueron hallados una subametralladora, 60 cartuchos, proveedores y equipos de comunicación.

Según las autoridades, en el cristalizadero fueron encontrados insumos líquidos y sólidos para producir la droga, entre ellos 220 galones de hoja de coca picada, 100 kilos de soda caustica, 55 galones de gasolina y 50 kilos de permanganato de sodio.

Se estima que la estructura tenía capacidad para producir cerca de 100 kilos semanales de clorhidrato de cocaína, generando dividendos por más de 1.000 millones de pesos al mes.

En desarrollo de operaciones militares paralelas, el Ejército reportó la captura en flagrancia de alias ‘Aguilar’, en el casco urbano de Cúcuta. De acuerdo con el Ejército, ‘Aguilar’ figuraba como tercer cabecilla del frente Efraín Pabón Pabón del Eln y contaba con una orden de captura por los delitos de rebelión, concierto para delinquir y extorsión.

“El subversivo tenía como zona de influencia criminal las áreas urbanas y rurales de los municipios de Saravena (Arauca), Chitaga y Toledo en Norte de Santander, además es reconocido dentro de la estructura criminal como explosivista coordinando diferentes atentados contra el oleoducto Caño Limón-Coveñas”, precisó el Ejército.