Destituyen a 4 militares por permitir masacre de paramilitares en San José de Apartadó

En la acción fueron asesinados cuatro adultos e igual número de menor de edad de 21 meses, 5, 11 y 15 años.

La Procuraduría General de la destituyó e inhabilitó por 20 años a cuatro militares por omitir sus funciones al permitir que grupos paramilitares ejecuraran una masacre en en las veredas La Resbalosa y Mulatos, en jurisdicción del municipio de San José de Apartadó, Antioquia.

En la acción los miembros del Ejército de las AUC perpetraron el homicidio de cuatro personas adultas y cuatro menores de edad en hechos registrados el 21 de febrero de 2005 en dichas zonas en las que existía una fuerte presencia de grupos armados ilegales.

Según la decisión judicial los miembros del Ejército permitieron que miembros de las AUC perpetraran el homicidio de estas ocho personas que se encontraban protegidas por las normas del Derecho Internacional Humanitario.

Según la exhumación los cuerpos fueron exhumados los cuerpos estaban mutilados, descuartizados y se encontraban en una fosa común ubicada en la vereda La Resbalosa y los otros tres cuerpos fueron hallados a la intemperie en el sitio conocido como Mulatos.

Para el Ministerio Público la conducta de homicidio en personas protegidas fue permitida por los uniformados del Ejército Nacional incumpliendo su obligación de “enfrentar las agresiones individuales o colectivas contra los derechos constitucionales de las personas y, de manera general, contra los Derechos Humanos”. 

Los afectados con la determinación disciplinaria son el capitán Guillermo Gordillo Sánchez, comandante de la compañía Bolívar del Batallón de Infantería No. 47, el subteniente Alejandro Jaramillo Giraldo, Compañía Bolívar del mismo Batallón; subteniente Jorge Humberto Milanés Vega, de la compañía Anzoátegui del Batallón; y el capitán Oscar Gerardo Omaña García, comandante de la compañía Alacrán del Batallón de Contraguerrilas No. 33.