Detalles de la balacera en el norte de Bogotá

Un hurto en un apartamento generó la cinematográfica persecución registrada en la tarde el pasado martes.

@PoliciaBogota

Ante un juez de control de garantías la Fiscalía General solicitó que se legalice la captura de John Jairo Barbosa Prieto, Darío Rolando Amaya y Luis Eduardo León Orozco quien en la tarde del pasado martes protagonizaron una balacera con agentes de la Policía después de cometer un hurto en un apartamento. (Ver video Así fue el tiroteo en Bogotá).

En la diligencia judicial, la delegada del ente investigador señaló que a las 3 de la tarde fue abordado en un centro comercial ubicado en la 170 con autopista Luis Alfonso Leal, quien cobraba un cheque. En ese momento le señalaron que "su patrón", Carlos Alberto Soto tenía orden de captura y le pudieron que lo llevara a donde estaba.

El hombre que le dijo eso se identificó como un agente de la Sijín, quien tras ponerle un arma en su espalda lo trasladó hasta el parqueadero donde se encontraba la camioneta blindada. "Le manifestó que no fuera a hacer nada porque conocían a su familia e incluso le pusieron de presente una fotografía".

Posteriormente llegó otro hombre que lo obligó a su subir a la camioneta. En el camino recogieron a otro hombre, pocos minutos después llegaron al conjunto Alameda en la calle 134 con 8, para entrar al mismo lo golpearon para que sacara la tarjeta que les daba acceso al parqueadero.

Tras llegar al apartamento, Leal se soltó y le gritó a su jefe lo que estaba pasando, sin embargo fue interceptado y golpeado. "Le rompieron cuatro dientes y lo dejaron inconsciente".

Posteriormente los tres hombres armados amarraron a Soto, su compañera sentimental y la empleada del servicio. Tras amenazarlos con armas de fuego les exigen que les entreguen las joyas y el dinero que tenían en la residencia.

Tras recolectar el botín salieron de la casa con rumbo al parqueadero, al notar que habían salido del edifico la compañera sentimental del empresario se zafó y le dio el aviso al celador del edificio quien posteriormente llamó a la policía.

Pocos segundos después llegó una moto de la policía para interceptar su paso. Al darse cuenta de esto los tres hombres se subieron a la camioneta blindada y rompieron la puerta, llevándose consigo la motocicleta.

El uniformado le dio aviso a sus compañeros quienes iniciaron la persecución del vehículo. Sus tres ocupantes los atacaron con armas de fuego en el camino, hasta que en la 153 con 9 un bus del Sitp les cerró el paso y fueron capturados.

En el operativo fueron incautadas armas de fuego, una tableta electrónica, dinero en efectivo, moneda extranjera y la joyas que habían sido hurtadas. Para la fiscalía, los tres sujetos pusieron en riesgo a la comunidad puesto que dispararon a mansalva pese a que en ese momento existían un flujo vehicular intenso en la zona y muchas personas caminaban por el sector.