Detalles de la acusación contra dos investigados por la masacre de Llano Verde

Noticias destacadas de Judicial

La Fiscalía llamó a juicio por homicidio agravado y fabricación, porte y tráfico de armas de fuego a Yefferson Marcial Angulo y Juan Carlos Lozada, quienes habrían participado en la masacre de cinco jóvenes en el barrio Llano Verde de Cali, en el Distrito de Aguablanca.

“Fueron perseguidos, encerrados, sometidos y asesinados con arma de fuego”. Así describió la Fiscalía los últimos momentos de cinco jóvenes asesinados en la finca Las Flores del barrio Llano Verde de Cali, el pasado 11 de agosto al mediodía. El hecho generó gran consternación por la crudeza de sus detalles, pues las víctimas mortales perdieron la vida a manos de tres hombres que, presuntamente, los habrían acribillado con tiros de gracia e, incluso, habrían actuado con sevicia al cortar el cuello de uno de los menores de edad.

En contexto: Masacre en Cali: cuatro muertos por tiros de gracia y otro habría sido degollado.

Las imágenes del levantamiento de los cuerpos son desgarradoras. Los cinco jóvenes quedaron apilados en medio de un cañaduzal, donde la Fiscalía asegura se encontraban comiendo caña de azúcar. Lo último que supieron sus familiares fue que habían ido a volar cometa y que habían salido una hora y media antes del crudo suceso, como lo determinaron las pesquisas del ente investigador. Por estos hechos, fueron llamados a juicio Yefferson Marcial Angulo y Juan Carlos Lozada.

Jefferson Marcial Angulo es un operario de máquinas que trabajaba en cercanías del cañaduzal, en compañía de Juan Carlos Lozada, un vigilante del sector. Ambos fueron capturados el 28 de agosto de 2020. “En 16 días, el equipo investigativo logró esclarecer los hechos que vinculan a tres hombres, encargados de la seguridad del sector. Las labores adelantadas dan cuenta de que las víctimas acudían al lugar con frecuencia a cazar o a comer caña”, explicó el fiscal general Francisco Barbosa en su momento.

Lea también: Masacre en Llano Verde: Fiscalía captura a dos vigilantes del sector.

Para el juicio, la Fiscalía cuenta con el acta de inspeccion del lugar donde se cometió la masacre, que hace parte del oprimido Distrito de Aguablanca en el oriente de Cali; las actas de inspección de los cadáveres, las necropsias, varios informes de investigadores de campo, las interceptaciones de las comunicaciones de los investigados, las entrevistas a posibles testigos, las declaraciones juradas de los propios detenidos y los reportes balísticos. El documento de la acusación fue conocido por El Espectador.

De acuerdo con las labores investigativas, Lozada y Marcial Angulo se habían percatado de la presencia de los jóvenes y, en circunstancias que aún no han sido esclarecidas, habrían participado de la masacre. Por estos hechos, la Fiscalía los acusó ante un juez penal del circuito especializado de Cali, por los delitos de homicidio agravado en concurso homogéneo y fabricación, porte o tenencia de armas de fuego, con el agravante de la coparticipación criminal. Pero no habrían actuado solos: quien accionó el gatillo, según la Fiscalía, fue Gabriel Alberto Bejarano, alias El Mono.

Del Mono se sabe que fue enviado a la cárcel preventivamente el pasado 16 de enero como presunto autor material del crimen. Es decir, sobre sus hombros caería la responsabilidad de haber utilizado el arma -al parecer un revolver calibre 38- que apagó las vidas de los cinco jóvenes. El Mono, de 34 años, espera acusación por los mismos delitos de Lozada y Marcial Angulo y, además, dentro de su historial tiene un proceso por fuga de presos y gozaba del beneficio de detención domiciliaria en el momento de la masacre.

Le puede interesar: A la cárcel alias El Mono, tercer implicado en la masacre de Llano Verde en Cali.

Así describió la Fiscalía las supuestas maniobras criminales de los hombres investigados por aquel mediodía en Llano Verde: “Mediaron acuerdo previo en el que se asignaron roles, se distribuyeron tareas, se hicieron aportes esenciales que ejecutaron y consumaron”. Contra Juan Carlos Lozada la Fiscalía tiene un cuaderno con actas de inspección al lugar de la masacre, informes de investigación de campo, interceptación de comunicaciones e interrogatorios a testigos y a los mismos investigados.

Así mismo, contra Yefferson Marcial Angulo se tiene una carga probatoria de 45 elementos, por su presunta responsabilidad en una de 91 masacres que se registraron en Colombia durante 2020, de acuerdo con registros del Instituto para el Desarrollo y la Paz (Indepaz). Las víctimas, quienes estaban entres los 13 y 16 años, son: Luis Fernando Montaño, Jean Paul Perlaza, Léyder Cárdenas, Álvaro Caicedo y Jaír Andrés Cortés, jóvenes por los cuales la comunidad caleña marchó exigiendo justicia.

Comparte en redes: