La detención de Santiago Uribe V.

El presidente Juan Manuel Santos salió a decir que le pedía a la Fiscalía “abrir las puertas a una veeduría internacional como observadores del mismo proceso”.

El pasado lunes 29 de febrero fue capturado en Medellín el ganadero Santiago Uribe Vélez. Por ser el hermano del expresidente Álvaro Uribe Vélez, su detención produjo una oleada de críticas del partido de la oposición que lidera el exmandatario –y hoy senador–, el Centro Democrático, cuyas cabezas más visibles (Paloma Valencia y José Obdulio Gaviria) han expresado una y otra vez que se trata de una persecución al uribismo. Fue tanta la polémica que generó la decisión, que el presidente Juan Manuel Santos salió a decir que le pedía a la Fiscalía “abrir las puertas a una veeduría internacional como observadores del mismo proceso”.

La Fiscalía, por su parte, actúa con el convencimiento de que tiene un caso sólido en sus manos. En el documento de 277 páginas en que sustentó la decisión contra Santiago Uribe, revelado por este diario hace unos días, se lee que los delitos por los que está siendo investigado Santiago Uribe Vélez, que son concierto para delinquir y homicidio agravado, derivan de las acciones del grupo paramilitar los 12 Apóstoles, el cual, sostiene la Fiscalía, ejecutó un “plan de exterminio” en contra de sectores marginales de la población civil, como delincuentes, drogadictos o supuestos auxiliadores de la guerrilla. Es decir, que los 12 Apóstoles cometieron crímenes de lesa humanidad.

Ese grupo paramilitar actuó en el norte de Antioquia en los años 90, zona en la que la familia Uribe Vélez tenía una finca llamada La Carolina. Testigos como Eunicio Pineda, un hombre que asegura haber trabajado para el dueño de la finca vecina a La Carolina, Elkin Vásquez, declaró ante la Fiscalía que Santiago Uribe, Elkin Vásquez, comerciantes de la región y miembros de la Fuerza Pública, habían orquestado la creación de los 12 Apóstoles. El mayor (r) Juan Carlos Meneses, quien se posesionó como comandante de Yarumal en 1994, también ha declarado que Santiago Uribe y que él mismo hicieron parte de los 12 Apóstoles.

El documento de la Fiscalía deja ver que en la década de los 90 ese organismo tuvo abundante evidencia para desmantelar a los 12 Apóstoles y, sin embargo, no lo hizo. En el caso de Santiago Uribe, a finales de los 90 la Fiscalía empezó a indagar, pero al final profirió una resolución inhibitoria: ni seguía ni archivaba. “Llevan 20 años investigándolo y esto es una clara denegación de justicia”, ha manifestado Jaime Granados, abogado de Santiago Uribe Vélez. La defensa del ganadero insiste en que Eunicio Pineda es un paciente de esquizofrenia de dudosa credibilidad y que al mayor (r) Juan Carlos Meneses los narcotraficantes Comba le ofrecieron $500 millones por enlodar a Santiago Uribe. 

últimas noticias