¿Diálogo entre las Farc y Ordóñez?

Además de referirse a la posibilidad de un diálogo con los líderes del grupo armado ilegal, el jefe del Ministerio Público se refirió, igualmente, a otros espinosos temas como los falsos positivos.

El procurador Ordóñez señaló en su carta la intención de establecer una comunicación directa con las Farc. / Archivo
Gran controversia generó la publicación, el pasado martes, de una carta enviada por el procurador Alejandro Ordóñez a la delegación de las Farc en Cuba. Entre otras, porque en el documento el funcionario da a entender su deseo de entablar un diálogo epistolar con los representantes de ese grupo armado ilegal y de realizar un debate, con la participación de las Farc, sobre justicia transicional.

Sin embargo, de la carta hay varios apartes que pasaron de agache, pero que muestran un impensado apoyo al proceso de paz por parte de Ordóñez. Pero, sobre todo, a la desmovilización de las Farc. Por encima de los señalamientos, hay en la carta dirigida al jefe negociador Luciano Marín, alias Iván Márquez, varios apartes que llaman la atención.

Primero, el procurador les dice a las Farc que dejen de entender la posibilidad de ser enviados a la cárcel como una venganza por parte del Estado o como una “imposición, degradación, humillación o simple castigo. En el marco de un proceso de paz debe ser asumida y reconocida por la sociedad como una demostración de la genuina voluntad de reconciliación y de dignificación de las víctimas, incluso del victimario”.

Un tema que ha generado encontrones no sólo entre el Gobierno y las Farc, sino entre Ordóñez y el fiscal Eduardo Montealegre, que ayer volvió a referirse a la posibilidad de penas alternativas para los guerrilleros. Por otro lado, el procurador se muestra de acuerdo con las Farc en la realización de un debate público sobre el sistema de justicia transicional para quienes se desmovilicen.

Tanto las Farc como el procurador se han mostrado en contra del Marco Jurídico para la Paz, la fórmula creada por el Gobierno como base para un posible sistema de justicia transicional. Las Farc han dicho que el Marco no los convence. Ordóñez, por su parte, solicitó en su momento que algunos apartes de este acto legislativo fueran declarados inconstitucionales. En otro aparte el procurador hace unas declaraciones que parecen un guiño a la desmovilización de las Farc. “La Procuraduría reitera que cumplió con su función frente a las garantías de los miembros de las Farc que decidan abandonar la violencia y entregar las armas para reincorporarse a la vida civil”.

Las Farc se han mostrado preocupadas ante la posibilidad de que, tras desmovilizarse, se produzca un baño de sangre en su contra, como ocurrió con la Unión Patriótica. De hecho, en la misiva, Ordóñez dijo que coincide con las Farc en que se debe conocer la verdad sobre la matanza de los miembros de la UP.

“Ese crimen atroz, comparable con el cometido por las Farc contra el movimiento Esperanza, Paz y Libertad, en Urabá, no debe quedar en la impunidad”. Esto en referencia a la matanza, por parte de las Farc, de desmovilizados del Epl en Urabá, que llevó a que muchos desmovilizados terminaran integrando filas paramilitares.

El jefe del Ministerio Público sostiene, además, que se debe saber qué sucedió “con los mal llamados falsos positivos. ¿Quiénes los perpetraron? ¿Cuál es la responsabilidad del ministro de Defensa de la época y de los altos funcionarios civiles del Ministerio de Defensa? ¿Conocían lo que sucedía y no hicieron nada hasta que estalló el escándalo? No hay que tenerle miedo a la verdad”. Declaraciones que se produjeron 24 horas antes de que Human Rights Watch publicara su informe sobre ejecuciones extrajudiciales.

Por último, Ordóñez se refiere al Pacto por la Paz que ha venido promoviendo y al que se han adherido miembros del Centro Democrático y de la Unidad Nacional. El procurador les dice vehemente que “el acuerdo final debe convocar a la concordia nacional, no a un nuevo conflicto. ¡Ustedes lo saben! Se necesita un Pacto para la Paz que garantice que lo que se firme se cumpla”.

Falta ver qué dicen las Farc ante este inusitado apoyo del procurador a su posible desmovilización y si habrá carta de respuesta en este diálogo epistolar entre opuestos, muy opuestos.