Diego Cadena habría aportado un audio editado y la Corte Suprema se dio cuenta

Noticias destacadas de Judicial

El abogado, al parecer, le presentó al alto tribunal una versión editada de una comprometedora conversación con la esposa del testigo estrella contra Uribe, el exparamilitar Juan Guillermo Monsalve. La Corte pidió investigarlo por ocultamiento, alteración o destrucción de material probatorio. La defensa de Cadena dice que el audio no está editado.

El abogado Diego Cadena, exdefensor del senador Álvaro Uribe, ya está vinculado a una investigación penal por fraude procesal y soborno. Sin embargo, se le podría venir otro proceso encima, pues la Corte Suprema de Justicia ahora pide investigarlo por ocultamiento, alteración o destrucción de material probatorio, a raíz de un asunto hasta ahora desconocido: Cadena, al parecer, allegó a la Corte una grabación manipulada de una reunión que él tuvo con la esposa de Juan Guillermo Monsalve, un testigo que ha incriminado a Álvaro Uribe. Y en una interceptación telefónica quedó en evidencia que Cadena le contó a Uribe que mandaría a editar el audio con especialistas. (En contexto: Las pruebas contra Uribe son “claras, inequívocas y concluyentes”: Corte Suprema)

Así lo explica la Corte Suprema en la decisión de imponerle casa por cárcel al senador Uribe Vélez mientras lo investiga por una posible manipulación de testigos. El documento, conocido en su integridad por El Espectador, tiene 1.554 páginas y ordena más de ocho investigaciones nuevas por posibles irregularidades en los testimonios y en las acciones de personas cercanas al expresidente. Entre otras cosas, la Sala de Instrucción de la Corte pide investigar a Cadena por “la aducción de prueba con contenido falso”. Y es que el alto tribunal pudo detectar que una grabación con la que el abogado pretendía demostrar que actuaba correctamente, en realidad fue editada. La defensa del abogado Cadena dice que la Corte se equivocó.

Se trata de una reunión que Cadena sostuvo el 5 de abril de 2018 con Deyanira Gómez, pareja de Monsalve, el hijo de un antiguo mayordomo de la hacienda Guacharacas (que fue propiedad de la familia Uribe) que por años ha señalado que Uribe estuvo involucrado en la creación del Bloque Metro de las autodefensas. Gómez le dijo que se encontraran para entregarle una carta del puño y letra de Monsalve en la que este se retractaba de los señalamientos contra Uribe. La cita se dio en un Dunkin’ Donuts de Bogotá. Cadena le contó después a Uribe que empezó a ver “cosas raras” y que sus escoltas le dijeron que unos extraños estaban filmando la reunión, ante lo cual, según le dijo al expresidente, él mismo comenzó a grabar la conversación.

Deyanira Gómez, en efecto, grabó el encuentro y lo allegó a la Corte. Pero su versión de la conversación no coincide con la que allegó Cadena. La versión del abogado es más corta y menos comprometedora con respecto a él. Cadena le contó a Uribe de su encuentro con la esposa de Monsalve ese mismo día y le dijo: “Me tomé el atrevimiento y grabé la reunión con la señora, le voy a hacer llegar el audio, por si eso se presta para malentendidos ahí tengo la pruebita, ¿oyó?”. Días después, el expresidente y el abogado siguieron hablando sobre el encuentro con la esposa de Monsalve, que al parecer no salió nada bien porque la mujer siempre se opuso a que su pareja se retractara.

(Le puede interesar: “Uribe no le pidió a nadie que sobornara a ningún testigo”, dice abogado del senador)

La Corte Suprema, con las dos pruebas en su poder, se dispuso a compararlas y encontró que la diferencia es innegable. Tanto, que el audio que presentó Cadena apenas tiene 19 minutos, cuando la reunión duró más de 40 minutos. “El cambio en las palabras o la supresión de estas sugiere la manipulación de la evidencia, mucho más cuando falta casi que la mitad de la reunión que sostuvo (Cadena) con Deyanira Gómez”, aseguró la Corte Suprema en la decisión. El alto tribunal, incluso, puso como ejemplo de las presuntas irregularidades el comienzo de cada una de las dos grabaciones, para dejar en evidencia la alteración. A continuación, ese ejemplo:

(Vea: El proceso paralelo del hermano de Álvaro Uribe por paramilitarismo en Antioquia)

Pero, ¿por qué Cadena querría modificar el audio de su reunión con la esposa de Monsalve? Según la Corte Suprema, cuando la prueba en su integridad muestra que el propósito de la reunión fue bien distinto y así se lo anunció desde mucho antes Gómez a Diego Cadena”. Y, de hecho, el propio Cadena le dijo a Uribe que enviaría a editar el audio, según la Corte.

El 26 de mayo de 2018, más de un mes después de la reunión, el abogado llamó a Uribe y le dijo: “Tengo un audio en la entrevista con la esposa de Monsalve donde todo es muy puntual, muy claro, yo lo hice editar de una oficina especializada en estos temas”, según consta en interceptaciones telefónicas en poder de la Corte. Al día siguiente, Cadena le volvió a contar a Uribe que hizo “editar” la grabación de su reunión con Deyanira Gómez y le dijo que la radicaría en la Corte: “O ante la Fiscalía, sí señor, voy a presentarles el audio editado, mañana o pasado mañana hago eso”. El senador le respondió: “¿Qué quiere decir editado?”. Cadena corrigió y dijo: “Perdón, transcrito, discúlpeme”.

(Le recomendamos: Nueve lecturas para entender el caso contra el senador Álvaro Uribe)

Para el alto tribunal, esa no fue una mera confusión de palabras y por eso ordena una investigación. Y es que en la versión que Cadena entregó no solo se pretende hacer ver que la esposa de Monsalve le estaba pidiendo prebendas, sino que faltan detalles importantes. Por ejemplo, que fue Enrique Pardo Hasche, compañero de celda de Monsalve, quien “contactó a una persona que trabaja con el senador Uribe Vélez, de nombre Vicky Jaramillo, quien le dijo que Juan Monsalve quiere retractarse”. El tema no es menor, pues la Corte, a raíz de otras posibles inconsistencias, ordenó investigar a Pardo Hasche y a Jaramillo. Esta última, según un testigo, trabajaba entonces con el senador Uribe. La oficina de prensa del senador Uribe aclaró que Jaramillo nunca ha trabajado con el expresidente.

Al testificar en la Corte, la propia Deyanira Gómez señaló que ella y su esposo Juan Guillermo Monsalve llegaron a “la claridad de que lo que ellos (Cadena y su gente) quieren es utilizar a Juan como medio para buscar que el proceso del doctor Uribe no continúe”. Dijo que, en una conversación con Cadena, él insistió en conseguir la carta de retractación de Monsalve para mostrar “que Juan Monsalve era un falso testigo que se había arrepentido y que ese arrepentimiento se lo había expresado en un carta a la Corte Suprema de Justicia y que el doctor Uribe de querido nos iba a colaborar para que Juan hiciera todo ese arrepentimiento público”. Pero el anhelado arrepentimiento de Monsalve nunca llegó.

El defensor de Diego Cadena, el también abogado Iván Cancino, le dijo a El Espectador que consideran que la Corte se equivocó y que tienen cómo demostrarlo. “La Corte Suprema de Justicia no tiene la razón. El audio no está editado. Diego Cadena llega a la reunión, se da cuenta que hay un movimiento raro, algo pasaba. Él en ese momento pensaba que no era gente vinculada con la ley, sino personas que le podían hacer daño, pero era evidente que Deyanira Gómez no estaba sola en la cafetería. Cadena se fue al baño, prendió su teléfono para grabar, comenzó a grabar y la grabación paró cuando le entró una llamada. Nosotros tenemos cómo probar técnicamente eso, así que este es otro punto en el que se equivoca la honorable Corte Suprema. Le pediremos a la Fiscalía que investigue en la mayor brevedad a Diego y sirva también para demostrar en este punto que la Corte se equivocó en la valoración de la prueba”, aseguró Cancino.

Nota de la editora: Inicialmente este artículo decía que Vicky Jaramillo, persona a quien al parecer contactó Pardo Hasche para manifestarle supuestas intenciones de Monsalve de retractarse, trabajaba en la Unidad de Trabajo Legislativo (UTL) del senador Uribe Vélez. Lo que la Corte dice en el documento es que Pardo Hasche “contactó a una persona que trabaja con el senador Uribe Vélez, de nombre Vicky Jaramillo”, más no indica que la mujer trabajara en la UTL del expresidente.

Comparte en redes: