Dilian Francisca Toro se entregó a los agentes del CTI

Según la determinación de la Corte Suprema la congresista no gozará de detención domiciliaría

La senadora Dilian Francisca Toro se entregó en la tarde de este martes a los agentes del CTI de la Fiscalía, después de que la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia la cobijara con medida de aseguramiento por el proceso que se le adelanta por su presunta responsabilidad en el delito de lavado de activos.

Según la decisión del alto tribunal, la expresidente del Congreso no recibirá el beneficio de la detención domiciliariam, sino que cumplira con la medida preventiva en un lugar de reclusión.

En las próximas horas la senadora vallecaucana será trasladada al búnker de la Fiscalía en el occidente de Bogotá, a la espera de que el Inpec decida a qué centro de reclusión la traslada.  Así fue la entrega de la senadora Toro.

En la providencia, la Corte Suprema compulsó copias a la Fiscalía para que, por los mismos hechos y en la misma averiguación del señor Julio Cesar Caicedo, esposo de la congresista de quien se había compulsado copias el pasado 4 de julio, se indague la conducta de: Fabio Cesar Giraldo Rincón, Martha Piedad Marulanda García, Hans Barney Salazar, José Fernando Martínez Henao y José Serafín Bolaños Cantillo.

En la mañana de este martes, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia dictó medida de aseguramiento preventiva en contra de la senadora Dilian Francisca Toro en la investigación que se le adelanta por su presunta responsabilidad en el delito de lavado de activos.

Según la decisión de la Corte, después de la revisión de documentos y testimonios es altamente probable que unos bienes ubicados en el Valle del Cauca fueron comprados al extraditado narcotraficante Víctor Patiño Fómeque.

En este sentido se señaló que las explicaciones presentadas por la senadora del partido de la U y su esposo no han sido satisfactorias sobre el origen de la procedencia de su patrimonio.

Igualmente el alto tribunal le restó validez a la carta enviada por el extraditado narcotraficante en la que aseguraba que no conocia a la expresidenta del Congreso y a su esposo.

La Sala Penal ha establecido que Toro, como socia de la Agropecuaria La Ceiba Verde compró la hacienda la Milagrosa en 2005, pese a que pertenecía a hombres que fungieron como cabecillas del cartel de Cali, principalmente a Phanor Arzabaleta y Víctor Patiño Fómeque.

Bajo la misma sospecha de ilicitud recae la adquisición de predios como el Barcilar y San Miguel, que engrosaron el patrimonio de la familia de la senadora tiempo después, pese a que pertenecieron a personas que están siendo investigadas por narcotráfico.

La Corte busca determinar si el excapo del cartel del Cali, Víctor Julio Patiño Fómeque habría buscado a la congresista para “lavar” más de 5 mil millones de pesos derivados de actividades relacionadas con el tráfico de drogas por medio de diferentes inversiones en finca raíz en el departamento del Valle del Cauca.

En las investigaciones adelantadas hasta el momento se infiere que al comparar los ingresos de la parlamentaria con sus transferencias y adquisiciones, se encontró que invirtió dicha suma de dinero en la compra de tres fincas, cuya compra no estuvo “justificada” lo que originó serias dudas sobre su procedencia.

Ante esto, el alto tribunal busca establecer si bienes fueron adquiridos por la legisladora, tras recibir dineros del capo en el año 2000 con el fin de darle una apariencia de origen legal.

Dilian Francisca Toro enfrenta otra investigación preliminar porque supuestamente ejerció tráfico de influencias para que allegados suyos fueran depositarios de bienes incautados a la mafia por la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE).

En los próximos días la Sala Penal tendrá que deberá determinar si dicta resolución de acusación y llama a juicio a la congresista del Partido de la U.