¿Por discrepancias con las Farc?

Una posible discusión por contratación y temas electorales sería el móvil del rapto. Guerrilleros del Eln y las Farc, unidos en el crimen.

Casi 24 horas después de la liberación de la niña Nohora Valentina Muñoz, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, aseguró que no tiene duda de que las Farc participaron en el plagio, al tiempo que advirtió que continuarán con las investigaciones “hasta esclarecer todo lo que sucedió alrededor del secuestro”.

“Las comunicaciones de los guerrilleros e informaciones técnicas y humanas nos dan la certeza de que las Farc participaron en este hecho”, dijo Pinzón, quien informó que expertos en antisecuestro llegaron hasta un presunto cambuche entre Fortul y Tame, en Arauca, donde hallaron evidencia de que la niña permaneció allí varios días en cautiverio.

Pinzón exhibió un video con imágenes del cambuche donde, entre otros elementos, había abandonados un par de zapatos para niña.

Pero mientras la Fiscalía adelanta la investigación, el vicepresidente Angelino Garzón encendía la polémica al exigirle al Comité Internacional de la Cruz Roja que revele de quiénes recibieron la niña, olvidando quizá que en su misión humanitaria ese organismo debe guardar neutralidad frente a los actores del conflicto armado.

Peor aún, desoyendo la afirmación del mindefensa y la confirmación del general Jaime Reyes, comandante de la Brigada 18 del Ejército, quien dijo que “la niña estaba secuestrada por el décimo frente de las Farc” y que fue entregada al CIRC por guerrilleros del frente 38.

Miembros de inteligencia militar dicen tener información que pondría fin a las especulaciones. Por un lado, afirman que el rapto fue una alianza entre las Farc y el Eln. Por el otro, que posiblemente el secuestro fue por discrepancias entre el alcalde y la guerrilla.

Para la inteligencia militar, que coordinó las labores en Arauca, el secuestro fue ejecutado por dos guerrilleros conocidos como Róbinson y El Indio Gonzalo, miembros del décimo frente de las Farc, grupo que hace poco selló la paz con el frente Domingo Laín del Eln. Ambos se encargaron de ubicar a subversivos de frentes de Putumayo y Meta para ejecutar el secuestro. La idea fue llevar gente desconocida a la zona.

Sobre los móviles del secuestro, los detectives tienen información que tiende un manto de dudas sobre el alcalde de Fortul, Jorge Muñoz, padre de Nohora Valentina. Las versiones apuntan a una discusión de Muñoz con voceros de grupos guerrilleros.

De acuerdo con las autoridades consultadas por El Espectador, la primera versión sobre los móviles del secuestro de la niña estaría relacionada con una discrepancia del mandatario con las Farc y el Eln.

El tema central de la discusión entre el mandatario y los insurgentes, dicen, sería la participación de los grupos insurgentes en la contratación del municipio y el tema electoral. A esta versión se suma otra que ha cobrado fuerza: una supuesta relación cercana de uno de los parientes de la familia Muñoz Gutiérrez con jefes del frente Domingo Laín del Eln. Como evidencia de esta posible hipótesis se cuenta con algunas interceptaciones telefónicas.

Sin embargo, se trata de establecer si existían denuncias por parte del alcalde Muñoz por posibles amenazas o intimidaciones de la guerrilla, para avanzar en la investigación. Por ahora, el proceso para aclarar las razones del secuestro apenas comienza.