“Dora Gálvez no fue víctima de abuso sexual ni ningún tipo de ataque”: Medicina Legal

El director de la entidad, Carlos Valdés, indicó que la hipótesis de que la señora de 44 años que supuestamente había sufrido un brutal ataque en Buga a principios de noviembre no tenía validez. Agregó que murió por un aneurisma, es decir, que su muerte fue natural.

Medicina Legal determinó que Dora Lilia Gálvez no fue asesinada ni víctima de abuso sexual. / Archivo Particular

Luego de que varios medios de comunicación, incluido este diario, escribieran artículos sobre la indignación que había generado el supuesto ataque sexual contra Dora Lilia Gálvez en Buga, el pasado 7 de noviembre, el Instituto de Medicina Legal le dio un giro de 180 grados a la historia: indicó que su muerte fue natural y que no se encontró signo alguno de violencia sexual ni ningún tipo de trauma. Es decir, que la hipótesis que hablaba de que su muerte había sido por culpa de un brutal ataque en el que la drogaron, quemaron, violaron y empalaron, no era real.

“Medicina Legal aclara los resultados de la necropsia de Dora Lilia Gálvez de 44 años y la causa de la muerte responde a un aneurisma. Se determinó como una causa de muerte natural. Esto aclara las situaciones que se presentaron inicialmente, cuando a partir de un diagnóstico clínico se indicó que había sido ultrajada sexualmente y que tenía signos de violencia. Se aclara que la muerte correspondió a una ruptura de una arteria cerebral”, dijo Carlos Valdés, director de Medicina Legal.

Los resultados de la necropsia permitieron evidenciar que Dora Lilia Gálvez no sufrió ningún tipo de abuso sexual o fue golpeada brutalmente hasta causarle la muerte, como se creía en un principio tras la información que dio a conocer el hospital de Buga en el que fue atendida de urgencia. “Inicialmente el diagnóstico pro el servicio de urgencias indicaba eso, pero en ningún momento fue un diagnóstico forense. Fue una impresión del servicio de urgencia de la clínica”, agregó Valdés.

“En el cuerpo no se encontró evidencia que pudiera estar asociado a ello”, precisó el director de Medicina Legal, quien además sostuvo que en los 23 días en los que se mantuvo en observación a Dora Gálvez el mismo centro de salud evidenció que su situación crítica se debía a un aneurisma, luego de hacerle tomografías y cinco cirugías. A pesar de que el mismo día de su muerte, el 30 de noviembre, se dejó claro que había fallecido por el sangrado en su cerebro, aún se sostenía la hipótesis de que un violador anónimo la había asesinado. Las autoridades ya habían empezado a buscar a su supuesto agresor.

“El aneurisma se da porque significa una debilidad de las paredes de la arteria. Se rompe la arteria por un aumento de la presión y eso genera una hemorragia intracraneal, que aumenta la presión y desemboca en unas serie de sintomatologías por las que fue llevada la señora al hospital y que fue tratada en la unidad de cuidados intensivos”, concluyó Valdés.