Lo dijo a través de un comunicado

Ejército contribuirá en investigación de red de “chuzadas” ilegales

La institución, a través de un comunicado de prensa, rechazó este tipo de conductas que involucran a tres oficiales retirados. “Cualquier irregularidad que sea de su conocimiento será informada oportunamente a las autoridades disciplinarias y penales”, dijo el Ejército.

Las cuatro personas serán investigadas por seis delitos .Archivo.

Luego de la captura de tres oficiales retirados y de una civil que presuntamente obtuvieron ilegalmente información reservada, el Ejército Nacional manifestó que ayudará con la investigación de la Fiscalía para esclarecer este caso. “Cualquier irregularidad que sea de su conocimiento será informada oportunamente a las autoridades disciplinarias y penales competentes, y se tomarán las medidas administrativas a que haya lugar para corregir cualquier situación irregular”, se lee en el comunicado de prensa.

Los oficiales capturados son el teniente coronel Carlos Andrés Pérez Cardona, retirado el 21 de marzo de 2017; el mayor Luis Mesías Quiroga Cubillos, retirado el 3 de octubre del 2016; y el teniente coronel Jorge Humberto Salinas Muñoz, retirado por voluntad propia en 2014. Asimismo, el Ejército expresó su rechazo de estos actos ilegales por parte de cualquier uniformado de la institución “así tenga condición de retirado”. (En contexto: Capturan a oficiales en retiro involucrados en ‘chuzadas’ ilegales)

María Alicia Pinzón Montenegro, exfuncionaria del Ministerio de Tecnología de la Información y las Comunicaciones, también fue capturada. La Fiscalía explicó que ella era la supuesta hacker contratada para el robo de información. Las cuatro personas serán investigadas por los delitos de concierto para delinquir agravado, utilización ilícita de redes de comunicaciones agravada, acceso abusivo a un sistema informático agravado, violación de datos personales agravados, uso de software malicioso agravado y daño informático agravado.

Las investigaciones establecieron que los capturados utilizaban como fachada dos empresas de seguridad en la ciudad de Cali (Valle del Cauca). El ente investigador precisó que “el centro de operaciones criminales estaba en Ipiales, desde donde se habría acopiado información de inteligencia sobre movimientos, ubicación y operaciones de objetivos militares, políticos y sus familiares, y otras personalidades nacionales e internacionales". (Le sigerimos: Julián Martínez, tras la pista de las “ChuzaDAS”)

Igualmente, las autoridades detallaron que "el portafolio ilegal de servicios era ofrecido a entidades del Estado y particulares". De otra parte, en Bogotá fueron allanadas las instalaciones de la empresa A&G Seguridad, al parecer de propiedad del general en retiro de la Policía, Humberto Guatibonza Carreño. La Fiscalía aclaró que busca "elementos que permitirían corroborar su presunta relación con la empresa de seguridad registrada en Cali, de acuerdo con pruebas técnicas recaudadas en los últimos meses".

Guatibonza Carreño, quien por años fue director del Grupo Antisecuestro y Antiextorsión del Gaula, le manifestó al diario El Tiempo que no es el propietario de la organización ilegal señalada y que estará "presto a dar las explicaciones que sean requeridas en el marco de la investigación".Durante el operativo se presentaron varios allanamientos en los que fueron incautados vías USB, torres de cómputo y otros elementos. (Lea también: El informante de las “chuzadas”)