Ejército tendrá que pedir perdón por la masacre de Cajamarca

Se confirmó la condena de 40 años en contra de tres militares que participaron en la matanza de tres campesinos, dos niños y un bebé.

La Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá le ordenó al Ministerio de Justicia, Fuerzas Militares y Ejército Nacional Ejército que realice un acto público en el que se pida perdón a las víctimas de la masacre de Cajamarca ocurrida el 10 de abril de 2004.

Según la sentencia el acto se debe realizar en un acto público en la población Cajamarca, Tolima, “pidiendo perdón a la comunidad por los hechos ejecutados por miembros de esa Fuerza Pública, que implicaron una grave transgresión al Derecho Internacional Humanitario y los Derechos Humanos”.

Como uno de los hechos más relevantes, se confirma la condena de 40 años contra el mayor (r) Juan Carlos Rodríguez Agudelo, el cabo segundo Wilson Casallas Suescún y al soldado profesional Albeiro Pérez Duque por los delitos de homicidio en persona protegida, concierto para delinquir, secuestro extorsivo, hurto, falsedad ideológica, fraude procesal, cohecho y falso testimonio.

Aclara la trascendental decisión que Ricardo Espejo y Marco Antonio Rodríguez “no pueden ser catalogados como guerrilleros, pues las pruebas demuestran que eran campesinos”.

En la sentencia se solicita que se compulsen copias a la Unidad de Justicia y Paz en contra de paramilitares que rindieron declaración  en este proceso para que se investiguen por falso testimonio.

Este fallo tendrá que publicarse en la página oficina del Mnisterio de Defensa y del Ejército Nacional "como un ejemplo de lo que no debe hacer la Fuerza Pública".