El 22 de mayo la Fiscalía acusará a Emilio Tapia por lavado de activos

Por este proceso el contratista, vinculado con el carrusel de la contratación, se encuentra cobijado con medida de aseguramiento en centro carcelario.

El próximo 22 de mayo ante un juzgado especializado de Bogotá la Fiscalía General acusará formalmente al contratista Emilio Tapia Aldana en el proceso que se le adelanta por los delitos de lavado de activos y enriquecimiento ilícito. El empresario se encuentra privado de su libertad en la cárcel de máxima seguridad de Cómbita (Boyacá).

Pese a que la audiencia estaba programada para este miércoles, esta se tuvo que aplazar por la solicitud de los abogados de los procesados. El escrito de acusación fue radicado después que el juzgado negara el preacuerdo firmado entre la Fiscalía General y el contratista al considerar que no se habían tenido en cuenta a las víctimas del carrusel.

Según la Fiscalía, pese a tener un preacuerdo firmado, Tapia Aldana habría continuado adelantando actividades ilícitas mediante empresas fachadas y testaferros utilizando el dinero del que se apropió de manera ilegal en las irregularidades que rodearon la entrega de contratos viales en la capital de la república.

Por estos hechos se anularon las negociaciones que se tenían con el contratista que consistían en la colaboración con la justicia en los procesos por el carrusel de la contratación, la acotación de cuatro cargos por estos cejos de corrupción administrativa y el pago de 13 años de detención domiciliaria.

El pasado martes una jueza de conocimiento condenó a 3 años de prisión a Tapia por su responsabilidad en el delito de concierto para delinquir en el proceso que se le adelanta por el carrusel. La Fiscalía General apeló esta decisión.