El 60% de la minería de oro a cielo abierto es ilegal en Colombia

Esa es una de las conclusiones de un estudio realizado por Naciones Unidas y los ministerios de Justicia, de Minas y de Ambiente.

Una investigación hecha por la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (Unodc) y el Gobierno señala que el 60% de la minería de oro de aluvión (a cielo abierto) que se hace en Colombia no se hace bajo la normatividad vigente, mientras que el resto todavía no cuenta con licencias ambientales, está en proceso de legalización o se están haciendo los contratos. Sólo el 2%  cumplen todos los requisitos. Esta práctica en la mayoría de los casos, señala el estudio, financia y fortalece al crimen organizado.

De acuerdo con las cifras de 2014, que fueron las tenidas en cuenta para la investigación, en Colombia hay 78.939 hectáreas en 17 de los 32 departamentos donde se realiza minería de oro a cielo abierto. Las zonas que más han sido afectados son Antioquia y Chocó, donde se encuentran el 79% de estas áreas de explotación. El municipio de Nechí (Antioquia) es el que presenta una mayor proporción de área afectada, con 6.232 hectáreas, que es a su vez el 8% del territorio nacional afectado.

La investigación resalta con preocupación la explotación de oro a cielo abierto en zonas especiales. Los consejos de comunidades negras, donde se acumula el  46% de esta problemática, son los más afectados por dicho método extractivo, especialmente en las comunidades de los embera katío situadas en Chocó y Antioquia.

Uno de los efectos más graves para el Chocó fue la pérdida del 77% bosque natural, vegetación secundaria y otros tipo de bosques, debido a las actividades de explotación de oro de aluvión fue el Chocó. La cuenca del Atrato, la cual pasa por este departamento del Pacífico, también está afectada por este tipo de minería. El 51% del total del área con minería de aluvión se concentra en las subcuencas de los ríos Quito y el Bajo Nechí, sobre el Pacífico.

Otra de las zonas afectadas por este tipo de minería fueron los parques nacionales naturales. En total, fueron 47 las hectáreas perjudicadas por la minería de aluvión en parques como Puinawai, Paramillo, Katíos, Munchique y Selva de Florencia. A 20  kilómetros o menos de ellos, territorio que se considera como de influencia de dichos parques, hay 787 hectáreas afectadas.

El estudio también demostró la relación entre la explotación de oro de a cielo abierto y los cultivos de coca. El documento señala que en Caquetá, Nariño y Putumayo, más del 80% de los lugares donde se practica este tipo de minería se localizan en territorios donde hay presencia de cultivos ilícitos. En Bolívar se da este tipo de explotación minera en el 45 % de las áreas cultivadas con coca y en zonas de Chocó, Valle y Antioquia este porcentaje varía entre 30% y el 35%.

Para finalizar, el documento señala que para el Gobierno de Colombia y Unodc este informe ayudará a robustecer las entidades ambientales, de control, fiscalización y gestión territorial. “La información es útil para la focalización y priorización de la política pública y ofrece un marco de investigación para clarificar las relaciones de esta modalidad de explotación mineral con las actividades ilegales y criminales” concluye el estudio.

Temas relacionados