En vivo: ¿Cómo responder al aumento del desplazamiento interno en Colombia?

hace 47 mins

'El 75% de las víctimas de hurto no denuncian'

Francisco Lloreda, manifestó que se mejoró la percepción de seguridad en 20 ciudades del país y se redujo el número de víctimas de hurtos, extorsiones y riñas callejeras.

Francisco José Lloreda, alto consejero para la Seguridad y Convivencia Ciudadana.  / Nelson Sierra - El Espectador
Francisco José Lloreda, alto consejero para la Seguridad y Convivencia Ciudadana. / Nelson Sierra - El Espectador

El DANE y la Alta Consejería para la Seguridad y Convivencia Ciudadana presentaron los resultados de la segunda encuesta de victimización y percepción de seguridad que se aplicó en 20 ciudades del país. A pesar de que hay resultados optimistas, aún existe preocupación porque el 75% de las víctimas de los delitos encuestados —hurto , riñas callejeras y extorsión— no denuncian a sus agresores.

El alto consejero para la Convivencia y Seguridad Ciudadana, Francisco José Lloreda, en entrevista con El Espectador, agregó que los registros de la Policía, así indiquen que hay un descenso en la criminalidad, no significa que la seguridad haya mejorado.

Antes de meternos con las encuesta, ¿Es necesario un ministerio de Seguridad Pública?

La decisión de crear un ministerio para la Seguridad Pública está en estudio. Si es oportuna o no la creación de uno nuevo, se sabrá después de la valoración que realice el Gobierno.

¿Las encuestas de victimización están enfocadas a determinar la pertinencia o no del ministerio?

Son dos cosas distintas. El Gobierno quiere saber qué está pasando en materia de seguridad. No nos interesa mentirnos. Es necesario desenmascarar la criminalidad que está oculta, es decir, la que no está consignada en los registros de Policía. La reciente encuesta indica que el 75% de las víctimas de los delitos encuestados no denunciaron. Por eso se determinó que todos los años se harán encuestas de victimización para complementar los registros oficiales.

¿Cuáles son las principales avances en términos de victimización y percepción de seguridad?

Refleja que esas ciudades son más seguras hoy que hace dos años porque el número de víctimas pasó del 20% al 18%, es decir 330.000 personas menos. El otro resultado es que 1.100.000 personas más se sienten seguras en relación con el año pasado.

¿Y la falta de denuncia?

La encuesta determinó algo que todos sabemos pero era necesario reflejar: El porcentaje de personas que denuncian. Sólo el 24.4% de las víctimas acudieron a las autoridades. Es una cifra bajísima que no sólo preocupa sino que ha llevado a estudiar como facilitar e incentivar la denuncia. Si los indicadores de Policía muestran un descenso en la criminalidad, lo que eso significa no es que estemos mejorando en seguridad sino que la gente denuncia menos.

¿Cuál es la explicación para que una ciudad como Pasto tenga un mayor índice de inseguridad que Bogotá, Cali y Medellín?

En 13 de las 20 ciudades disminuyeron el porcentaje de personas víctimas de delitos. Vamos a entrar a analizar, junto con la Policía, Ministerio de Defensa, Planeación Nacional y otras entidades, que está sucediendo para que se dé el incremento. Tenemos que revisar como se están implementando los planes de seguridad y convivencia; si ciudades que ya han tenido un incremento en pie de fuerza por qué no tienen una menor criminalidad. Sin embargo, hay ciudades donde la victimización bajó pero incrementó la percepción e inseguridad, como Valledupar.

¿El aumento en la criminalidad en las ciudades puede estar relacionado con la presencia de bandas criminales?

Depende del crimen. Hay que diferenciar que en delitos como el hurto y las riñas callejeras, la incidencia de estas bandas no es tan pronunciada. En otros delitos como la extorsión y microtráfico sí hay estructuras más robustas como las bacrim.

¿Cómo se va a analizar el tema en las regiones?

El Gobierno priorizó hace más de dos años las 20 ciudades que más registraban índices de criminalidad —el 55% de los principales delitos— a partir de datos de la Policía. En las encuestas están 15 de ellas. A raíz de la primera encuesta registramos que habían ciudades que tenían graves cifras de inseguridad y no teníamos identificadas, como pasó con Pasto porque los indicadores de policía señalaban que la criminalidad era baja pero lo que sucedía era que no denunciaban. En enero vamos a hacer la tercera encuesta se ampliará el número a 28 ciudades. Cuatro capitales como Quibdó (Chocó), y cuatro ciudades pequeñas como Palmira y Buenaventura (Valle), Soledad (Atlántico) y Soacha (Cundinamarca). El principal perjudicado, si tapamos el sol con las manos, es el Estado. Es mejor tener la información así no nos guste.

¿En qué está centrada la estrategia de seguridad y convivencia ciudadana?

Hay cuatro delitos que reclaman especial atención: hurto de celulares, homicidio, microtráfico y extorsión. Esta encuesta nos ratifica que el robo de celulares requiere especial atención y que la extorsión no es un fenómeno urbano sino más rural, porque sólo se registraron 0,7% víctimas en las 20 ciudades. A pesar de que no evaluamos las otras dos conductas se están realizando grandes esfuerzos para combatirlas, como por ejemplo, la baja en la tasa de homicidios en el país.

La segunda encuesta de victimización y percepción de seguridad concluyó que el mayor problema es la falta de denuncia ante las autoridades competentes
Cifras que además de esperanza, preocupan.

Las cifras reflejan que tres millones de personas, de los 15 millones de colombianos que viven en las 20 ciudades encuestadas, han sido víctimas de hurto, extorsión y riñas callejeras. El 75% de estos ciudadanos no denuncian los hechos. 

La encuesta de victimización que en conjunto realizaron el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) y la Alta Consejería para la Convivencia y Seguridad Ciudadana, arrojó cifras que visibilizan el trabajo que se ha venido realizando en las 20 ciudades que priorizó el Gobierno hace más de dos años por representar los mayores índices de criminalización. De las 172 mil personas las encuestadas –que representan a los 15.6 millones de habitantes mayores de 15 años de los municipios participantes–, el 18,5% dijo ser víctima de hurtos, extorsiones y riñas personales, lo que representa 3.130.000 habitantes.

El alto consejero para la Convivencia y Seguridad Ciudadana, Francisco Lloreda, señaló que es importante la reducción de victimización que se ha presentado en 13 de las 20 ciudades encuestadas. Además, indicó que esto impacta directamente sobre la percepción de seguridad que, igualmente, tuvo un aumento positivo.  Sin embargo, Lloreda manifestó que no comprendía por qué en ciudades como Valledupar, donde había disminuido la victimización en Valledupar en más de un 20%, la percepción de inseguridad había aumentado.

Dentro de la victimización también se pudo evidenciar que Pasto continúa siendo la ciudad con el mayor índice de víctimas y de percepción de Seguridad. Sobrepasa con creces a ciudades como Bogotá, Cali y Medellín. La explicación que el Gobierno ha dado a este fenómeno es que existe un alto porcentaje de criminalidad que continúa oculta y no aparece en los registros de la Policía. Por esta razón, Lloreda puntualizó que pesa a que las autoridades dicen que en sus cifras a disminuido la criminalidad, eso no implica que se haya dado una mejoría a la seguridad.

Una de las mayores preocupaciones del Gobierno es de los más de tres millones de víctimas, el 75% de ellas no denunciaron los crímenes ante las autoridades competentes.  Esta cifra indica que 2.347.500 de ciudadanos se abstuvieron de acudir a la Policía o Fiscalía y según Lloreda, esto se debe generalmente a que las personas desconfían de estas entidades. Agregó que esta situación también se presenta porque las personas prefieren evitar la cantidad de trámites que se requiere para presentar una denuncia o que preferían no hacer nada ya que no recuperarían los objetos que les hurtaron.

EL alto consejero es enfático al decir que aún no se pueden hablar de los alcances de esta segunda encuesta de victimización ya que no se ha hecho la evaluación pertinente con la Policía, la fiscalía,  el ministerio del Interior y el ministerio de Defensa. La estrategia del Gobierno es seguir utilizando estas herramientas para medir la realizad del crimen en Colombia y de esta manera lograr implementar acciones que reduzcan los índices. Apenas es el segundo año de implementación de la encuesta pero que a futuro será la hoja de ruta para combatir la inseguridad en el país.

[email protected]

@santsmartinez

Temas relacionados