El apoyo que nunca llegó a la Plaza de Soacha el día que mataron a Galán

Pese a que el comandante de Policía de Soacha solicitó la presencia de la unidad contraguerrilla de Cundinamarca, a última hora fue enviada a un operativo al municipio de Mesitas del Colegio.

El cabo segundo (r) de la Policía Mario Rueda León aseguró que en una oportunidad escuchó que el entonces mayor Luis Felipe Montilla le había solicitado a sus superiores que le autorizarán el apoyo de la unidad contraguerrilla de Cundinamarca para el evento que estaba programado para la noche del 18 de agosto de 1989 en la plaza del municipio de Soacha en el que iba a participar el precandidato presidencial Luis Carlos Galán Sarmiento.

Sin embargo en esa reunión un teniente de apellido Calvache le llamó la atención al capitán frente a dicha petición. "El ‘huevón’ ese de Montilla se ganó una vaceada porque pidió apoyo para la manifestación en Soacha" escuchó el testigo en uno de los pasillos de las instalaciones de la Sijín en Cundinamarca. El asunto estuvo así por muchos años hasta que el suboficial en retiro rindió indagatoria ante la Fiscalía General el 24 de octubre de 2011 recordando lo que en esa ocasión le comentaron.

Debido a la magnitud del evento y la gran cantidad de personas que iban a asistir se podía presentar una alteración del orden público, hecho por el cual era necesaria contar con la presencia de la unidad contraguerrilla del departamento que contaba con la experiencia para controlar y manejar ese tipo de situaciones. Sin embargo a última hora este grupo fue enviado a un operativo contra “una olla” en el municipio de Mesitas del Colegio.

Sin embargo, luego se conoció que el operativo en contra del narcotráfico había sido un fracaso puesto que eran “ollas viajas” y tuvieron que esperar la mayor parte del tiempo para que llegara un juez con el fin de legalizar los elementos que habían sido incautados. Los 40 o 50 hombres que conformaban dicha Unidad se quedaron en dicha zona la noche del 18 de agosto de 1989. “Desconozco quién dio la orden de trasladarse hasta allá”.

Ante la preguntas de la delegada de la Fiscalía General el testigo aseguró que igualmente escuchó que en la noche del asesinato de Galán Sarmiento un grupo de oficiales se reunieron en una de las oficinas de la comandancia para tomar whisky. El hecho no tenía nada de extraño puesto que “tomaban todos los días” si no fuera por el hecho que uno de ellos manifestó en el brindis “"por fin cayó". Sin embargo, hasta el día de hoy no sabe con certeza a quien se estaban refirieron.

El testigo aseguró que nunca dijo nada al respecto de eso en ese momento puesto que para la época hablar o denunciar ese tipo de cosas no era nada fácil en la Institución. "Para preservar la vida había que callar muchas cosas”, aseguró el cabo segundo en retiro durante su declaración bajo la gravedad de juramento durante el juicio que se adelanta contra el coronel (r) de la Policía Manuel Antonio González y el capitán (r) Luis Felipe Montilla por su presunta participación en los hechos que rodearon el crimen de Luis Carlos Galán Sarmiento.

¿Amenazas?

El testigo relató que después de su declaración en la Fiscalía General, “la cual fue publicada en los medios de comunicación pese a que me dijeron que iba a ser reservada”, se presentaron una serie de visitas de “personas extrañas” al edificio donde vive. Sin embargo, debido a la inexperiencia del personal de vigilancia no se pudo hacer el registro o seguimiento de esas personas que preguntaban por él de manera insistente.

Igualmente en otra oportunidad fue abordado en la calle por un “señor oficial” cuando salía del hospital luego de sufrir un paro cardiaco. “Me preguntó que si había echado al agua a mi general (Argemiro) Serna Arias. Que quien me había inducido a eso”. Ante esto él le aseguró que lo único que había hecho era rendir una declaración en el marco de la investigación que se adelantaba.

En la audiencia el exjefe de información de la Sijín de la Policía de Cundinamarca aseguró que de manera extraña ninguno de los oficiales se dirigió al municipio de Soacha después de conocer la noticia del crimen de Galán.

Temas relacionados