El Centro Democrático acude a la CIDH

La bancada del Centro Democrático no ha parado de señalar que la Fiscalía está adelantando una persecución política en su contra desde hace más de un año.

Óscar Iván Zuluaga pidió medidas cautelares ante la CIDH. / Archivo

Ayer el presidente de este partido, Óscar Iván Zuluaga, presentó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) una solicitud de medidas cautelares porque, según él, el fiscal general, Eduardo Montealegre –quien está a dos semanas de dejar el cargo– estaría enfilando baterías para ordenar su captura por el proceso que existe en su contra en el caso del hacker Andrés Sepúlveda y el supuesto plan para infiltrar el proceso de paz.

“Fuentes nos informan que pueden venirse estas medidas, porque la Fiscalía quiere seguir su cuadro persistente de persecución política contra los miembros de la oposición”, dijo el abogado Víctor Mosquera, defensor de Óscar Iván Zuluaga. La solicitud presentada ante la Comisión Interamericana está soportada en unas supuestas pruebas que tiene el Centro Democrático, en las que se demostraría que existe un plan entre Fiscalía y el Gobierno para perseguir y judicializar a la oposición. El expresidente Uribe estuvo la semana pasada en Washington radicando documentos con los que también se demostraría la persecución política de la que están siendo víctimas él, su familia y su partido político.

La semana pasada fue arrestado su hermano Santiago Uribe por supuestos vínculos con el grupo paramilitar los 12 Apóstoles. Para el Centro Democrático, se trataba de una clara muestra de que la Fiscalía estaba politizando la justicia y de una estrategia de intimidación contra el uribismo por su oposición a los acuerdos de paz en La Habana.

El próximo miércoles 9 de marzo, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Santiago Uribe también buscará protección internacional por la supuesta persecución política

Los señalamientos del Centro Democrático fueron rechazados por el congresista liberal Horacio Serpa, quien advirtió: “Si los uribistas quieren pelear, estoy a la orden. Como sea y donde sea. Al son que me toquen, bailo”. Serpa agregó que el expresidente Uribe y los congresistas del Centro Democrático no pueden desconocer la independencia de la justicia y no deben buscar a quién echarle la culpa por la decisión de capturar a Santiago Uribe.