En La Guajira

El Cerrejón, por ahora, no podrá desviar el arroyo Bruno para buscar carbón

La Sala Plena de la Corte Constitucional determinó que el proyecto de la empresa podría atentar contra varios derechos fundamentales: el agua, la seguridad alimentaria y la salud.

Este es el río Ranchería, el principal afluente de La Guajira y donde desemboca el arroyo Bruno. Archivo particular.

La Corte Constitucional tomó la decisión de suspender cualquier tarea que tenga como propósito el desvío del arroyo Bruno, en La Guajira. ¿La razón? porque el proyecto de la empresa El Cerrejón de expandir su mina de carbón puede atentar contra varios derechos fundamentales: el agua, la seguridad alimentaria y la salud. (Le podría interesar: Indígenas wayúu se oponen a la desviación del arroyo Bruno)

La iniciativa de la compañía pretendía cambiar el recorrido del arroyo a lo largo de 3.6 kilómetros y moverlo 700 metros al norte, más cerca de la carretera principal. Así, se podrían expandir los límites actuales de la mina en 170 hectáreas. Debajo de aquella agua hay un buen trozo de carbón: 35 millones de toneladas que ayudarían a mantener su producción

Las comunidades de La Horqueta, La Gran Parada y Paradero, habían presentado una tutela contra esa obra al manifestar que, de avalar el proyecto, se afectaría no solo uno de los ecosistemas más escasos del territorio, el bosque tropical seco, sino que también se podrían generar afectaciones para la conservación del recurso hídrico y biótico, ocasionando la desaparición del cuerpo de agua y, en consecuencia, amenazar la existencia de todas las comunidades que dependen del arroyo

En agosto de este año, la Sala Plena suspendió cualquier tarea mientras estudiaba la tutela. El auto, por medio del cual la Corte ordenó la suspensión temporal, decía que, si bien no se trata de un prejuzgamiento del caso, era necesario decretar una interrupción a la obra de El Cerrejón mientras se aclaraba si este proyecto violaba los derechos fundamentales de la comunidad a la consulta previa, al acceso de agua, a la seguridad alimentaria y a la igualdad. (Lea: Los detalles detrás de la desviación del arroyo Bruno, en La Guajira)

En su defensa, la empresa El Cerrejón manifestó que el proyecto estaba “completamente ajustado a la normatividad aplicable”, según reza el auto de la Corte, y que por eso mismo tiene todos los permisos de la ANLA y del ministerio de Ambiente para poder llevarlo a cabo. (Le podría interesar: Corte Constitucional suspende obras del Cerrejón para desviar el río Bruno)