Colombia clasificó a cuartos de final de la Copa América

hace 2 horas
La Fiscalía investiga el caso
contenido-exclusivo

¿El contratista del Eln?

El Espectador revela la historia de Jhonny Alexánder Bello Ortega, un poderoso contratista de Arauca, hoy detenido y procesado por su presunta financiación de la guerrilla. Tiene 34 años y en la última década obtuvo contratos por más de $22 mil millones. ¿Terminaron recursos del Estado auspiciando la máquina de guerra de esa organización ilegal?

Jhonny Alexander Bello Ortega fue capturado el pasado 31 de enero en Fortul.  / Archivo particular

El pasado 31 de enero, con bombos y platillos, el presidente Iván Duque anunció que en un milimétrico operativo de las autoridades habían sido detenidos nueve presuntos auxiliadores del Eln en Arauca. “Quiero informarle al país que hoy, gracias a una acción coordinada y efectiva por parte de nuestra Fuerza Pública, se llevó a cabo la operación ‘Sarare II’, una operación para afectar las estructuras del frente Oriental”, sostuvo el primer mandatario. En una publicitada rueda de prensa, ese mismo día, se reveló que entre los capturados estarían tres jefes de la guerrilla en esa región, incluido alias el Gordo Fredy, supuesto hombre de confianza de Gustavo Aníbal Quinchía, alias Pablito, este último señalado por la cúpula militar de planear y ejecutar el atentado a la Escuela de Cadetes de la Policía General Santander, perpetrado el 17 de enero, que dejó 21 cadetes fallecidos. Un sangriento hecho que ya fue reconocido por la propia guerrilla.

Los allanamientos y capturas se realizaron en los municipios de Fortul, Saravena y Tame y estas nueve personas aprehendidas habrían sido responsables de distintas acciones terroristas contra el oleoducto Caño Limón Coveñas, de adquisición de material de guerra para el Frente Domingo Laín (integrado por unos 250 insurgentes), del cobro de extorsiones a comerciantes, ganaderos y transportadores de Arauca y, en general, de prestar sus servicios a las redes de apoyo de esa organización ilegal. Por esta razón, los nueve individuos (cinco hombres y cuatro mujeres) están siendo investigados por concierto para delinquir con fines extorsivos, financiación del terrorismo y rebelión. Tras la audiencia de imputación de cargos en su contra, realizada en Saravena, todos fueron enviados a prisión. Entre ellos Jhonny Alexánder Bello Ortega, cuya captura pasó de agache. Se trata de uno de los principales contratistas de obras públicas en Arauca.

El Espectador tiene en su poder 47 contratos de obra que distintas alcaldías y gobernaciones de Arauca le han entregado en la última década a su empresa Coinsac J&Y Ltda. El valor total de esa contratación es de $22.299 millones y en todos esos negocios la firma de Bello Ortega aparece al lado de la del mandatario de turno que le adjudicó la obra. Entre ellos, se encuentran los exalcaldes de Fortul Jorge Enrique Muñoz Calvo y Pablo Antonio Romero Cruz, así como el actual alcalde Lenín Pastrana Vergel. De la misma forma, figuran el exalcalde de Tame José Alí Domínguez Martínez, el exalcalde de Arauquita José Rodrigo Díaz Guillén, el actual mandatario Renson Jesús Martínez Prada, el exgobernador José Facundo Castillo Cisneros y el hoy gobernador Ricardo Alvarado Bestene. Estos ocho políticos de Arauca celebraron millonarios negocios de obra pública entre 2008 y 2017 con quien hoy está imputado como patrocinador del Frente de Guerra Oriental del Eln.

¿Pero, quién es este zar de la contratación en Arauca? Documentos de la investigación obtenidos por este diario señalan que Jhonny Alexander Bello Ortega nació en Saravena (Arauca) el 14 de octubre de 1984, es decir que tiene apenas 34 años. ¿Cómo pudo un hombre tan joven amasar un poder de contratación tan grande en los últimos 11 años? ¿Cuáles son sus conexiones con la clase política de la región y qué explica sus abultados negocios? ¿En qué momento este señor pasó de próspero empresario a supuesto integrante de las estructuras de apoyo de la guerrilla activa más vieja de Colombia? Preguntas todas que se comentan en Arauca. Con otras particularidades que pudo documentar El Espectador. Por ejemplo, la habilidad de Bello Ortega para crear una telaraña de compañías controladas por él con el fin de licitar en cuanto contrato de obra pública saliera. Para no ir más lejos, constituyó 18 consorcios en los últimos años.

De esta manera, su nombre y el de su compañía Coinsac J&Y Ltda. se iban camuflando entre los papeles oficiales donde reposa la contratación pública. Así, Jhonny Alexander Bello Ortega creó los consorcios Vías Fortul, Palmarito, Puentes Vehiculares, Alameda, Estructural, Pavimentos Fortul 2014, Froilán Farías, Monumentos Fortul, Vía Caño Hondo, Doble Calzada 2015, Soluciones Viales, Fortul Urbana 2015, Vías de Desarrollo, Educar Fortul, Vial Fortul 2016, Pampuri 2016 y Vías Urbanas 2016. En todos esos consorcios, el señalado enlace de la guerrilla aparecía como controlante, y entre sus socios aparecen firmas como Suministros C&S Ltda., H&Q Ingeniería Ltda., Construcciones y Arquitectos Asociados, Ingeniar Asociados, Jorge Padilla Ingeniería, Inversiones Pico y la compañía Consultorías, Obras Civiles y Suministros Ltda. Empresas que podrían ser objeto de pesquisas judiciales para establecer si, a través de esos negocios, salieron recursos para el Eln.

Contratos escandalosos

Tras el arqueo de los contratos, varias cosas quedan claras. La primera es que el centro de operaciones de negocio de Jhonny Alexander Bello Ortega es el municipio de Fortul. De hecho, allí fue capturado el pasado 31 de enero. De los 47 contratos adjudicados a su empresa, 28 son de la alcaldía de Fortul y suman $5.217 millones. Si revisamos esa cuantía por administraciones se revela que durante la alcaldía de Jorge Enrique Muñoz Calvo (2008 y 2011) se le adjudicaron a Bello Ortega 10 negocios por un valor total de $372 millones. Contratación que se quintuplicó en la alcaldía de Pablo Antonio Romero Cruz (2012 y 2015), donde se le dieron 13 negocios de obra pública por un total de $1.641 millones. Actividades comerciales que se duplicaron en la actual administración del alcalde de Fortul Lenín Pastrana. De acuerdo con los documentos conocidos por El Espectador, entre noviembre de 2016 y octubre de 2017, Bello Ortega obtuvo contratos por $3.204 millones.

En esa ruta de prósperos negocios de obra pública, de los cuales resultó favorecido quien es hoy señalado como el hombre detrás del dinero del Eln en Arauca, también figuran los contratos que le otorgó el exalcalde de Tame José Alí Domínguez Martínez. Entre febrero de 2010 y octubre de 2011, le adjudicó tres contratos por $313 millones. Capítulo aparte merece el exalcalde de Arauquita José Rodrigo Díaz Guillén (fallecido en octubre pasado). En apenas 100 días, entre julio y octubre del año 2015, su alcaldía le entregó seis negocios de obra a Bello Ortega por $4.938 millones. El hoy mandatario de Arauquita, Renson Jesús Martínez Prada, el 30 de diciembre de 2016, le dio a este presunto infiltrado de la organización ilegal un contrato por $543 millones para mejorar la infraestructura del hospital San Ricardo de Pampuri. Sin embargo, esos montos se quedan pequeños con relación a los negocios que le entregó la gobernación de Arauca en los últimos cinco años.

El exgobernador José Facundo Castillo Cisneros le adjudicó a la firma de Bello Ortega siete contratos de obra pública por $4.812 millones. Los negocios se firmaron entre el 19 de marzo de 2013 y el 29 de octubre de 2015. Cuatro fueron para intervenir la infraestructura vial del municipio de Tame y los demás para rehabilitar las vías de Fortul. Dos de esos contratos resultan muy llamativos, pues los objetos de estos eran prácticamente idénticos. El 24 de diciembre de 2014, por un valor de $1.716 millones, el entonces gobernador Castillo Cisneros le entregó al señalado enlace del Eln un contrato para “la construcción, mejoramiento, rehabilitación y mantenimiento de la red vial urbana en el municipio de Fortul”. Diez meses después, el 20 de octubre de 2015, Castillo Cisneros firmó otro contrato con Jhonny Alexander Bello Ortega, esta vez por $1.009 millones, cuyo objeto era “la pavimentación de la malla vial urbana del municipio de Fortul”.

No obstante, ha sido el actual mandatario regional, Ricardo Alvarado Bestene, el que más recursos públicos le ha adjudicado a la empresa de Bello Ortega. El 20 de diciembre de 2016, con el objetivo de lograr la pavimentación de la vía de acceso al relleno sanitario regional del piedemonte araucano, ubicado en Arauquita, el gobernador Alvarado Bestene firmó el negocio más cuantioso con el hasta entonces próspero empresario Jhonny Alexander Bello Ortega. El contrato tuvo un costo de $5.528 millones. Y exactamente un año después, el 29 de diciembre de 2017, se le otorgó otra obra para “el apoyo a la infraestructura educativa” en Arauca por un valor de $945 millones. Es decir, sumados los dos negocios, los consorcios representados por Bello Ortega obtuvieron recursos del Estado por $6.473 millones durante la gobernación de Alvarado Bestene. En reportes de la Auditoría, Jhonny Bello Ortega aparece en el top 10 de los contratistas en Arauca.

Y las particularidades continúan. Al revisar el registro de Cámara y Comercio de la firma Coinsac J&Y de Jhonny Bello Ortega se encuentra que la compañía fue creada en febrero de 2008 –en octubre de ese mismo año obtuvo su primer contrato con la alcaldía de Fortul–, pero el 15 de noviembre de 2018 se cambió el nombre por Dicoin S.A.S. y se nombró como gerente a Yasneira López. Este diario llamó a los dos teléfonos registrados por esta empresa y en el primero aparecía que esa línea ya no funcionaba y en el segundo mandó directamente a correo de voz. En general, la mayoría de los 47 contratos que hoy revela El Espectador están relacionados con obras de infraestructura vial, pero hay algunos bastante peculiares. Por ejemplo, uno suscrito en mayo de 2013 por el entonces alcalde de Fortul Pablo Romero Cruz con la firma de Bello Ortega para “la realización del evento cultural alusivo a la celebración del Día de las Madres” en el municipio por un valor de casi $20 millones.

También aparecen negocios de mantenimiento a la infraestructura de hospitales, acueductos y colegios de Arauca entregados a la compañía de Bello Ortega. Sin embargo, en esta coyuntura donde este hombre es señalado de ser colaborador del Eln, un contrato en particular llama aún más la atención. Se trata de una obra adjudicada por el entonces alcalde de Fortul Jorge Enrique Muñoz, el 18 de julio de 2011, por un valor de casi $51 millones para “la adquisición de materiales de construcción para el mejoramiento de la infraestructura física y mobiliario para la estación de Policía” del municipio. Justamente Fortul ha sido uno de los blancos recurrentes de esa guerrilla en más de medio siglo en armas. Pero hay más. Las autoridades ya documentaron que Jhonny Alexander Bello Ortega es, ni más ni menos, sobrino de Luis Felipe Ortega Bernal, alias Garganta, señalado jefe del frente ‘José Daniel Pérez’ del Eln.

Garganta fue capturado en Venezuela el pasado 5 de noviembre y la noticia de su detención la dio el propio ministro de Defensa del vecino país Vladimir Padrino López. “El señor Jhonny Alexander Bello Ortega fue capturado e imputado por los delitos de rebelión y financiación del terrorismo. Los elementos que tenemos nos permiten evidenciar que era uno de los financieros del Frente de Guerra Oriental del Eln. Tenemos abundantes pruebas en su contra, incluidas varias declaraciones de desmovilizados que lo vinculan al expediente”, le contó a El Espectador una fuente de la Fiscalía. Así mismo, otro investigador confirmó que están revisando con lupa todos los negocios de Bello Ortega, sus empresas, los consorcios que creó, los contratos que firmó con ocho dirigentes políticos de Arauca, incluidos el exgobernador José Facundo Castillo y el actual mandatario regional Ricardo Alvarado Bestene.

La tesis que hoy indaga la Fiscalía genera escozor en los propios investigadores, y es que el Estado de Arauca, a través de la contratación pública, podría haber terminado financiando la máquina de guerra del Eln. Una línea de investigación que toma fuerza al consolidar el valor total de los 47 contratos adjudicados a Bello Ortega: casi $22.300 millones. El Espectador se comunicó con el equipo de prensa del gobernador Alvarado Bestene, que solo respondió: “El gobernador está en Bogotá en temas con Presidencia. No podrá atender la solicitud”. No obstante, en diálogo con Noticias Caracol, señaló el martes pasado que nunca supo de nexos ilegales de este contratista. Y añadió: “La preocupación es que las regiones como las nuestras terminan siendo permeadas por estructuras guerrilleras”. En voz baja muchos se preguntan en Arauca cómo es posible que el gobernador no supiera quién era el sobrino de Garganta. El mismo con el que aparece firmando dos contratos por $6.473 millones.

“La importancia de la ‘Operación Sarare II’ es que debilitó las estructuras del Eln en Arauca. Algunos de estos capturados manejaban la extorsión y las finanzas del Frente de Guerra Oriental, que puede tener unos 530 hombres en armas. Tenemos 5.000 hombres destacados en el área para garantizar la seguridad de los ciudadanos, la protección de la infraestructura de oleoductos y de activos estratégicos y el desarrollo de operaciones ofensivas contra este grupo ilegal”, le dijo a este diario el general Hélder Giraldo Bonilla, comandante de la Octava División del Ejército. El Espectador intentó comunicarse con la mayoría de los políticos que le entregaron contratos a Bello Ortega, pero ninguno contestó los mensajes que se dejaron en sus buzones de voz. Por ahora, Bello Ortega permanece detenido en un centro de reclusión de Arauca. Mientras tanto, la justicia continúa indagando.

Temas relacionados