El coronel Hernán Mejía es hombre libre

Consiguió su libertad condicionada gracias a la Jurisdicción Especial para la Paz. El pasado 27 de octubre había sido trasladado al Cantón Sur luego de haber estado en detención domiciliaria, pero en cuestión de días un tribunal ordenó su libertad.

El coronel (r) Mejía, condenado por sus nexos con los paramilitares de "Jorge 40".Archivo El Espectador

El Tribunal Superior de Bogotá ordenó la libertad "inmediata e incondicional" del coronel Hernán Mejía y pidió dejar sin efecto las cuatro medidas de aseguramiento (órdenes de detención preventiva) que tiene en su contra. Es decir, las que emitieron dos juzgados de Valledupar y una Fiscalía de Derechos Humanos de Bucaramanga  por investigaciones o llamados a juicio por cargos como desaparición forzada, homicidio en persona protegida, secuestro y concierto para delinquir. Para el Tribunal, dado que Mejía suscribió acta de compromiso con la JEP y los crímenes por los que ha sido condenado o está siendo investigado tienen relación con el conflicto, se cumplen las condiciones para que él sea hombre libre. 

El expediente pendiente ante el Juzgado Cuarto Penal del Circuito Especializado por homicidio en persona protegida –es decir, ejecución extrajudicial– fue el que devolvió temporalmente a Mejía al Cantón al batallón de Artillería Fernando Landazábal (Cantón Sur) el pasado 27 de octubre, traslado que confirmó el Inpec a este diario. Esta decisión se dio luego de que el Tribunal Superior de Bogotá, el pasado 10 de octubre, le concediera la libertad condicionada al amparo de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) porque había cumplido con el requisito de haber pasado cinco años detenido, y por cuenta de los beneficios que derivaron del Acuerdo de Paz con las Farc para los agentes del Estado.

A pesar de que ese sistema de justicia transicional le había concedido la libertad condicionada, el oficial en retiro contaba con detención domiciliaria por razones de salud. El caso por el cual se presentó ante la JEP tiene que ver la condena de 19 años de prisión, el 9 de septiembre de 2013, junto con tres uniformados del batallón La Popa que comandó entre 2002 y 2004: el coronel (r) José Pastor Ruiz Mahecha y los suboficiales Aureliano Quejada y Efraín Andrade, por el delito de concierto para delinquir agravado. (En contexto: La alianza criminal del coronel (r) Mejía)

En el fallo, emitido por el Juzgado Sexto Especializado de Bogotá responsabilizó a Mejía por su participación y responsabilidad en la conformación de una alianza con los paramilitares. En la sentencia se evidenció que en el marco de las operaciones Coraza y Tormenta se presentaron irregularidaces puesto que, con el afán de mostrar resultados, fueron asesinadas varias personas señaladas de tener relación con las guerrillas de las Farc y del ELN que delinquían en Valledupar.

En el proceso judicial varios testigos manifestaron que en la sede del batallón de La Popa se presentaron varios encuentros con los excomandantes paramilitares Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40, Hernán Giraldo, David Hernández, alias 39, entre otros, e hicieron acuerdos con el fin de “acordar compromisos de cooperación entre el Ejército y las autodefensas para confrontar a un enemigo común: las guerrillas del ELN y las Farc”. En el fallo de se indica la existencia de elementos suficientes para inferir que estos uniformados pactaron una alianza con grupos paramilitares y emprender acciones conjuntas en contra de la guerrilla. 

El coronel Mejía, en su defensa, siempre ha negado los cargos en su contra, al punto que escribió un libro titulado “Me niego a arrodillarme”. En junio pasado, en oficial en retiro radicó ante la Secretaría Ejecutiva de la JEP la carta en la que se comprometía a acudir a este sistema transicional, y la Secretaría dio concepto favorable para que le concedieran libertad condicionada, tal cual solicitó el 27 de junio. No obstante, un mes despúes, el Tribunal Superior de Bogotá rechazó la solicitud. (Lea: El coronel (r) Hernán Mejía seguirá en casa por cárcel)

Pero el pasado 5 de octubre, la Secretaría Ejecutiva le remitió al Tribunal una comunicación en la cual indicaba que el coronel (r) Mejía cumplía con los requisitos establecidos en la Ley 1820 de 2016 (de amnistías e indultos) para obtener la libertad condicionada. El año pasado, antes de que el Acuerdo de Paz se firmara, Mejía había solicitado evaluación de Medicina Legal y luego, el 28 de noviembre, se le concedió la casa por cárcel porque se encontraba en “estado grave”.  Así fue como dejó el Cantón Sur de Bogotá hace cerca de 11 meses. Los procesos judiciales que lleva a cuestas lo regresaron al mismo lugar, hasta que el Tribunal de Bogotá ordenó su libertad. 

*Nota de la Editora: este artículo fue actualizado para aclarar que el coronel Mejía ya es hombre libre, pues la versión original contaba que el coronel Mejía había sido trasladado al Cantón Sur.