El decreto para solicitar la suspensión de las detenciones a los gestores de paz

El documento, firmado por el Ministro de Justicia, revive las funciones para presentar este tipo de peticiones en los casos de guerrilleros y exguerrilleros que puedan ayudar a conseguir la paz.

El pasado 19 de julio el Ministerio de Justicia expidió el decreto 1175 que revive las facultades para solicitarles formalmente a los jueces de la República la suspensión de las detenciones, medidas de aseguramiento, de la pena o solicitar la pena alternativa en contra de los guerrilleros o exguerrilleros que puedan ayudar a conseguir la paz en Colombia.

En el artículo primero del citado decreto se establece que con el fin de propiciar “acuerdos humanitarios” se podrán hacer este tipo de peticiones. Estos beneficios jurídicos serán aplicables a los miembros de los grupos armados ilegales que funjan como “gestores de paz”. En el artículo cuarto se indica el compromiso que se pactará en estos casos.

Coincidencialmente el pasado viernes 22 de julio el director del Inpec ordenó el traslado a las casas fiscales de la cárcel La Picota de Bogotá al comandante del Jorge Torres Victoria, alias ‘Pablo Catatumbo’, considerado clave en los acercamientos entre dicho grupo guerrillero y el Gobierno frente a un acercamiento para sentarse a negociar. 

‘Felipe Torres’, quien actualmente enfrenta un proceso penal por su presunta participación y conocimiento en los hechos que rodearon el secuestro de 70 personas que se encontraban en dos establecimientos ubicados en la vía que conduce de Cali a Buenaventura en hechos registrados en septiembre del 2000 podría verse beneficiado con dicho decreto.

El exjefe guerrillero fue capturado el pasado 21 de junio cuando en el aeropuerto Eldorado de Bogotá, fue enviado en su momento a la cárcel de máxima seguridad de Cómbita (Boyacá). Sin embargo, debido a la imposibilidad que se tenía para mantenerlo en dicho centro carcelario se solicitó buscar un sitio acorde para mantener recluido a un preso con su nivel de peligrosidad.

Fue así como se decidió que era necesario trasladarlo a las celdas ubicadas en el antiguo edificio del DAS, en el sector de Paloquemao en el centro de Bogotá. En ese lugar permaneció hasta el pasado 22 de julio cuando el director del Inpec, general Jorge Alberto Contreras ordenó su traslado a una de las casas fiscales mientras se resuelve su situación jurídica.

En un documento revelado por Noticias Uno los guardianes del Inpec que lo recibieron dejaron constancia escrita del riesgo del mencionado traslado. “Se deja constancia que se potencializa el riesgo y se vulnera la seguridad porque la casa fiscal no reúne las condiciones mínimas de seguridad para albergar al citado interno”.

Además consideran que “se convierte en un inminente riesgo a la vida e integridad y a la seguridad no solo del interno en mención por su alto perfil jurídico sino a los miembros del cuerpo de custodia y vigilancia que presta sus servicios en este lugar”. En los próximos días se podría conocer si ‘Torres’ es nombrado como gestor de paz para continuar adelantando los acercamientos con el Gobierno.