El "desahogo" de Jorge Pretelt en la Corte Suprema de Justicia

Ante la Sala Penal, el exmagistrado de la Corte Constitucional insistió en que fue víctima de un complot del que habrían hecho parte el Gobierno, colegas de la Corte y la Fiscalía.

El próximo lunes continuará el juicio contra el ex magistrado de la Corte Constitucional, Jorge Ignacio Pretelt. Herminso Ruiz

El próximo lunes continuará ante la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia el juicio contra el exmagistrado de la Corte Constitucional, Jorge Ignacio Pretelt, por  supuestamente haber negociado y utilizado sus influencias para incidir en una tutela que había presentado la empresa Fidupetrol, con la cual buscaba tumbar una multa en su contra por $22.500 millones.

Pretelt organizó para esta crucial cita con la justicia todo un paquete de pruebas con las que sustentó ante el alto tribunal que no recibió $500 millones para favorecer a Fidupetrol. El exmagistrado de la Corte Constitucional afirmó que fue víctima de un "complot" para el cual el Gobierno le habría asignado a Luis Miguel Pico, exviceministro de Agricultura, hoy investigado por la corrupción de Odebrecht, para buscar su salida de la Corte Constitucional. 

(En contexto: Caso de Jorge Pretetl: el comienzo de un juicio inédito)

"Luis Miguel Pico fue el comisionado para alistar la aplanadora que terminaba en mi salida, fue el delegado del presidente Santos para convencer a cada uno de los miembros de la Comisión de Acusación para que votaran la acusación", aseguró el exmagistrado

Pretelt resaltó que incluso negoció la renuncia a su cargo en el alto tribunal con el presidente Juan Manuel Santos. "Yo redacté mi renuncia. Solo si no seguían persiguiéndome. A mí esposa llegaron acusarla de delitos de lesa humanidad", expuso.

(Le puede interesar: Jorge Pretelt, suspendido y a investigación penal por concusión)

Según el exmagistrado de la Corte Constitucional su salida era clave para que no se truncara  la elección del  Registrador Nacional y fallos sobre el acuerdo, de paz - mis posiciones conservadoras se convirtieron en una amenaza-.

Ante la pregunta del magistrado José Francisco Acuña Vizcaya por su supuesta exigencia económica a Pacheco, Pretelt –en tono enérgico– expresó que nunca le pidió plata y que el mismo Pacheco lo ha reconocido en declaraciones rendidas ante la justicia. Ni tampoco, dice, habló con algún magistrado de la Corte Constitucional  por el tema de Fidupetrol. 

Asimismo, Pretelt aseguró que en un almuerzo entre Mauricio González y Rodrigo Escobar Gil nunca se habló de la mencionada tutela y que participación en ella fue de “cero interés”. El abogado, se 55 años y egresado de la Universidad del Rosario, le explicó a la Sala Penal el proceso de elección de la tutela. "Se citó la sala de selección el día 17 de octubre de 2013, para ello participaron solo los magistrados Jorge Iván Palacio y Alberto Rojas.  Allí la tutela fue seleccionada para su estudio, luego fue sorteada y le correspondió al magistrado Mauricio González. Un año después, la Sala Plena negó la tutela", indicó.

(Lea también: Jorge Pretelt niega haber exigido dinero para favorecer tutela de Fidupetrol)

En desarrollo del juicio también pasó al estrado, el abogado Víctor Pacheco, condenado por el delito de tráfico de influencias por las gestiones que realizó para la selección de la tutela. Pacheco bajo juramento le dijo a la Sala Penal que el exmagistrado de la Corte Constitucional, le pidió dinero para gestionar ante un tercero el fallo de la tutela de Fidupetrol. "No me dijo que tenía que darle tanto, pedía dinero para un tercero no para él".

La génesis de este caso está en una denuncia interpuesta por el exmagistrado de la Corte, Mauricio González Cuervo. El 4 de febrero de 2015, el mismo día de la elección de Pretelt como presidente de la Corte Constitucional, el también magistrado Luis Ernesto Vargas enteró a González de la petición de coimas por parte de Pretelt. En su despacho, Vargas le contó a González que lo había buscado Víctor Pacheco para contarle que Pretelt le había pedido $500 millones para fallar una tutela que debía resolver el alto tribunal. El pleito comprometía a la firma Fidupetrol, condenada patrimonialmente por la Corte Suprema de Justicia a pagar $22.500 millones.