El enigmático poder de 'La Gata'

Los escándalos alrededor de Enilce López, más conocida como La Gata, parecen no tener final.

Enilce López,  ‘La Gata’. / Cortesía RCN
Enilce López, ‘La Gata’. / Cortesía RCN

Los escándalos alrededor de Enilce López, más conocida como ‘La Gata’, parecen no tener final. Mientras Medicina Legal afirmó que la empresaria del chance no padecía de ninguna enfermedad que le impidiera cumplir con su reciente condena a 37 años de prisión que le impuso la Corte Suprema de Justicia el pasado 13 de agosto por el homicidio de Amaury Fabián Ochoa Torres y por nexos con el paramilitarismo, López dio una entrevista a Noticias RCN para defenderse de todos los señalamientos en su contra. Aseguró que estaba convaleciente y en cuidados intensivos; que en su estado no duraría ni dos años en la cárcel a pesar de ser inocente; y que su apodo fue un invento del periodismo que creó “un animal oscuro llamado ‘La Gata’. Mataron a la empresaria, a la mujer buena que daba trabajo”.

La polémica más reciente que gira entrono al círculo más cercano de ‘La Gata’ se dio por la concesión del chance que se entregó en el Sucre a Aposucre, una empresa que tiene como socios mayoritarios a dos de sus hijos, el congresista Héctor Julio Alfonso López y su hermano José Julio Alfonso. Pese al aluvión de advertencias que habían hecho diferentes entes de control, como la procuraduría que alegaba ciertas irregularidades en la licitación que solamente presentaba un oferente, Aposucre, la Empresa Comercial de Juegos, Suerte y Azar (Emcoazar) –entidad que hace parte de la Gobernación– hizo caso omiso y el pasado 30 de agosto terminó beneficiando a la empresa en la que participa la familia de Enilce López.

El propio gobernador sucreño, Julio César Guerra Tulena, anunció que se tomarían todas las medidas necesarias para evitar que el proceso licitatorio no tuviera validez ya que todo se hizo a “sus espaldas”. Según Guerra Tulena, el responsable de esta irregularidad fue el gerente de Emcoazar, Edwin Romero, a quien destituyó y solicitó que se le abriera una investigación disciplinaria. Las críticas más fuertes a este contrato las han hecho el secretario Rafael Merchán, la Procuraduría y el congresista Iván Cepeda, quienes han concordado en que pese a las advertencias realizadas, la entrega irregular de la concesión se hizo contra viento y marea.

Cepeda anunció que el próximo miércoles la Comisión Segunda de la Cámara de Representantes –que ha sido una de las mayores contradictorias a contratar con empresas en las que aparecen familiares y personas cercanas a ‘La Gata’– realizará un debate político para “evaluará que acciones se tomarán para determinar responsabilidades en estos hechos. El contrato no puede seguir adelante porque hemos insistido durante un año y no es posible que no se hayan tomado medidas para prevenir que empresas untadas de narcotráfico y paramilitarismo contraten con el Estado”. Cabe recordar que el pasado 26 de junio, a petición de esta Comisión, la Contraloría notificó que iniciaría un proceso de auditoría e investigaciones preliminares a los contratos de concesión de apuestas en los departamentos de Sucre, Magdalena, César, Atlántico, Bolívar, Córdoba y Guajira, para determinar si ‘La Gata’ tenía alguna participación.

El congresista Cepeda también envió una carta este martes 3 de septiembre a la ministra de Justicia, Ruth Stella Correa, para que gestionara los trámites oportunos ante un juez de ejecución de penas y medidas de seguridad para que ordenara el cumplimiento de la sentencia a 37 años de cárcel contra Enilce López. Los hechos que terminaron por condenar a ‘La Gata’ ocurrieron el 12 de junio de 2000, en el peaje El Carmen de la vía de Sincelejo a Cartagena, donde el sicario, alias ‘Magencio’, disparó en varias oportunidades contra el celador Amaury Fabián Ochoa Torres porque supuestamente era un colaborador de las Farc.

Según determinó el Tribunal Superior de Bogotá y lo ratificó la Corte suprema el pasado 13 de agosto, ‘La Gata’ solicitó colaboración del comandante paramilitar Salvatore Mancuso para asesinar a este Ochoa Torres. De esta manera, el alto tribunal manifestó que López había tenido nexos con las autodefensas entre los años 2000 y 2003 y a través de estos logró consolidar su imperio político en la Costa Caribe, al punto, que decidía quién gobernaba y quién no. Se dice que después de la muerte del capo del narcotráfico Gonzalo Rodríguez Gacha, alias ‘El Mexicano’, en diciembre de 1989, ‘La Gata’ se hizo a una de sus caletas y logró consolidar su negocio del canche que puede mover casi $2 billones anuales.

Esta mujer, que pasó de ser una vendedora de refrescos y electrodomésticos y de leer las cartas en Magangué (Bolívar), llegó a relacionarse con las más altas esferas políticas del país. Pero en febrero de 2006 empezó el ocaso de la ‘reina del chance’ cuando la Fiscalía la capturó y abrió un proceso en su contra por lavado de activos, sin embargo, de este salió bien librada. Por esa época, el expresidente Álvaro Uribe aceptó que ‘La Gata’ había financiado su campaña electoral en 2002, al inyectar $243 millones de pesos a través de la empresa Uniapuestas, de la cual era la socia mayoritaria.

En la reciente entrevista con Noticias RCN, López aseguró que en este momento ninguna de las personas a quienes financió cuando estaban en medio de las correderas electorales está a su lado y que estas son sus principales opositores. “Yo era amiga de todos esos políticos, pero ellos me usaron como se usa el papel higiénico. Yo era para ellos una persona muy importante, antes de incursionar en la política ellos llegaban a Magangué a solicitar mi apoyo. Yo era la niña bonita", señaló ‘La Gata’. Postrada desde una cama en un hospital en Barranquilla, López agregó que en estos momentos sus hijos son víctimas de una persecución política.

Su hijo mayor , Jorge Luis Alfonso López, más conocido como ‘El Gato’, tiene una inhabilidad de 20 años por manejos irregulares en contratos cuando era alcalde de Magangué. Además, fue capturado en agosto de 2012 por una investigación en su contra por su presunta participación en su contra por los asesinatos ciudadano libanés Hamil Kasser Alí el 13 de febrero de 2004, y del periodista Rafael Enrique Prins, perpetrado justo un años después. En contra de su otro hijo, el senador Héctor Julio Alfonso López, hay una demanda por pérdida de investidura a causa de la concesión de juegos de azar en Sucre. Los otros dos hijos de López, José Julio Alfonso y Wendy Vanessa –de quien se dice que tiene delirios de reina–, no tienen ningún problema legal.
 

444264

2013-09-03T22:00:00-05:00

article

2013-09-04T10:49:51-05:00

none

Redacción Judicial

Judicial

El enigmático poder de 'La Gata'

33

6721

6754

Temas relacionados