¿El enlace entre los Úsuga y los Zetas?

A Miguel Ángel Alfaro, capturado el 19 de enero de este año, se le sindica por su presunta participación en una red transnacional de tráfico de estupefacientes que involucra a carteles colombianos y mexicanos.

ColprensaMiguel Ángel Alfaro, alias "El Flaco".
El 19 de enero de este año cuando Miguel Ángel Alfaro, alias "El flaco", fue capturado en Darién (Valle), el Ejército calificó su detención como “un contundente golpe que afecta no solo el crimen trasnacional organizado sino también las finanzas de las bandas criminales al servicio del narcotráfico”. Esto debido a que, según las investigaciones, Alfaro era el enlace entre la banda criminal de Los Úsuga y el cartel mexicano de Los Zetas.
 
Mejor dicho: un prominente miembro de una red transnacional de tráfico de estupefacientes. Ahora, la Corte Suprema de Justicia acaba de avalar su extradición a los Estados Unidos, donde una corte del Distrito Este de Texas lo investiga por el ingreso de varios kilos de cocaína. El fallo del alto tribunal, de 24 páginas, contiene, entre otros, un recuento puntual de los señalamientos de la justicia estadounidense contra Alfaro. 
 
De acuerdo con el documento, las pesquisas de la justicia estadounidense han “revelado que Alfaro fue un transportador principal de una organización de narcotráfico con sede en Colombia operada por Fernain Rodríguez Vásquez”, un hombre, ya extraditado, y cuya organización fue recientemente incluida en la Lista Clinton por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos. 
 
“El narcotraficante Fernain Rodríguez Vázquez y su red han movido masivas cantidades de drogas para algunas de las organizaciones del narcotráfico más violentas del hemisferio occidental, entre ellos las Farc, Los Zetas y el cartel de Sinaloa”, dijo Adam Szubin, director de la OFAC, la entidad encargada de hacer la Lista Clinton, a mediados de este año. 
 
La red a la que Alfaro y Rodríguez pertenecían movió, de acuerdo con las autoridades, “más de 100 toneladas de cocaína anualmente en Centroamérica y Norteamérica” en menos de 5 años y suministró cocaína a varias organizaciones de tráfico de drogas, incluyendo al cartel de Los Zetas y la organización delincuencial de Shirley Herrera Colorado, una mujer que, aunque poco conocida, era la “madrina” del tráfico de estupefacientes, hasta que se entregó a la justicia estadounidense. 
 
El texto menciona, incluso, a quienes habrían sido los proveedores de esta red, entre ellos, Leandro Sebastián Montenegro Delgado y los hermanos Aldemar Villota Segura y Segundo Villota Segura, ya detenidos y quienes, según las pesquisas, producían la “cocaína en laboratorios que ellos poseían y operaban en Colombia”. Luego, la cocaína era enviada “a los representantes del cartel de Los Zetas en Guatemala y, de ahí, a México, para luego dar el salto a los Estados Unidos. 
 
El documento agrega que este cartel acostumbraba marcar sus cargamentos de cocaína con varios logotipos, “incluyendo el logotipo de la compañía petrolera Texaco”. Y que fue gracias a la colaboración de miembros de esta organización, ya detenidos, que se ha podido desmantelar a este cartel que, pese a su poder, era desconocido para muchos.