El eterno debate por el Cristo en la Sala Plena de la Corte Constitucional

Este jueves se realizó un plantón frente al alto tribunal pidiendo que se abriera la posibilidad para que en la Sala existieran símbolos de otras religiones. De lo contrario lo mejor sería retirar el crucifijo.

El pasado 19 de mayo la Corte Constitucional rechazó las pretensiones de un derecho de petición para retirar el Cristo de madera que se encuentra ubicado en la sala donde se realizan las Salas Plenas del alto tribunal desde hace 19 años. Por mayoría ganó la posición que el crucifijo tiene un “valor histórico” hecho por el cual no se puede retirar.

Explicó en su momento la presidenta de la Corte Constitucional, María Victoria Calle que la figura tallada en madera se encuentra en esa Sala desde la primera sesión del alto tribunal, hecho por el cual se considera que ha sido parte de sus 25 años de historia. Además se argumentó que tiene un valor cultural puesto que fue hecho por uno de los mejores artesanos colombianos de la época.

“El Cristo que se encuentra allí no significa que esta institución esté vinculada a una religión en particular, lo que significa es que alguno de los magistrados que la integran o la integraron otrora profesan esa fe”, aclaró Calle al señalar que en junio de 1999 la Corte decidió adquirir un nuevo Cristo dado que al iniciarse el traslado se quiso trasladar una figura religiosa que se había roto.

Sin embargo, no todos quedaron muy satisfechos con esta explicación y han solicitado nuevamente que el Cristo se retire. De no ser avalada esta petición se considera que se debe abrir la posibilidad para que otros símbolos de otras religiones y creencias tengan cabida y presencia en la Sala. (Ver Cristo en la Sala Plena de la Corte Constitucional "tiene un valor histórico")

Este jueves se adelantó un plantón frente al alto tribunal en el que decenas de ciudadanos le piden a la Corte respetar la figura de Estado laico establecida en la Carta Política y la libertad de cultos que la misma Corporación judicial ha defendido en centenares de sentencias. Para los manifestantes existe una posición contradictoria puesto que no se respetan las religiones de los otros magistrados y de la ciudadanía en general.

Debido a esto considerar que además de la figura deberían estar presentes figuras referentes a las religiones como el cristianismo, el judaísmo, entre muchas otras. “Lo que queremos es que se respete la Constitución, el derecho a la libertad de cultos y que el Estado sea neutral en materia religiosa. El crucifijo no está ubicado en el escritorio personal de un funcionario, sino en la sala de deliberaciones donde se toman las decisiones trascendentales en materia de justicia”, señaló Ferney Rodríguez, integrante de la Corporación Bogotana para el Avance de la Razón y el Laicismo – Bogotá Atea.

En total se han presentado siete derechos de petición que piden que se respete la libertad de religión y de cultos que existe en Colombia. Reseñando que el Cristo hace referencia directa a la religión católica, ignorando los centenares de cultos y creencias religiosas que se practican en el país y las cuales según su concepto no tienen cabida en la COrte Constitucional.

Temas relacionados