¿El fin de la novela del caso Hyundai?

En las últimas semanas se han presentado acercamientos entre los abogados de las dos partes para lograr un acuerdo en el litigio jurídico.

Ha sido el caso que ha protagonizado los titulares de los medios especializados en los últimos meses. El enfrentamiento jurídico entre Hyundai Motor Company (Colombia) y Neocorp (Ecuador) suma un nuevo capítulo que sería el final de la novela que inició después que la casa matriz en Corea del Sur le pusiera fin a la concesión para que la empresa colombiana para seguir comercializando los vehículos.

El giro dramático se presentó cuando el juzgado sexto civil del circuito de Bogotá emitió medidas cautelares a favor de Hyundai Motor Company lo que le permitió seguir vendiendo los vehículos hasta que se tomará una decisión de fondo en la demanda presentada. Para Neocorp esta decisión fue fraudulenta e irregular. (Ver Corte Suprema deja en firme medidas cautelares por caso Hyundai)

Meses más tarde se conoció una denuncia frente a la manipulación y el redireccionamiento de la demanda para que llegara específicamente al despacho judicial que emitió las medidas. Ahí fue Troya. El caso pasó el tema económico para ubicarse en lo penal y dio pie para que la multinacional ecuatoriana solicitara la nulidad de todo lo actuado.

En las últimas semanas lo que parecía imposible se dio. Los representantes de las dos partes acordaron una serie de encuentros para llegar a un acuerdo y ponerle fin de esta manera al litigio. Se ha podido establecer que el empresario ecuatoriano llegaría a una conciliación con Carlos Mattos para cancelar el contrato que tenía para la venta de los carros de la marca surcoreana.

Los dos empresarios están muy interesados en las negociaciones y en lograr una rápida y efectiva resolución a este complejo caso. Los abogados de Mattos y Eljuri ya pusieron todas sus cartas sobre la mesa para que sean estudiadas y en los próximos días, en una nueva reunión, se firme un principio de acuerdo. (Ver Líos y más líos: así se resume el caso Hyundai)

Son varias de las exigencias que se hacen, sin embargo –como suele pasar en estos casos- las dos partes buscan un beneficio igualitario. Definitivamente la novela en este caso no tiene un final todavía definido. (Ver “No se puede vender un solo carro Hyundai”)

Temas relacionados