"El fiscal General habló sin conocimiento de causa"

La jueza que ordenó la libertad del ‘hacker’ Andrés Fernando Sepúlveda aseguró que su decisión fue tomada en derecho.

La jueza 10 de conocimiento, Teresita Barrero asegura que recibió con sorpresa el pronunciamiento del fiscal General, Eduardo Montealegre de compulsar copias para que se le investigara penalmente por su presunta participación en un prevaricato por acción pocas horas después de que ordenara anular todo lo actuado y dejar en libertad al ‘hacker’ Andrés Fernando Sepúlveda Ardila.

La funcionaria judicial aseguró que es “amedrentador” que cuando se tomen decisiones en procesos coyunturales contrarios a los intereses de la mayoría se quiera culpar al funcionario judicial y ponerlo en la palestra pública para que se le culpe. “A los jueces se nos pone en el ojo de huracán por parte de los máximos dirigentes y eso produce una gran zozobra”.

En este sentido aseguró que el jefe del ente investigador se apresuró a hacer las acusaciones en su contra puesto que considera que no conoció las 30 hojas que sustentaron la decisión ni las dos horas y media de audio celebrada el pasado lunes. “Con todo el respeto fue muy ligera su aseveración y habló sin conocimiento de causa”.

Barrero indicó además que es muy grave que las acusaciones del fiscal se hayan presentado cuando evidentemente existía un conocimiento sobre la decisión que se había tomado de recapturar a Sepúlveda Ardila, reseñando que con esto se pudo haber presentado una especie de presión simbólica para el juez que tenga que resolver nuevamente la situación.

Para la funcionara judicial con este tipo de declaraciones se vulneran los derechos de todos los jueces de Colombia, incluso catalogó esto como una “agresión” a las garantías y la independencia judicial ley y a la Constitución Política de Colombia, en la cual además se establece la independencia que tienen las tres Ramas.

Y es que para la jueza no se puede llegar al hecho de que cuando los funcionarios judiciales toman decisiones contrarias a los intereses de la Fiscalía General o no avalan sus peticiones están incurriendo en un delito. “Significaría que tendríamos que arrodillarnos no ante un Estado de Derecho sino ante una tiranía y una dictadura”.

Para Barrero, su decisión se basó en los elementos materiales y en las intervenciones de la audiencia de imputación de cargos celebrada el pasado 7 de mayo, resaltando que no se pueden tomar decisiones con elementos que este por fuera del proceso. “Encontramos muy gaseoso el argumento de la Fiscalía frente a los cuatro delitos que le imputó al procesado”.

La jueza calificó como “gaseosos” los elementos materiales presentados por el ente investigador y en el cual sustentó su solicitud de medida de aseguramiento ante un juez de garantías el pasado 7 de mayo. “Lo digo por el discurso de la señora fiscal, ahí se nota algo más. No era un ciudadano del común al que se estaba trayendo ante un juez para atribuirle unas conductas punibles”.

“Cuando el señor fiscal general de la Nación expresó que no habíamos tenido en cuenta las pruebas, yo ya incluso había señalado que la carpeta nos llegó del Centro de Servicios con dos folios ¿Cuáles eran los folios? Uno era el acta donde se indicaba que se había interpuesto un recurso frente al tema de la medida de aseguramiento del señor Sepúlveda y el otro el oficio de remisión al despacho. De tal manera que hasta que yo no hice la transcripción, porque yo misma lo hice, nos demoramos mucho porque la calidad era mala, había fragmentos inaudible e indescifrables”, explicó.

En este sentido aseguró que la Fiscalía solamente se refirió a 70 elementos materiales sin embargo nunca indicó de qué se trataban ni su relación con su participación en los delitos imputados. “Al revisar el audio me doy cuenta que al parecer la Fiscalía hizo traslado de algunos elementos de prueba, pero en el audio no quedó. Tal vez lo examinó la señora juez y la defensa, pero no quedó en el audio. Es regla del Sistema Penal Acusatorio que solo funciona lo que está grabado, yo no me puedo referir a un elemento de prueba que yo no conocí”.