“El fiscal Jaimes se convirtió prácticamente en abogado de Uribe”: Iván Cepeda

Noticias destacadas de Judicial

El congresista Iván Cepeda, su abogado Reinaldo Villalba y el exfiscal Eduardo Montealegre realizaron una rueda de prensa en la que anunciaron que presentarán una denuncia penal contra el fiscal Gabriel Jaimes por el delito de prevaricato por acción y omisión.

A través de una rueda de prensa virtual, programada incluso desde la noche del pasado jueves 4 de marzo, el senador Iván Cepeda, su abogado Reinaldo Villalba y el exfiscal Eduardo Montealegre reaccionaron a la decisión que anunció la Fiscalía desde muy temprano de solicitar la preclusión de la investigación contra el expresidente Álvaro Uribe Vélez. En medio de sus declaraciones, anunciaron que interpondrán una denuncia contra el fiscal que lleva el caso, Gabriel Jaimes, por la presunta comisión del delito de prevaricato por acción y omisión. (Lea también: El País de España le pide a Álvaro Uribe responder por falsos positivos)

“La primera intervención fue la del senador del Polo, Iván Cepeda, quien funge como víctima en el proceso contra el expresidente por presunto soborno y fraude procesal. Para empezar, Cepeda se dirigió al exmandatario Uribe: “triste historia la suya, al final de su vida pública ha intentado torcer y mancillar por todos los medios la justicia, pero eso ha sido inútil, la juventud de este país conoce sus verdadero rostro, para usted no habrá luz al final del túnel”, manifestó el congresista quien, después, anunció que, en compañía de Montealgre, denunciará al fiscal del caso por presunto prevaricato.

“Algunas de las conductas contrarias al ordenamiento jurídico del fiscal Jaimes son las siguientes. Primero, favorecer intereses del procesado al punto que apartándose de su deber legal y constitucional, ha fungido de facto como protector, defensor y prácticamente abogado de Álvaro Uribe Vélez. Las posiciones de la Fiscalía son un espejo de las argumetnaciones del imputado y su defensa”, indicó Cepeda señalando, en segundo lugar, que Jaimes ha pretendido invalidar lo actuado por la Corte Suprema de Justicia al repetir la práctica de pruebas pero, esta vez, beneficiando al imputado.

Para Cepeda, la decisión de solicitar la preclusión del caso equivale a un “cínico” desconocimiento de la realidad pues, a su consideración, figuran muchos elementos que evidencian la responsabilidad del expresidente. Un ejemplo que dio es que por los mismos hechos que involucran a Uribe, el excongresista Álvaro Hernán Prada y el abogado Diego Cadena estén, el primero, ad portas de un juicio y, el segundo, ya enjuiciado. “Mientras estos presuntos cómplices están por responder ante la justicia, al autor principal lo buscan premiar con preclusión”, expresó. (Le puede interesar: Álvaro Uribe: declaran improcedente tutela que buscaba volver su proceso a ceros)

Además, señaló que durante la última década Álvaro Uribe ha presentado ante la justicia a por lo menos 24 falsos en su contra, siendo el último Francisco Taborda, un hombre que ha sido condenado en otro proceso por falso testimonio. Según Cepeda, se trata de una fabricación industrial de falsos testimonios que hace parte de la estrategia de la defensa del expresidente y que se ha convertido en un “modus operandi”. En ese sentido, dijo que “varias cartas fueron realizadas por personas ajenas a quien imponía su huella en misivas dirigidas a la Corte Suprema, la intervención de terceros y, particularmente de abogados que formalmente no representan a Uribe, han sido usados para la búsqueda de estos falsos testigos”.

“En estos meses hemos tenido que asistir a un espectáculo en el que Uribe, durante estos meses, haciendo uso de su poder, ha empleado toda clase de medios ilegales para ensañar su odio vengativo contra los magistrados de la Corte Suprema de Justicia (...) En la mañana asistimos al espectáculo más vergonzoso que se haya presentado en la historia de la fiscalía, hoy conducida por Francisco Barbosa, la claudicación de la investigación penal ante un poder descompuesto y sin escrúpulos. Nuestra dignidad y fuerza moral como víctimas es superior a esta infamia. Con la templanza de nustras convicciones derrotaremos la mentira y la injusticia”, concluyó el senador.

A su turno, el abogado de Cepeda, Reinaldo Villalba, indicó que lo que resolvió la Fiscalía era una “decisión absolutamente anunciada”, pues desde un principio se advirtió que, tanto el fiscal general, Francisco Barbosa, como el fiscal del caso, Gabriel Jaimes, “carecían de lo primordial para administrar justicia: imparcialidad e independencia”. Recordó Villalba que como representante de víctimas interpuso una recusación contra los dos fiscales que, posteriormente, fue rechazada.

“La decisión de solicitar preclusión la tengo que calificar de temeraria. El camino de la impunidad sigue su curso, pero puede ser frenado, como esperamos, por los jueces de la República. (...) Con la condición de que lo que procedía era el escrito de acusación, presentamos las razones por las cuales considerábamos que procedía la preclusión (...) pero después de ocho años de trabajo de la Corte, decir que no hay una propabilidad de verdad o que no es autor, ni participe de la conducta, para aventurarse temerariamente a pedir preclusión”, concluyó el abogado. (Le puede interesar: Los millones que habría entregado a testigos Diego Cadena, el exabogado de Álvaro Uribe)

El último en intervenir fue el exfiscal Eduardo Montealegre quien aún no ha sido reconocido como víctima dentro del proceso del expresidente, respaldó lo dicho por Iván Cepeda y confirmó que presentará una denuncia contra el fiscal Jaimes por prevaricato pues, a su parecer, la solicitud de preclusión desconoció de forma “abierta y flagrante” más de 30 medios probatorios, entre testimonios, pruebas documentales e interceptaciones, que obran en el expediente contra Uribe. El exfuncionario indicó que, por el contrario, Jaimes se dedicó a recoger evidencias que solo favorecían al expresidente.

“Existió un claro sesgo político, un desvío del poder en la recolección de estas pruebas. Fungió y cumplió, no el rol del fiscal que investiga procesos y que protege la verdad, sino que se convirtió de facto en un abogado más de la defensa de Álvaro Uribe. Además, pretendió desconcer la validez de toda la prueba realizada por la Corte Suprema de Justicia. Acudió al modus operandi que durante más de 20 años ha utilizado Álvaro Uribe en sus defensas, la consecución y utilización de testigos falsos para llevar al proceso”, señaló Montealegre.

Comparte en redes: