El 'hacker' Andrés Sepúlveda fue recapturado por las autoridades

La Fiscalía General le imputará en las próximas horas el delito de concierto para delinquir.

Atendiendo la orden emitida por un juez de garantías, agentes del CTI de la Fiscalía General recapturaron en la mañana de este martes en su domicilio en el norte de Bogotá al ‘hacker’ Andrés Fernando Sepúlveda Ardila, procesado por presuntamente interceptar ilegalmente correos electrónicos de dirigentes políticos, funcionarios del Gobierno y guerrilleros de las Farc relacionados con de proceso de paz.

En las próximas horas el hombre de 29 años será trasladado ante un juez de garantías donde se solicitará a legalización de su detención, se le imputará el delito de concierto para delinquir y nuevamente se pedirá que se le cobije con medida de aseguramiento en centro carcelario al considerar que representa un peligro para la sociedad y que en libertad podría continuar con sus actividades ilegales.

El vicefiscal General, Jorge Fernando Perdomo manifestó que existen pruebas documentales y testimoniales que permiten inferir la participación de Sepúlveda Ardila en actividades ilegales. "Queremos dejar en claro que este proceso está vivo e insistiremos en nuestra tesis (...) Estamos ante hechos que no solamente afectan la seguridad del país sino que ambién afecta el trabajo de las instituciones".

Perdomo indicó que pese a que algunos funcionarios judiciales quieran desconocer las pruebas presentadas en este proceso la Fiscalía General inistirá en demostrar que desde la oficina de Sepúlveda Ardila se adelantaron actividades dirigidas a interceptar y sabotear el proceso de paz. 

Manifestó además que existen 32 elementos materiales probatorios, que ya fueron legalizados por diferentes jueces de garantías, que hacen referencia a las operaciones de interceptación ilegal de correos electrónicos y líneas telefónicas de funcionarios de Gobierno y guerrilleros de las Farc relacionados con el proceso de paz que se adelanta en La Habana, Cuba.

En este sentido citaron las bases de datos y testimonios “que dan cuenta” del seguimiento, sabotaje e interceptación de os diálogos de paz. “Videos que revelan la compra y venta de información de inteligencia a otras personas. Esas grabaciones fueron verificadas por peritos del CTI confirmándose su autenticidad y la identificación morfológica de quienes allí aparecen”.

Reseñó además que existen 33 equipos de computo que fueron incautados en los allanamientos hechos en la oficina y el domicilio del hacker “en cuyas memorias se encontraron bases de datos con información reservada perteneciente a la Dirección de Inteligencia de la Policía Nacional (DIPOL), a otras agencias de Inteligencia del Ejército, así como también de la Fiscalía General de la Nación”.

Para el Vicefiscal General existen además testimonios entregados por personas que trabajaron en su oficina ubicada en la 93b con 17 y otros relacionados con su trabajo que confirmaron la compra y venta de información de inteligencia, la interceptación ilegal de correos electrónicos de ciudadanos y la consecución de una base de datos reservados de guerrilleros desmovilizados proveniente del Comité Operativo de Dejación de las Armas (CODA).

La libertad

"Si los análisis sobre los elementos incautados no se habían producido, la Fiscalía podía obtener inferencia de manera objetiva en la audiencia de imputación. Si la Fiscalía apenas estaba incautando los computadores, se puede inferir que apenas estaba recaudando el material probatorio en contra del hoy imputado y aun no existían pruebas en contra de este", señaló la funcionaria judicial en la decisión tomada en la audiencia celebrada el pasado martes. 

Igualmente la funcionaria judicial ordenó anular todo lo actuado hasta el momento en el proceso que se adelantaba contra el ‘hacker’ por los delitos de espionaje, uso de software malicioso, acceso abusivo a sistema informático y violación de datos personales y espionaje. El procesado se declaró inocente de los cargos imputados por el ente investigador el pasado 7 de mayo.

Sepúlveda Ardila fue capturado el pasado 6 de mayo en el marco de un operativo adelantado por agentes del CTI de la Fiscalía General en su oficina ubicada en el norte de Bogotá donde se estarían adelantando actividades ilegales contra personas relacionadas con el proceso de paz así como otros dirigentes políticos.

En su computador personal estaban los informes relacionados con las interceptaciones realizadas a los correos al exvicepresidente de la República, Francisco Santos, así como funcionarios del Gobierno y guerrilleros de las Farc que tienen relación directa o indirecta con las negociaciones que se adelantan en La Habana.

Por una fuente anónima, la Fiscalía General obtuvo información sobre las actividades ilegales que se estarían adelantando en la oficina 211 ubicada en la calle 93b con 17. Según el ente investigador ahí se realizaban actividades dirigidas al ‘marketing negro’.
En el momento de su captura, el desarrollador de software le manifestó a los investigadores, en presencia de su abogado, que estaba dispuesto a colaborar con las autoridades y dar detalles sobre las actividades que se adelantaban en su oficina e incluso en su domicilio.

“La información hallada en los equipos de computo fue creada usando software malicioso, obtener información de diferentes personas, usando así redes sociales para interceptar datos, ingreso abusivo de plataformas. Violación de la protección de la información y datos consagrados por la ley”, manifestó el ente investigador en la audiencia de imputación.