El 'hacker', en libertad

La juez consideró que las pruebas no fueron suficientes y anuló la imputación de cargos. Sepúlveda seguirá vinculado a la investigación por interceptaciones.

Andrés Sepúlveda fue capturado el pasado 5 de mayo por la Fiscalía. / Gustavo Torrijos

El caso del polémico hacker Andrés Sepúlveda, señalado de haber espiado el proceso de paz que se adelanta en La Habana y quien casi pone en jaque la campaña de Óscar Iván Zuluaga, tuvo un giro inesperado en la tarde de este lunes: una juez de control de garantías decidió dejarlo en libertad —esto es, revocar la medida de aseguramiento— y anular la imputación que realizó la Fiscalía el pasado 7 de mayo por los delitos de acceso abusivo a sistema informático, uso de software malicioso, violación de datos personales y espionaje.

Para la jurista, las pruebas presentadas por el ente investigador en dicha audiencia no permiten inferir ni el vínculo ni la responsabilidad de Sepúlveda con los cargos de los que se le acusa: “La Fiscalía no sustentó de manera debida los vínculos de este hombre con un presunto caso de espionaje”, señaló. Y añadió que “se presentó una insuficiencia del acervo probatorio”. Pues, a consideración de la togada, cuando el ente investigador formuló la imputación no había terminado de analizar la evidencia encontrada en la oficina del hacker durante el allanamiento que se realizó el 5 de mayo de este año. De hecho, sostuvo que la imputación fue “desestructurada e incompleta”.

Además, la juez argumentó que en el momento en que se allanó la oficina donde operaba Sepúlveda “no se había emitido orden de captura”, pero que durante la diligencia éste “manifestó su intención de ser escuchado en interrogatorio y acto seguido fue capturado en situación de flagrancia”. Luego, dice la togada, que con el interrogatorio al que fue sometido por la Fiscalía —y que posteriormente se presentó ante el juez de garantías— al hacker se le violó su derecho a la defensa porque no se le informó que tenía la posibilidad de no autoincriminarse.

En concreto, la funcionaria judicial estimó que la imputación hecha por la Fiscalía “quedó a medio camino” por estas irregularidades y no cumplió con las condiciones que exige esta etapa procesal, a pesar de que es un acto de mera comunicación. Esta decisión se produce luego de que la defensa de Sepúlveda apelara la medida de aseguramiento que se le impuso. Sin embargo, el denominado hacker seguirá vinculado a la investigación por las presuntas interceptaciones ilegales que realizó. Ahora la Fiscalía deberá recomponer la argumentación sobre la responsabilidad de Sepúlveda en estos hechos y presentar una nueva imputación de cargos.

Por eso no se descarta que utilice nuevos elementos probatorios, como la declaración de casi tres horas del excolaborador de Sepúlveda, Rafael Revert, revelada en exclusiva por la alianza informativa de Blu Radio y El Espectador, en la que Revert confiesa que el hacker tenía en su poder información delicada del proceso de paz que se adelanta con la guerrilla de las Farc en Cuba, así como que extraía de manera irregular información de inteligencia militar en Colombia, Venezuela, Ecuador, Argentina, Nicaragua y Perú. De hecho, por este caso también fue vinculado otro de los extrabajadores de Sepúlveda, el ecuatoriano Daniel Agustín Bajaña Barragán, capturado por la Fiscalía hace seis días.

Bajaña Barragán habría ‘chuzado’ el correo electrónico del expresidente Francisco Santos y de otros líderes políticos. El ecuatoriano se encuentra recluido en el búnker de la Fiscalía, pues una juez de garantías le dictó medida de aseguramiento al considerar que representa un peligro para la sociedad por la gravedad de los delitos que se le imputaron: espionaje, concierto para delinquir, acceso abusivo a sistemas informáticos e interceptación ilegal de información.

Con esta decisión judicial, el proceso contra Andrés Fernando Sepúlveda queda en cero y su presunta responsabilidad debe reconstruirse desde el principio. Mientras tanto, uno de sus excolaboradores se encuentra protegido por la Fiscalía y otro más investigado por la misma entidad. Las investigaciones continúan a menos de una semana de la segunda vuelta presidencial.